lunes, 23 de enero de 2012

Un ensayo sobre la libertad.



 
Decir lo que se piensa,
expresar lo que se siente,
actuar sobre nuestro propio código de verdad,
en suma ser libres...auténticamente libres,
sólo así nos será posible  
romper los moldes establecidos por el Sistema.

Los patrones

Siempre he escuchado decir que elegimos lo que a nuestro juicio creemos elegible, y sin embargo muchas veces nos equivocamos; pienso que esto se debe únicamente porque elegimos entre las alternativas que se nos han impuesto porque así nos enseñaron, nos enseñaron qué es lo bueno y qué es lo malo. Actuamos en muchos casos guiados por patrones, o formas de pensar que a veces ni siquiera obedecen a nuestra propia razón.

Los patrones, son interesantes porque llevan todo un cúmulo de acciones a seguir. Nos ayudan y orientan nuestro caminar, es cierto tal vez nos dan conformidad. Los patrones- que en realidad son varios- nos rodean constantemente proveyéndonos: estabilidad en muchos casos, sensaciones de momentáneas alegrías, realizaciones que parecieran finales. Los patrones nos muestran la forma de lo establecido, nos muestran la luz del... ¿cómo?, nos muestran el camino seguro; sin embargo lo que más me preocupa es que terminan homogeneizándonos en moldes que tal vez no son los más adecuados para nosotros. Los patrones jamás nos permiten desarrollar el pensamiento creativo.

Es cierto que seguir los patrones hacen más fácil y rápido la llegada a una meta o la consecución de un logro, pero me pregunto, después de alcanzar la meta, o conseguir el logro, ¿esta fue realmente la indicada para nosotros?

Personalmente debo admitir con una enorme sinceridad, aunque resulte no tan satisfactorio para muchos- es respetable y comprensible su desazón e incomodidad- que el optar por no seguir los patrones establecidos, si bien es cierto nos permite por un lado un crecimiento mayor y un aprendizaje valioso, por otro nos condena a la incomprensión, la insensatez, el olvido silencioso, la desidia, el cuestionamiento mediocre, la crítica- que en muchos casos es destructiva-, llegando incluso a ser tildados de rebeldes e inmorales. Absurdos razonamientos temporales de metas, escenarios y tiempos que no son nuestros.

Los caminos de la libertad

Hablo de todo esto porque pienso, que la idea de ser libres, consiste justamente en eso mismo, crear uno mismo sus propios mecanismos, acorde a sus potencialidades y necesidades. "El crear y proponer", vale más que "el seguir y obedecer"; soy consciente que cuesta, todo cuesta. No es tan fácil traducir en actos lo que nuestra propia voluntad nos muestra; sin embargo a la larga nos acerca a lo que realmente somos en nuestra esencia: Hombres y mujeres libres para pensar y actuar.

Por eso, la libertad tiene caminos, son únicos e indivisibles. Estos caminos no aceptan patrones establecidos, siempre nos empujan, sino a crearlos, por lo menos a modificarlos. Estos caminos nos hacen libres porque parten de lo más interno de nuestro ser. Estos caminos se cimentan en nuestras propias fortalezas, dando solidez a nuestra valentía y perfeccionando nuestro discernimiento para elegir. Estos caminos nos hacen distintos. Estos caminos son la decisión, la reflexión, la bondad, la perseverancia y la tenacidad. Estos caminos son...LOS CAMINOS DE LA LIBERTAD.

La DESICIÓN para elegir con el corazón, la REFLEXIÓN para pensar que en nuestros errores están nuestros aprendizajes, la BONDAD para creer y confiar, la PERSEVERANCIA para no caer y seguir, y finalmente la TENACIDAD para demostrar que lo que perseguimos y defendemos es lo justo.

No juzguemos, sino comprendamos; no sentenciemos sino enseñemos; no critiquemos sino ayudemos

Personalmente, seguiré apostando por la libertad porque creo convencido que la honestidad jamás funcionará sino está acompañada de esta libertad auténtica. Ser auténticamente libre significa estar siempre volando con nuestros sueños, y si hemos de reposar en algún lugar ha de ser únicamente para enseñar a otros a ser tan libres como nosotros.

***

Pensar en los rebeldes,
pensar en los justos,
pensar en los ingenuos que obran con bien,
pensar en los que son excluidos,
pensar en los que son silenciados, juzgados, sentenciados y criticados,
pensar... en suma en y por todos los defensores de la libertad.
uhm...Escribir para ellos.



Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario