jueves, 6 de octubre de 2011

El simbolista William B. Yeats: Poeta Nobel de Literatura 1923



Motivo del Premio:

«por su poesía siempre inspirada, la cual brinda expresión al espíritu de una nación entera de una forma altamente artística»

Estocolmo, 1923

***

Si tan sólo yacieras muerta y fría...

Si tan sólo yacieras muerta y fría
Y las luces del oeste se apagaran,
Vendrías aquí e inclinarías tu cabeza,
Y yo reposaría la frente sobre tu pecho
Y tú susurrarías palabras de ternura
Perdonándome, pues ya estás muerta:

No te alzarías ni partirías presurosa,
Aunque tengas voluntad de pájaro errante,
Mas tú sabes que tu pelo está prisionero
En torno al sol, la luna y las estrellas;
Quisiera, amada, que yacieras
En la tierra, bajo hojas de bardana,
Mientras las estrellas, una a una, se apagan.

***

Sueños rotos


Hay gris en tus cabellos;
los jóvenes ya no se quedan sin aliento
a tu paso;
acaso te bendiga algún vejete
porque fue tu plegaria
la que lo salvó en el lecho de muerte.
Por tu bien -que ha sabido de todo dolor del corazón,
y que ha impartido todo el dolor del corazón,
desde la magra niñez acumulando
onerosa belleza- por tu solo bien
el cielo desvió el golpe de su sino,
tan grande su porción en la paz que estableces
con sólo penetrar dentro de un cuarto.
Tu belleza no puede sino dejar entre nosotros
vagos recuerdos, recuerdos nada más.
Cuando los viejos se cansen de hablar, un joven
le dirá a un viejo: «Háblame de esa dama
que terco en su pasión nos cantaba el poeta
cuando ya su sangre debiera estar helada por los años».

Vagos recuerdos, recuerdos nada más.
Pero en la tumba todos, todos se verán renovados.
La certidumbre de que veré a esa dama
reclinada o erecta o caminando
en el primor inicial de su feminidad
y con el fervor de mis ojos juveniles,
me ha puesto a balbucear como un tonto.

Era más bella que cualquiera
no obstante tu cuerpo tenía una tacha;
tus manos pequeñas no eran bellas,
y temo que has de correr
y las hundirás hasta la muñeca
en ese lago misterioso, siempre rebosante
donde todos los que cumplieron la ley sacra
se hunden y resurgen perfectos. Deja intactas
las manos que besé,
por bien del viejo bien.

Muere el último toque de media noche.
Todo el día, en la misma silla
de sueño a sueño y rima a rima he errado,
en charla incoherente con una imagen de aire:
vagos recuerdos, recuerdos nada más.

***

Sobre el autor:


Poeta y dramaturgo irlandés nacido en Doublin en 1865.Gracias a la fortuna de su familia, fue educado en Londres donde participó activamente en actividades literarias.

En 1889 publicó la primera colección de poemas bajo el título "Las peregrinaciones de Oisin y otros poemas". El interés por revivir el ambiente literario de su país, lo hizo regresar a Doublin para fundar el Teatro Nacional Irlandés del cual fue director hasta su muerte. Para entonces, su fascinación por el misticismo y el esoterismo primaron sobre la poesía, produciendo obras de carácter dramático entre las cuales brillan "La Condesa Cathleen" en 1892, "La Tierra del Deseo" en 1894 y "El Umbral del Rey" 1904.
La publicación de su obra poética, con títulos sobresalientes como "La Torre" 1928, "La Escalera Tortuosa y Otros Poemas" en 1933, y "La torre negra" en 1939, lo convirtieron en uno de los autores ingleses más influyentes del siglo XX.

Obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1923.

Adjunto un enlace para poder compartir los poemas que inmortalizaran al geniel poeta Yeats
http://amediavoz.com/yeats.htm

***

Desde la Ciudad de Lima, capital del Perú
Mario Aguilar Rodríguez les saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario