martes, 27 de septiembre de 2011

Diario de personajes.

Mirad y prestad atención a todas las cosas que duelen cuando se miran.
Para los "verdaderos" delitos no hay tribunales.
Cread un tribunal para los "verdaderos "delitos.
Son tantos, sin fin, continuos. La vida está llena.
Grandes, grandes delitos.
Pequeños delitos, pero feroces y horribles, que matan en nosotros- no una vida que nos es dada y que muchas veces pertenece y beneficia más a los demás que a nosotros mismos-, sino a lo que nace en nosotros, a lo que surge en nosotros por nosotros mismos.
...Es preciso que el tiempo pase y nos lleve a nosotros con todos los escenarios de nuestra vida. El mío ya me lo he enrollado y puesto bajo el brazo.
...¡Ya! Se me había olvidado... Mientras yo estoy aquí tan aburrido..., debe de existir otra vida que yo no me imagino..., lejana, diversa...
La mejor cosa, mientras vuestra mujer os aflige..., o mientras..., la mejor cosa es pensar que, en este mismo momento, en el Congo..., o en Laponia, o en la masa incandescente del sol... Si, querida esposa, parece imposible que...
...¡ Ya! Es una que se hace todos los días. Morir. Lo que hacen los demás, claro. No lo hacemos nosotros. Ya no debería impresionarnos. Cualquiera sabe en qué consiste morir. Si pudiéramos decírcelo a los demás en qué consiste!... Pero no podremos nunca.

De: Diario de personajes. Luigi Pirandello.

***
En 1934 le fue otorgado el premio Nobel.

Ganó mucho dinero, pero tuvo la habilidad de no hacerse rico. ¿Supo vivir Pirandello? El decía que , cuando no se sabe vivir la vida hay que escribirla. Y se pasó la vida escribiendo. Pocos minutos antes de morir exclamó:"¡Qué lastima!", refiriéndose a sus obras sin terminar.

(...)El público de los domingos sale defraudado cuando, después de dos horas de intriga, el autor le escamotea el desenlace y lo deja con las ganas de saber la "verdad". ¿Era un bromista Pirandello? ¿O sólo un filósofo convencido de que la vida no tiene desenlace, y de que todo se reduce a volver a empezar ¿O las dos cosas?

Desde la ciudad de Lima, Capital del Perú.
Mario Aguilar Rodríguez les saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario