jueves, 23 de febrero de 2012

WISLAWA SZYMBORSKA - PREMIO NOBEL DE LITERATURA 1996

" La realidad exige que también mencionemos esto: la vida sigue. Continúa en Cannae y en Borodino, en Kosovo Polie y en Guernica. Hay una estación de gasolina en una pequeña plaza de Jericó, pintura fresca en los bancos del parque de Bila Hora. Las cartas se cruzan entre Pearl Harbor y Hastings, una camioneta pasa debajo del ojo del león de Queronea, y los florecientes huertos cerca de Verdún no pueden escapar al atmosférico frente que se aproxima. Hay tanto Todo que la Nada se esconde casi gentilmente. La música brota de los yates anclados en Accio y las parejas bailan en las cubiertas bañadas por el sol. Hay tantas cosas sucediendo siempre que deben estar pasando en todas partes. Donde no hay ni una sola piedra en pie vemos al Hombre de los Helados rodeado de niños. Donde Hiroshima estuvo Hiroshima está de nuevo, produciendo cosas para el uso de cada dia. Este terrible mundo no está desprovisto de encantos, de las mañanas que hacen inestimables los despertares. La hierba es verde en los campos de Maciejowice, y salpicada de rocío, como es lo normal de la hierba. Quizás todos los campos son campos de batalla, todas las tierras lo son, las que recordamos y las que se han olvidado: los bosques de abedules, cedros, abetos, la blanca nieve, las amarillas arenas, la gris grava, los iridiscentes pantanos, los cañones de negra derrota, donde, en tiempos de crisis, puedes esconderte debajo de un arbusto. ¿Qué moral sacamos de esto? Probablemente ninguna. Sólo la sangre fluye, secándose rápidamente, y, como siempre, unos cuantos rios, unas cuantas nubes. Sobre trágicos pasos de montañas el viento vuela sombreros de cabezas inconscientes y no podemos evitar reír de eso. "

La realidad exige de Wislawa Szymborska
En de "Fin y principio" 1993.

***

Ambos están convencidos / de que los ha unido un sentimiento repentino. / Es hermosa esa seguridad, / pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían/ no había sucedido nada entre ellos./ Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos/ en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles / si no recuerdan /-quizá un encuentro frente a frente / alguna vez en una puerta giratoria, /o algún "lo siento" /o el sonido de "se ha equivocado" en el teléfono-, /pero conozco su respuesta. / No recuerdan.

Se sorprenderían / de saber que ya hace mucho tiempo / que la casualidad juega con ellos,/ una casualidad no del todo preparada / para convertirse en su destino, / que los acercaba y alejaba, / que se interponía en su camino / y que conteniendo la risa / se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales, / pero qué hacer si no eran comprensibles. / ¿No habrá revoloteado /una hoja de un hombro a otro / hace tres años / o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado. / Quién sabe si alguna pelota / en los matorrales de la infancia./ Hubo picaportes y timbres / en los que un tacto /se sobrepuso a otro tacto. / Maletas, una junto a otra, en una consigna. / Quizá una cierta noche el mismo sueño/ desaparecido inmediatamente después de despertar.

Todo principio / no es mas que una continuación, / y el libro de los acontecimientos/ se encuentra siempre abierto a la mitad.


Amor a primera vista de Wislawa Szymborska
En de "Fin y principio" 1993.
Versión de Abel A. Murcia





Sobre Wisława Szymborska 

Escritora y Premio Nobel polaca, considerada una de las voces más originales de la poesía contemporánea de su país. Nació en un pueblo de la provincia de Pozman, pero se trasladó, junto con su familia, en 1931, a Cracovia, lugar al que siempre ha estado ligada. Su primer libro publicado fue Busco la palabra (1945), pero no empezó a conseguir reconocimiento literario hasta la aparición, en 1952, de su poemario Por eso vivimos, que fue seguido de Preguntas planteadas a una misma (1954), ambos en la línea historicista propia del realismo socialista imperante en ese momento, fruto de su admiración por el poeta ruso Vladimir Maiakovski y del rechazo a los horrores de la ocupación nazi en Polonia. A partir de 1956, se desarrolla en Polonia, como en otros países del área soviética, un sentimiento nacionalista en el que participan activamente muchos intelectuales que buscan una vía para condenar y superar todo lo que fue el periodo stalinista. Szymborska opta por una reflexión personal e intimista que le devuelva un equilibrio espiritual. En esta línea escribe Llamada a Yeti (1957) que es un ajuste de cuentas con su propio dogmatismo anterior. La crítica vio en el Yeti a Iósiv Stalin. Le siguen Sal (1962), en la que se plantea la vida humana como parte de todo un proceso universal, escrita con un fino humor y sobriedad; y después, Cien consuelos (1967), Gran número (1976), Gente en el puente (1986) y Fin y principio (1993), en los que ya aparece perfilado su estilo intimista, irónico, paisajístico y existencialista. La obra de Wislawa Szymborska está considerada como una lírica impregnada de duda metódica con claras intenciones éticas, al estilo del poeta español Antonio Machado; da la casualidad que también como él, se sirve de versos cortos, estrofas clásicas y léxico común, y con estos elementos consigue unos poemas de gran hondura y fuerza. Por el conjunto de su obra, que no es muy numerosa, recibió en 1996, el Premio Nobel de Literatura. Murió el 1 de febrero de 2012.




http://amediavoz.com/szymborska.htm

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.

Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario