jueves, 1 de marzo de 2012

Imagina

Imagina que todo ésto sea posible, que el mañana que juntos hemos planeado tantas noches sea posible, que ésta revoluciòn cultural donde hoy imperan tecnologías, egos frustrados por ser reconocidos por unos cuántos, cosas, más cosas, tantas estupideces frívolas, tantas superficialidades que parecieran por momentos estar superpuestas a nuestros propios sentimientos, a nuestra fe ciega de seguir creyendo, todo esto, todo, sea producto momentáneo de este tiempo que no es el nuestro.


Imagina, al menos que nosotros seguiremos tan firmes en nuestros proyectos, esos de hacer sonreír a los demás y de hacer entender lo importante que es entregarse a sus sueños, a sus metas, a sus esperanzas, qué sé yo... 


Imagina que que todo ésto, que los demás sienten como inadecuado, absurdo, extraño y por principios netamente caprichosos digan que no, que cómo va a ser posible que esto que tú crees, y que yo creo -en fin, que ambos creemos - sea cierto.


Imagina, que "ésto"que hoy todos critican, y qué bien lo hacen, al final sea el hacer verdadero, y por ende luz para tanta soledad arisca que existe.  


No sé cuántas veces tenga que pedirte que imagines, no por el mero placer tonto de imaginar- cómo me dijeron anoche algunos, y después a carcajadas rieron-, sino para que tus creencias sigan tan firmes como las fueron desde el primer día.  Es curioso, que hoy muy pocos quieran imaginar verse de alguna u otra manera sólo por el hecho mismo de estar apurados por terminar el día o de llegar urgente a la próxima parada de un futuro con destino incierto, sólo porque hoy ya no hay más tiempo.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario