lunes, 10 de octubre de 2011

"En la lucha contra la falsedad, el arte siempre vence": Alexandr Solzhenitsin



Más de medio siglo atrás, cuando yo era todavía un niño, yo recuerdo haber escuchado a una serie de personas de edad ofrecer la siguiente explicación para los grandes desastres que habían caído sobre Rusia: " Dios ha olvidado a los hombres, por eso todo esto ha sucedido"


Pero si me preguntaran hoy, formularía la respuesta de la forma más concisa posible: "Los hombres han olvidado a Dios, por eso todo esto ha sucedido. "


***
La literatura que no es aliento para la sociedad contemporánea, que no se atreve a transmitir los dolores y los temores de la sociedad, que no advierte a tiempo las amenazas contra la moral y los peligros sociales, no merece el nombre de literatura, sino que es sólo una fachada. Esa literatura pierde la confianza de su propio pueblo, y sus obras publicadas se utilizan como papel higiénico en lugar de ser leídas.


***
Precipitación y superficialidad son las enfermedades psíquicas del siglo XX, y más que en cualquier otro lugar, esta enfermedad se refleja en la prensa.

***
No es que la verdad sea demasiado difícil de hallar, muchas veces está en la superficie. Pero es más cómodo y fácil buscar una idea que concuerde con nuestros deseos, sobretodo egoístas.

***

La ideología comunista es una fuerza metafísica contraria a la naturaleza y actúa a pesar de las leyes físicas, económicas y sociológicas. En vez de morir, como debería, triunfa gracias a la debilidad de Occidente.

***
El arte y la literatura pueden realizar el milagro: pueden superar la tendencia del hombre a aprender exclusivamente por la experiencia personal, dejando que la experiencia ajena lo desafíe sin influirlo.

***

Sobre el autor:

Escritor e historiador ruso, galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1970. Alexander nació en Krai de Stávropol y pasó su infancia en Rostov del Don, siendo su padre un terrateniente cosaco que falleció poco antes de que naciera y su madre una maestra.

Estudió en la Universidad matemáticas y física, graduándose en 1941. Ese mismo año pasó a formar parte del ejército soviético, donde participó en la Batalla de Kursk (1943), la mayor batalla de tanques de la historia, desatada en plena Segunda Guerra Mundial (1939-1945).

En 1945, Alexander Solzhenitsyn fue condenado a ocho años de trabajos forzados y a destierro perpetuo por opiniones antiestalinistas que escribió a un amigo. Los primeros años de cautiverio los pasó en diferentes campos de concentración, hasta que debido a sus conocimientos matemáticos fue trasladado a un centro de investigación científica. Estas experiencias las materializa en varias novelas. Deportado en la Rusia central, Alexander Solzhenitsyn fue enviado a Kok Teren desde marzo de 1953 a 1956, donde enseñó matemáticas al tiempo que escribía

En 1956 se le permitió regresar e instalarse en el centro de Rusia, pero siguió sufriendo persecuciones, secuestro de sus obras y censura. En 1969 fue expulsado de la Unión de Escritores Soviéticos por denunciar la censura oficial, que había prohibido algunos de sus libros.

En 1970 se le otorgó el Premio Nobel de Literatura, pero desistió de viaja a Estocolmo (Suecia) por temor a que las autoridades soviéticas no le permitieran regresar. En 1973 se conoce, "Archipiélago Gulag", donde Alexander Solzhenitsyn entrevista a cientos de sobrevivientes de los campos de concentración o "gulags" y mezclando estas experiencias con las suyas, denuncia los maltratos y abusos del poder. En 1974 es detenido y acusado de traición, por lo que se lo expulsa de la URSS, viajando a Alemania y tiempo después a Estados Unidos. En 1983 recibió el Premio Templeton.

En 1990, Alexander Solzhenitsyn recuperó oficialmente la ciudadanía soviética y regreso a su país en 1994, donde tuvo un recibimiento digno de un héroe.



***
Sin duda que la vida de Alexandr Solzhenitsin representa la experiencia humana e individual de una persona en la que puede verse, como un reflejo, la evolución histórica de su país, Rusia, desde tiempos de la Revolución Rusa hasta nuestros días. He aquí, entre otras razones, fundamentalmente humanas y literarias, el interés que su vida y obra ofrecen.

Desde Lima, ciudad capital del Perú
Mario Aguilar Rodríguez les saluda

No hay comentarios:

Publicar un comentario