viernes, 21 de octubre de 2011

Señor Presidente del Perú: Mayor decisión, mayor firmeza y a tomar las decisiones correctas.

Señor Presidente:

Estos últimos días he creído necesario, hacer un espacio en el trabajo de crear versos y narraciones, para ponerme a pensar y a escribir temas que son tan importantes como las acciones de creación literaria, así que pido una comprensión a usted y a los lectores, amigos y profesores, que están acostumbrados habitualmente a compartir temas estrictamente literarios.


Debido a tantas cosas que están pasando últimamente en nuestro país, y en el mundo, hoy a nosotros los peruanos nos debe mover la reflexión comprensiva y crítica, antes que la reflexión inquisidora y malsana oportunista; pues parece ser que el panorama mundial se está remeciendo cada vez más con temas muy trascendentales que tienen mucho que ver con el respeto a los derechos humanos, los sistemas de gobierno democráticos, el nivel extremo de corrupción en los estamentos orgánicos públicos, los temas mediáticos por salir del paso, la economía que amenaza con crear zozobra en las sociedades, esto último es muy preocupante, ya que aquéllas sociedades que no estén preparadas para afrontar dicha crisis van a sentirla tremendamente luego.

Del mismo modo, los movimientos sociales como lo último sucedido en Chile: las protestas estudiantiles por reivindicar la educación han llegado al punto de tomar el Congreso de ese país, o en el eje giratorio de los gobiernos del Medio Oriente como Egipto, Siria, ahora Libia que están atravesando por una etapa de conversión de gobiernos totalitaristas y autoritarios a gobiernos demócratas, aunque aún son débiles y susceptibles a agentes externos, que esperemos no tomen posición mediática sobre los poderes gubernamentales de estas débiles democracias que se viene consolidando, me refiero a los aliados, u ocultos intereses que coadyuvaron a derrotar a estos regímenes que ya hemos definido como represivos.

Del mismo modo han aparecido estos movimientos sociales nuevos en la nominación, pero en la esencia eternamente presentes, y que hoy más que nunca han decidido elevar su voz de protesta, primero en España y ahora por Europa y tal vez Latinoamérica, me refiero a la comunidad amplia de "indignados".

Estas cosas están sucediendo al mismo tiempo como una vorágine que espera ser atendida, aunque pienso que terminará caotizando a los pueblos antes de ser atendidos en sus requerimientos. Terminarán caotizando más los débiles gobiernos que se hacen llamar demócratas o por lo menos quieren reflejarse bajo esta denominación.

Hace casi quince días tres mujeres se hacían del Nobel de la Paz, esto es algo muy notable, porque implica que la mujer también está llegando a tener una mayor presencia en la sociedad, y por ende en el poder. Tal vez como dijo Ellen Johnson Sirleaf, hoy Premio Nobel de la Paz en una entrevista en noviembre del año pasado: "No creo que veamos un mundo solamente gobernado por mujeres, pero considero que un incremento en el número de mujeres que ostenten cargos de alto rango y toma de decisiones sería un mundo con menos guerras y conflictos armados, por la sensibilidad de la mujer hacia el género humano." Pienso, que sus afirmaciones son muy acertadas, porque al parecer son las mujeres quienes están demostrando al mundo que pueden conducir mejor el destino de sus sociedades, simplemente por ese maravilloso hecho de su condición: de ser tal vez más sensibles que nosotros, los del género mal llamado fuerte. No estoy con estas afirmaciones menospreciando el buen carisma y buen acierto del género al que pertenezco, ya que hay notables hombres también, es sólo que es también meritorio resaltar el papel de la mujer hoy en día.

Ayer murió Gadafi, ¿todos querían eso no? Hoy no se sabe que hacer con su cuerpo. Rechazo la forma como se le dio fin, y aplaudo a la ONU, que en la voz del ministro ruso del exterior, Serguei Lavrov, ha pedido investigar al respecto ello. Aplaudo, como ya dije esta moción, ya que nadie es tan brutal ni tan bestial que no pueda ser acogido dentro del código de ética humano y respeto por la vida. No devolvamos violencia por violencia que ya tenemos mucho de ello. Estamos hartos de ello. Debemos rechazar la violencia, y más aún cuando es partidarista. No nos toca a nosotros tomar por asalto la vida, sino demostrar nuestra civilidad, para eso están los juicios, tribunales y las condenas.

Aplaudo a los defensores de la vida, rechazo rotundamente a los que se alegran y cantan himnos en favor de la muerte. Saludo a los payasos que hoy, se han congregado en la ciudad de México en contra de la violencia y a favor de la risa.

Las deudas y los préstamos se están agrandando, los tratados de libre comercio se van incrementando por doquier, la economía está creciendo aceleradamente para unos, mientras que para otros no se muestra ni en sombra. Cuando esto ocurre se habla de una crisis porque hay un desnivel real, la crisis financiera que azota a medio planeta se ha sumado a la crisis alimentaria que azota a la otra mitad del mundo. El Perú no estará ajeno a ello.

Por esto Señor Presidente Ollanta Humala, queremos firmeza y mayor decisión para tomar determinaciones fuertes porque es inaceptable que se defraude a más de la mitad del país que ha esperado por años un cambio a nivel de corrupción y cuando por fin ha creído ver cifradas sus esperanzas en usted y su profesional equipo se le defraude. No, la sociedad peruana, no merece ser defraudada otra vez. No dudamos de sus técnicos, pensamos que ha hecho buena elección. Apoyamos sus decisiones Señor Presidente, pero rechazamos enérgicamente a elementos como los que le rodean que no contribuyen a nada correcto, al menos moralmente. Son ellos quienes deben ser desterrados a profundidad.

No seamos ingenuos y hagamos respetar de una vez por todas la vacancia moral no solo a estos hombres de corbata y saco, sino a cualquier persona que intente delinquir a espaldas de la buena voluntad del pueblo. Hombres como estos dañan la moralidad de un pueblo, y corroe sus conciencias, ya que no hacen nada más que dar mal ejemplo a nuestras jóvenes generaciones. Aplaudo, la buena voluntad de la Primera Dama por querer deslindar al Gobierno Peruano, hoy más que nunca de estos hechos; pero nosotros no hemos votado por la Primera Dama, sino por Usted Señor Presidente.

Seamos verdaderos guardianes del orden y de constitucionalidad, no caigamos en anarquismos mediáticos y cómodos de los que intenten aprovechar ciertas bancadas que valiéndose o escudándose en otros, pues ahora intentan convertirse en moralizadores cuando en realidad, no tienen nada que enseñar.
Por eso, creo convencido más que nunca que hoy se debe apostar por esta nueva generación de muchachos carentes de líderes reales. Señor Presidente sigamos apostando por la educación de estos jóvenes y ayudemos a desarrollar en ellos sus propios criterios de pensamiento. Ya que son ellos el futuro de nuestra sociedad peruana, y he allí otra vez el gran trabajo de los nobles educadores, y su admirable tarea por enseñar lo correcto en medio de una sociedad tan indistinta incompatible con lo que se trata de dar en las escuelas. Maestros del Perú para ustedes hoy mis saludos totales y también para ustedes muchachos que se lo merecen con todo el cariño y estima único de quien les escribe.

Muchos saludos, en sobremanera a Usted Señor Presidente, los mejores augurios y totales saludos. Tenga en mí siempre un noble colaborador. Amplios abrazos y saludos totales.

Desde la ciudad de Lima, capital del Perú
Mario Aguilar Rodríguez se despide afectuosamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario