domingo, 18 de diciembre de 2011

"Hijos, seamos mejores que nuestros padres. Adelante."

*****

Los hijos merecemos ser escuchados, atendidos y comprendidos
y los padres y las madres merecen ser respetados y entendidos, no juzgados.

*****

Hoy nuestra sociedad peruana necesita que sus niños, sus adolescentes y sus jóvenes sigan apostando por sus padres. No juzgándolos, sino comprendiéndolos.

En un mundo cada vez más disociado y estrafalario por la multiplicidad de compromisos, con menos tiempo para vivir realmente lo que se puede vivir, y con más problemas que el que vivieron nuestros abuelos, quienes todavía dicen melancólicamente con nostalgia, "el tiempo pasado fue mejor", sí en este mundo actual que impera ante nuestras miradas y destila pobreza y calidad de humana vida, sí en este mundo hoy más que nunca, se hace imperante poner sobre todo plano programático  y metódico la necesidad de un fortalecimiento en las convivencias familiares de las personas porque este sistema orgánico de miles de hombres y mujeres que no saben hacia donde caminan, o desconocen si el rumbo que emprenden es el correcto, parece que lo necesitan. Hoy por hoy se necesitan centros de formación, centros de educación real, y estos no son otros que los núcleos familiares. Núcleos, compuestos por padres e hijos en los que se fortalezcan cada vez mejor: los lazos de amor, total amor diría yo, lazos de tolerancia, lazos de diálogo y por supuesto lazos de respeto mutuo.

"Hijos, seamos mejores que nuestros padres. Adelante."
"Padres, escuchemos a nuestros hijos, pero de verdad hagámoslo"

 

 

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario