lunes, 7 de noviembre de 2011

Sigmund Freud: Un neurólogo que pudo obtener el Nobel de Literatura en 1936


Un hombre como yo no puede vivir sin un caballo de batalla. Una pasión que lo consuma. Un talento. Yo he encontrado mi talento, y es el servicio. Mi talento es la psicología.

La ciencia moderna aún no ha producido un medicamento tranquilizador tan eficaz como lo son unas pocas palabras bondadosas. (...) Existen dos maneras de ser feliz en esta vida, una es hacerse el idiota y la otra serlo.(...) Cualquiera que despierto se comportase como lo hiciera en sueños sería tomado por loco.

La gran pregunta que nunca ha sido contestada y a la cual todavía no he podido responder, a pesar de mis treinta años de investigación del alma femenina, es: ¿qué quiere una mujer?

Sigmund Freud. Escritos de 1938 

***

El neurólogo austríaco, fundador  de psicoanálisis Sigmund Freud (1856-1939) fue nominado durante doce años para el Premio Nobel de Físiología o Medicina. En 1929, el Comité Nobel de Medicina contrató a un experto que llegó a la conclusión que un estudio sobre la obra de Freud, no era necesario, ya que no tenía ningún valor científico demostrado. Lo que es menos conocido, quizá, es que Romain Rolland, Premio Nobel de Literatura 1915, lo nominara para el Premio Nobel de Literatura de 1936.

Tomado de: Página oficial del Premio Nobel (http:/nobelprize.org)

La interpretación del sueño es la vía regia hacia el conocimiento de lo inconsciente. (La interpretación de los sueños. 1900)



Si dos individuos están siempre de acuerdo en todo, puedo asegurar que uno de los dos piensa por ambos. (La interpretación de los sueños. 1900)



La inmoralidad ha hallado siempre en la religión un apoyo tan firme como la moralidad. (Freud. 1938)



La religión es comparable con la neurosis infantil. (Freud. 1938)



***

En las páginas que siguen demostraré que existe una técnica psicológica que permite interpretar sueños, y que, si se aplica este procedimiento, todo sueño aparece como un producto psíquico provisto de sentido al que cabe asignar un puesto determinado dentro del ajetreo anímico de la vigilia. Intentaré, además, aclarar los procesos que dan al sueño el carácter de algo ajeno e irreconocible, y desde ellos me remontaré a la naturaleza de las fuerzas psíquicas de cuya acción conjugada o contraria nace el sueño. (Interpretación de los sueños. I parte. 1900)

En cuanto a este libro, Freud consideró que el análisis de los sueños era el "camino real" para acceder al inconsciente. Los sueños tienen como función esencial la realización simbólica de los deseos reprimidos, lo que es posible porque el ello no distingue la realidad de la mera representación simbólica, y si la pulsión, deseo o instinto no es demasiado intenso, el ello se contenta con la realización simbólica.

El acceso a lo inconsciente gracias a la interpretación de los sueños es posible gracias a los siguientes factores: en la vida onírica las barreras de la represión están menos presentes que en la vida de la vigilia;
sin embargo, generalmente, no hay una ausencia completa de represión, por lo que los contenidos inconscientes se manifiestan de forma encubierta o simbólica; los símbolos y mecanismos oníricos pueden ser descubiertos merced a la investigación psicoanalítica.

En la interpretación de los sueños es fundamental la distinción contenido manifiesto/contenido latente.

***

La obra introduce el concepto de Yo, y describe la teoría de Freud del inconsciente en lo que concierne a la interpretación de los sueños. Los sueños, desde el punto de vista freudiano, constituyen formas de "cumplimiento de deseo" — tentativas del inconsciente para resolver un conflicto de alguna clase, ya sea algo reciente o algo procedente de lo más hondo del pasado (más tarde en Más allá del Principio de Placer Freud hablaría de los sueños que no parecían constituirse en cumplimiento de deseo). Sin embargo, debido a que la información en el inconsciente se encuentra en una indomable y a menudo perturbadora forma, un "censor" en el preconsciente no permitirá que pase inalterada a la consciencia. Durante los sueños, el preconsciente es más laxo en este deber que en horas de vigilia, pero todavía está atento: como tal, el inconsciente debe falsear y deformar el sentido de su información para que pueda pasar a través de la censura. Así, las imágenes en los sueños a menudo no son lo que parecen ser, según Freud, y necesitan de una profunda interpretación para que puedan informarnos sobre las estructuras del inconsciente.

Freud basa su argumentación en la revisión inicial de trabajos científicos previos de análisis de los sueños, que encuentra interesantes pero inadecuados. A continuación describe una serie de sueños que ilustran su teoría. Muchos de sus sueños más importantes son propios — su método es inaugurado con un análisis de su sueño "La inyección de Irma" — pero muchos también proceden de estudios de casos de pacientes. La mayor parte de las fuentes de Freud para el análisis están en la literatura, y el libro es tanto un autoconsciente intento de análisis literario como un estudio psicológico. Freud aquí también examina en primer lugar lo que más tarde se convertiría en la teoría del complejo de Edipo.


***
Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada