martes, 29 de mayo de 2012

Poemas para: "Hermanos de la tierra". Lima. 2012

***

Amigos
A Nicole Benancio

Amigos sinceros valen más que uno más uno igual a dos,
o dos más dos igual a cuatro.
No, no valen solo eso.
Valen por mil,
por diez mil,
por cincuenta mil ejemplos de amistad,
y tal vez aún así
no sean sufientes los millones de ejemplos de amistad
repartidos por el mundo.

(De: Hermanos de la tierra. Lima. 2012)

***

Me dices
A Alexis Baila

Me dices,
"que seguir generando consciencia,
no es sólo cuestión de un día"
Me dices,
"que los profesionales se deben de preparar para la vida
y aportar a la sociedad.”
Te respondo,
“Es correcta tu deducción,
no un día, ni dos, tal vez tres sean menos que suficiente,
ni todos los días de la tierra pienso que serán suficientes.
Tal vez una vida, sea suficiente.”


(De: Hermanos de la tierra. Lima. 2012)


***

Mariposas
A Dhyana Lee 

Incantidad de mariposas,
multicolores, de espectaculares formas y tamaños,
enormes y pequeñas,
variadas y cromadas,
cromadas mariposas,
 majestuosamente simbólicas,
sinónimos de supervivencia y libertad.
 Todas, todas las mariposas que quepan en esta imagen 
y las que se puedan imaginar más tarde 
con la magia de las palabras. 
Con el mismo sentimiento pienso,
que se hace necesario también
rescatar los fundamentos necesarios de cada persona
para hacerlos volar, volar con fuerza, colores y gracia.
Hacerlos volar primero al viento de la paciencia,
para dejarlos volar finalmente libres.


(De: Hermanos de la tierra. Lima. 2012)


***

Rebeldes
A Adilio Altamirano

Necesitamos urgente reformas,
muchas reformas,
necesitamos ahogar a la deshumanidad en reformas.
Necesitamos soñadores,
paradigmas de la esperanza,
educadores de la verdad,
líderes que guien a la libertad.
Necesitamos ahogar al propio sistema no con sus mismas armas, 
sino las nuestras, con nuestras propias armas, 
y cuáles son éstas, 
son nuestra fe, 
nuestra solidaridad, 
nuestra capacidad para amar y perdonar, 
nuestra confianza en nosotros y en los demás, 
pero tal vez mejor sea nuestra propia decisión 
para actuar según nuestros propios códigos de verdad. 
Necesitamos rebeldes, muchos rebeldes, incantidad de rebeldes, 
tantos como fueran posibles, pero honestos rebeldes, no malsanos.


Siempre he dicho 
que ser un rebelde honesto vale mucho, 
eso sí un rebelde preparado tanto moral como intelectualmente. 
Creo, 
a mi juicio honesto que tanto moralidad como intelectualidad 
son dos componentes básicos que debe tener toda persona 
que quiera ser llamado buenamente un rebelde honesto.


(De: Hermanos de la tierra. Lima. 2012)


---------------------
Merecen un reconocimiento especial Dhyana Lee, Nicole Benancio, Alexis Baila, Adilio Altamirano en quienes se ha afianzado mi inspiración, y cosa verdaderamente curiosa, de los cuatro sólo conozco a uno. Sin embargo, el entusiasmo y la forma como llevan su vida cada uno de ellos los hace desde ya, realmente admirables. Dedico a ellos estos poemas.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

domingo, 27 de mayo de 2012

El Sr. Fritz Du Bois

En una entrevista que realiza la periodista Milagros Leiva para su columna "Diálogos con el poder"- sarcástico nombre éste, dado que lo apremiante en demasía hoy es eso mismo, eso mismo que se llama PODER-, al director del diario Perú 21, Fritz Du Bois, publicada hoy en el diario El Comercio se llega a una afirmación algo no tan difícil de masticar, algo muy controversial. Transcribo una parte de la citada entrevista.

***
M.L.-. ¿Sus temores con el presidente Humala ya desaparecieron?
F.D.B.- (...) "Perú 21" se opuso a la gran transformación porque, si leen con detenimiento ese documento -referido al Plan de Gobierno inicial presentado, más tarde cambiado por presión mediática para ganar las elecciones-, el Perú se iba al tacho 30 años. Era Velasco reeditado y yo creo que ese dictador es el tipo que más daño le ha hecho al país, junto con Abimael Guzmán en los últimos 40 años, destruyó al país completamente. Cada vez que alguien dice que hay que regresar a la gran transformación, nos oponemos. 

M.L.- ¿Su opinión sobre Humala ha cambiado sólo porque no implementó la gran transformación?
F.D.B.- Exacto, es lo más inteligente que ha hecho, además ha decidido mantener en piloto automático el manejo económico y eso es lo que mantiene su popularidad. 


M.L.- Usted habla como un liberal, y qué hacemos con la pobreza extrema pese al modelo?
F.D.B.- Este modelo ha llevado a mucha inclusión. Cuando se comenzó en los noventa había 70% de pobres en el Perú, hoy existe 30% de pobres, y si lo dejan caminar diez años más, habrá 5% de pobres. El hecho real es que hoy el peruano está muchísimo mejor que hace 20 años y todo gracias al crecimiento económico. 


***


 Vaya que Milagros Leiva, si habla con el PODER, pero, ¿Quién es Fritz Du Bois?, no tan sólo un hombre de negocios que prestó servicio en el gobierno de Alberto Fujimori, sino hoy, director de uno de los diarios más pegados a la oposición, el Perú 21. Aunque no sé francamente hasta qué punto sea cierto, pues cuando se comparte un poder, dudo que haya una auténtica oposición, tal vez sea más una guerra mediática de conveniencias. En fin... 


Es curioso, que el señor Fritz Du Bois, mencione a dos personajes totalmente opuestos, tanto en fines como en procedimientos. Él habla de Velasco, el ex- presidente Juan Velasco Alvarado, el mismo que ocupó el Gobierno durante los años 1968 y 1975, el mismo que será recordado como uno de los representantes militares socialistas latinoamericanos que verdaderamente impulsó interesantes reformas solidarias en beneficio de los más humildes, políticas de no alienación, políticas de reforma agraria con el objetivo de poner fin a la oligarquía terrateniente de ese entonces, una educación bilingüe preocupada por atender las lenguas originarias, estatización de la actividad pesquera nacional lo que mejoró la alimentación de la población,  mención aparte del alto valor nacionalista por la Patria, no como ahora.

Es así señor, Fritz Du Bois, así fue. Si un hombre que en la acción ejecuta todas estas medidas, merece ser considerado como un tipo que más daño le ha hecho al país, y lo que es peor ser ejemplificado junto con Abimael Guzmán, un verdadero destructor del Estado y de la propia ciudadanía, debo decirle que no respeto ni comparto en absoluto su opinión. Debemos ser más conscientes al momento de analizar conjeturas, y más cuidadosos con las palabras que omitimos, y más si estas tienen circulación nacional. 


Otro punto, algo descabellado es afirmar, que si "alguien dice que hay que regresar a la gran transformación, nos oponemos." (Ahora puedo entender, el porqué del presidente Ollanta Humala de priorizar su rumbo a la derecha de unos cuántos, tal vez por ese intento de mantener popularidad mediática y aceptación de los sectores poderosos, porque más allá de eso no creo que logre más. Sin embargo debo admitir que es nuestro presidente y hay que comprenderlo.)


¿Qué hay de malo en proponer grandes transformaciones? ¿ Qué hay de malo en poner mano dura y firme? ¿Qué hay de malo en mostrar una coherencia entre el compromiso y el acto? Me doy cuenta una vez más, que nuestra sociedad si está mal, está muy mal. "Grave" como diría César Vallejo en uno de sus versos. ¿Tanto nos cuesta, con todo respeto, Sr. Fritz Du Bois soñar con una gran transformación, total, solamente se verían afectadas sus ganancias y aún así no serían tan considerables como las que sí perdemos otros? (Reflexión aparte)


Para concluir, el Sr. Fritz Du Bois, dice que "que hoy el peruano está muchísimo mejor que hace 20 años y todo gracias al crecimiento económico." Yo, personalmente dudo de ello, está mejor en qué ¿En poder adquirir inmuebles para pagar en más de la mitad de la vida? ¿En comprar carteras y pagar en coutas? ¿En  trabajar todo el día sin tener la certeza cabal de que algún momento tal vez encontremos un lugar que nos permita estabilidad y mejores condiciones de trabajo?. No, a eso no se llama estar bien Sr. Fritz Du Bois. No estamos bien cuando los indicadores reales nos arrojan que un 8.5 millones de habitantes- aproximadamente un tercio de peruanos- aún no gana lo suficiente como para cubrir una canasta alimentaria básica. Sin duda que esto resulta realmente preocupante, y más cuando se sabe que nuestro país es rico en recursos, sin dejar de lado claro está, el crecimiento económico anual que ha alcanzado últimamente.Cito la nota que publiqué a inicios de marzo de este año titulada: El factor pobreza en el Perú. http://mariodelperu.blogspot.com/2012/03/el-factor-pobreza-en-el-peru.html


Debemos hacer esta noche una verdadera reflexión, Usted, Sr.Fritz Du Bois, en calidad de hombre de negocios; yo, en calidad de escritor; y también los millones de personas en calidad de peruanos que compartimos el mismo suelo. (Sin duda, un domingo para reflexionar)

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

viernes, 25 de mayo de 2012

El valor de la alegría


Así como este pollo, muchos probablemente amanecieron tristes, y lo que es peor se irán a la cama por la noche, tal vez también tristes. Pero no, no debemos permitir eso jamás, una tristeza no deberá ser permitida jamás, peor un frívolo esquivo. Hagamos que nuestra misión por este día sea, promover no sonrisas fingidas, sino alegrías verdaderas.

Por eso, ESCÚCHAME POLLO, YA NO ESTÉS TRISTE OK? DÉJAME CONTARTE ALGO, ALGO QUE TE ALEGRE O VAMOS A CAMINAR, QUÉ SÉ YO... VAMOS POLLO. ;) 
 
***


Escribo estas líneas, porque quiero que sigamos cada día empeñosos en demostrarnos a nosotros mismos que si podemos ser felices. Mi padre solía decir que una sonrisa verdadera, no nos quitaba mucho tiempo en ofrecerla, y sin embargo ayudaba mucho al que lo recibía. Comprendí que es cierto, porque siempre que he sonreído ha sido gracias a otros que nunca dudaron en ofrecérmela, por eso pienso que al margen de cualquier circunstancia sea cual sea siempre habremos de dar lo mejor, sólo eso, nada más. Por tanto, ha de ser nuestro mayor compromiso, hacer felices a los demás, encauzar días a la alegría, llenar los espacios ajenos con gratos  momentos. Lo demás no tiene importancia. 



Los actos siempre traerán consigo vivencias, pues sin actos no hay vivencias, y sin éstas tampoco habrá determinaciones. Por lo tanto, que nuestras determinaciones nos generen espacios de sincera transparencia, sólo así viviremos más reconfortados y lo que es mejor, un poco más felices.

Las alegrías, si bien es cierto nos permiten olvidar los momentos angustiosos, también nos permiten detener el tiempo en esos instantes maravillosos de nuestra vida. Por eso, hoy, quiero sentirte sonreír, más que ayer. Sonríe por mí, ¿quieres? y entonces estaré alegre también.


Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

miércoles, 23 de mayo de 2012

Llamados a ser artistas del espíritu


"El narrador y poeta de nuestro tiempo, como en cualquier otro momento, debe ser ante todo un artista del espíritu en el pleno sentido de la palabra, no sólo un predicador de los ideales sociales y políticos.(...) La literatura está obligada a dar la alegría y el escape que el arte verdadero siempre puede dar. Sin embargo también es cierto, que el escritor serio de nuestro tiempo debe estar profundamente preocupado por los problemas de su generación."



Con estas palabras, la noche del 8 de diciembre de 1978, el escritor polaco-estadounidense Isaac Bashevis Singer abría su memorable discurso en Estocolmo ante un auditorio selecto y académico. Esa noche era laureado con el Premio Nobel de Literatura de ese año.

Han pasado treinta y cuatro años desde entonces, y el mundo posiblemente ha cambiado, digamos que mucho, pero también es cierto que los problemas humanos se han agudizado, - y más que ese mucho, ya mencionado- sobre todo los personales e internos de cada individuo, esos que no podemos ver, esos que tienen que ver más con el lado inconsciente que con el lado consciente, esos que tienen que ver más con los nervios y la ansiedad patógena, esos que tienen que ver con la locura, y la absurda incomprensión de negarse a sí mismo a la trascendencia vital (El detalle, no está en vivir por vivir, sino vivir con sentido verdadero). Estos problemas individuales que han terminado desbordándose - lo queramos, o no- de sus mismos cuerpos para quedar sueltos en la sociedad. Estos problemas y trastornos individuales que han ocasionando un colapso generalizado en la escala más auténtica de valores formativos influyendo en los procesos colectivos solidarios.  Me explico, un individuo ataviado por tantos y tantos problemas que han ido modificando la estructura sensible de su alma, y al no poder resolver por sí mismo sus propias desvariaciones hace que inconscientemente busque un culpable en el grupo colectivo llegando a alterar el estado normal del otro, y lo que es más peor ocasionándole un dolor. El individuo, cual bestia nómade sale a buscar -en muchos aspectos- culpables, muchos culpables para sus propias desavenencias. Es probable entonces, que el problema más que social o colectivo radique en el espíritu del propio individuo.

Pero, por qué pasa esto. Sencillamente, por un descuido, un grave descuido de no querer atender las necesidades del propio espíritu. En un mundo cada vez más disociado en cuanto a fines comunes se refiere, por ejemplo, de amor, de solidaridad, de sinceridad, de progreso y desarrollo, de bienestar emocional, de confianza y de fe: requisitos vitales que exige nuestra propia condición para ser llamados seres humanos. (Me pregunto, sin el ánimo destructivo, sí crítico ¿Estamos en camino a ser realmente esos seres humanos que desde niños se nos ha dicho que somos?) En este mundo actual que nos ha tocado vivir, sí, sí en este mundo en el que los individuos están más preocupados por atender las necesidades triviales de los gustos y placeres del cuerpo, las necesidades del ego personal, las necesidades del consumo inmediato para triste consuelo de muchos, la aceptación y aprobación de los demás. Sí, en este mundo actual, éste, donde pareciera que cada día la deshumanidad se desborda más, sumiendo a su propia sociedad en la locura y la intolerancia, ya no sólo individual, sino diría hasta colectiva. En donde los líderes civiles, políticos y religiosos, no son tan líderes como parecen. En donde la fe misma en el hombre y en la mujer se va perdiendo de a pocos, hecho totalmente que más desilusiona a los menores. En dónde el valor educativo y formativo ha sido reemplazado por horas estrictamente lucrativas. En dónde cada individuo está imbuido en su misma "cárcel" espiritual, y preocupado por su misma necesidad. En dónde, ya todo pareciera estar echado para no vivir, sino sobrevivir como bestias enjauladas en selvas espesas de concreto y asfalto.

Problemas, problemas y problemas, pero quién propone soluciones aunque sean un poco extrañas. Necesitamos urgente reformas, muchas reformas, necesitamos ahogar a la deshumanidad en reformas, ahogarla en"reformas progresistas", de esas mal comprendidas, sí, sí, de esas mal comprendidas reformas esperanzadoras y progresistas. Necesitamos soñadores, paradigmas de la esperanza, educadores de la verdad, líderes que guíen a la libertad, familias que inculquen en sus hijos esa base espiritual, que no sé francamente por dónde está. Necesitamos ahogar al propio sistema no con sus mismas armas, sino con nuestras propias armas, y cuáles son éstas, nuestra fe, nuestra solidaridad, nuestra capacidad para amar y perdonar, nuestra confianza en los demás, y sobre todo nuestra propia decisión para actuar según nuestros propios códigos de verdad. Necesitamos rebeldes, pero rebeldes honestos, no malsanos. Necesitamos padres comprometidos con sus hijos, y Estados comprometidos con sus ciudadanos, donde no sea el armamento nuclear, o la publicidad nacional la prioridad sino la educación de sus niños, de sus adolescentes y sus jóvenes. Estados que amparen a sus ancianos y a sus desprotegidos, a sus madres laboriosas, que en vez de quitarles lo poco ganado les generen desarrollo personal.

Alguien me dijo una vez que soñar no cuesta nada, pero créanme que si cuesta, cuesta mucho, cuesta perseverancia y dedicación diaria, cuesta arriesgar lo poco que se tiene, cuesta hacer sacrificios, tal vez personales o qué sé yo. En fin, sacrificios. Sacrificios para cambiar este mundo. Anoche, un joven me preguntaba, y ¿qué es lo que te proponías a realizar para hacer posible todo esto?. En realidad, debo asumir ante todo que mi trabajo es la escritura, y que para un escritor no hay arma tan poderosa como la palabra, la palabra comprometida con la acción de lo que se perciba en el día a día, pero también con el espíritu, con ese espíritu humano. La idea es -pensé luego- seguir haciendo hoyos en las consciencias ciudadanas a fin de poder ser llenadas con reflexiones cada vez más agudas y más críticas capaces de generar cambios, cambios substanciales de orden espiritual. 

Finalmente, debo reconocer -como diría Bashevis Singer-, que el papel del escritor verdadero debe estar más cerca de ser un artista del espíritu, que de convertirse en un artista de la prédica propagandista y falaz. Un artista verdadero debe ser consciente que más y más niños cada día crecen sin la fe en Dios, que cientos de jóvenes de su generación están desorientados, que adultos y ancianos están desamparados que existen indigentes y a gran escala sin proceso de atención, mucho menos de recuperación. Un escritor verdadero no puede olvidar - ni esquivar- estas realidades existentes y nada tácitas, debe tomarlas como motor de preocupación en su trabajo de escritura diaria. El escritor verdadero no puede ignorar jamás, -ni separar-, la fe y  la trascendencia de sus escritos y pensamientos, so pretexto de una necesidad mayor de ego y de reconocimiento efímero en muchos casos. Le corresponde a él, ser un preocupado por sembrar la validez de la ética. Este hombre no debe y no puede olvidar jamás que se debe a esos seres más pequeños e indefensos, al margen de lo demás, sí, sí, como tampoco debe olvidar jamás que LO DEMÁS, EN MUCHOS CASOS ES LO DE MENOS.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

sábado, 19 de mayo de 2012

Quien diría...

Nos gastamos más de la mitad de la vida buscando a alguien que se parezca tanto a nosotros para que nos lo llevamos a la casa y podamos emprender una especie de aventura sentimental, pero siempre decimos, “tiene que ser igual a mí”, como si nosotros fuésemos la gran cosa, de repente, de repente a uno le pasa que después de un rato de tratar de conseguir a una gente así, uno descubre que después del tiempo ella sale del cuarto saca la cabeza y dice, “noche”, y uno le contesta, “ día”, porque sí nada más, uno dice, “blanco”, ella dice, “negro”, a uno le gusta el fútbol a ella le gusta el béisbol; entonces uno comienza a cometer errores uno trata de de largarse del lugar, voltea a ver,  y se supone que tendría que estar, pero se largó antes que nosotros. Uno va y busca por la vida un nuevo camino, entonces uno se busca una mujer que se parezca mucho a nosotros, una que le guste el futbol también, y se consigue a una chica que le gusta el fútbol y ella se consigue a un tipo que le guste el béisbol y cada uno emprende su nuevo camino. A mí me pasó y era impresionante cuando empecé a salir con esta chica porque yo decía, “hoy tengo ganas, no sé como de ir al cine”, y ella me decía, “es justo lo que estaba pensando, yo también quiero ir al cine”; íbamos a un bar, yo pedí un trago pedía, “a mi me dan un tequila, por favor”, y ella decía, “yo también quiero un tequila, me encanta el tequila”;  entonces se convierte todo y se convirtió todo en algo tan maravilloso y tan organizado y tan perfecto que me bastaron catorce días para aburrirme totalmente de aquella mujer, mientras por el otro lado, la que se fue con el beisbolista estaba padeciendo la misma historia, sólo que ella aguantó un poquito más que yo,  aguanto quince días. Al día número dieciséis nos hablamos por teléfono, nos citamos en un café, charlamos por un rato, y llegamos a la maravillosa conclusión que para ser amigos es importantísimo ser bastante parecidos y afines;  pero para ser amantes y amarse,  no hay nada mejor en el mundo que ser distintos por eso escribí esta canción…(*)




(*) Palabras de Ricardo Arjona en alusión a la canción: Quién diría.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

miércoles, 16 de mayo de 2012

Carlos Fuentes, y su partida a esa regíon más transparente.

Hace un par de horas, acabo de enterarme una noticia que sinceramente no lo esperaba. Era innegable pensar que el autor de "La región más transparente", "Aura", "La muerte de Artemio Cruz", entre otros grandes trabajos, sí este indiscutible escritor relacionado al Boom Latinoamericano y a numerosos ensayos de temas amplios y variados, este hombre con una preocupación indesmayable por el mundo nuevo y acostumbrado a mostrarnos temas tan complejos como la sociedad mexicana y la revolución mexicana a través de sus obras. Sí, este mismo hombre llamado Carlos Fuentes acaba de fallecer tal como lo informara hasta hace unas horas el portal principal de El Universal. Sito la dirección http://www.eluniversal.com.mx/notas/847365.html para ser visitada y comentada por todos los demás hermanos latinoamericanos. Sin duda, que esta madrugada pienso que es una gran pérdida, primero para la hermandad mexicana literaria, a quienes extiendo mis saludos y condolencias a nombre de los jóvenes del Perú, y notablemente también una irreparable para nuestra comunidad en general de las Letras Hispanoamericanas.

Carlos Fuentes, fue sin duda un prolífico escritor voceado muchas veces para el Premio Nobel de Literatura. Ganador del Cervantes de Literatura en 1987, y del Premio Príncipe de Asturias el año 1994. Últimamente miembro honorario de la Academia Mexicana de la Lengua desde agosto del 2001.

Carlos Fuentes acaba de morir, en medio de una próxima justa de elecciones presidenciales más desicivas de su historia, las que pueden definir el regreso del PRI al poder, la llegada por primera vez de una mujer presidenta o el triunfo de la izquierda, todo esto en medio de un proceso económico clave y con la guerra al narco como principal desafío. Sin duda, que una gran movida nacional. Tal como lo asegura el candidato de las izquierdas, Andrés Manuel López Obrador, que fue el mismo Fuentes quién votó por él el año 2006, y que ahora lo estaba pensando. Bueno, supongo que la colectividad intelectual mexicana deberá reflexionar mucho y decidir, en todo caso su voto. Por otro lado, muchos escritores y críticos en todo el orbe ya se van sumando a estas condolencias.

El portal de Radio Programas del Perú, ayer en la tarde había señalado que Carlos Fuentes iba a venir al Perú este año a visitar al escritor y crítico Julio Ortega, amigo muy personal, sino que iba a ser condecorado como Profesor Honoris Causa por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos en Lima.
Indudablemente que sí, que Carlos Fuentes se va dejando no sólo amigos y lectores, ciudadanos y lugares visitados como todo buen hombre de mundo, sino que se va dejando un gran mensaje, el mensaje de un mundo ideal poblado por escritoresy por jóvenes preocupados por sus raíces. Punto final a la pequeña nota.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

domingo, 13 de mayo de 2012

Madre

El mar sus millares de olas /mece, divino. /Oyendo a los mares amantes, /mezo a mi niño. /El viento errabundo en la noche /mece los trigos. /Oyendo a los vientos amantes, /mezo a mi niño. /Dios Padre sus miles de mundos /mece sin ruido. /Sintiendo su mano en la sombra /mezo a mi niño.

Meciendo. Gabriela Mistral

El portal web de RRP (Radioprogramas del Perú) tituló ayer su página con estas palabras: "En 34 países del mundo se celebra este domingo el Día de la Madre". En realidad todos los años, - desde que era niño y recuerde- aquí en Perú, celebramos cada domingo segundo de mayo este día, hecho muy respetable y significativo. Pienso, que existen fuertes razones para homenajear a la madre, al margen de los acontecimientos cívicos celebratorios que se dan en varias partes, desde el mismo hecho de una gratitud simbólica representado en un abrazo hasta un bien merecido reconocimiento expresado en obsequios y decorosos regalos. Gestos que sin duda, son bien recibidos por estas mujeres y más cuando vienen de hijos e hijas a quienes aman. Indudablemente, que sí, que sí es necesario el día de hoy, - a pesar, que haya quien dice que día de la Madre son todos los días-, hacer un alto para dedicar este día a este Ser que llamamos Madre, a este Ser a quien la sociedad civil nos ha enseñando a respetar y elogiar, -debo reconocer que en esto la sociedad civil ha hecho bien su trabajo. 

Recuerdo que desde pequeño, sin recurrir a tantos materiales pomposos y costosos,  nos enseñaban en las escuelas a los niños a cortar corazones en cartulina y a escribir hermosos poemas los que adornábamos finalmente con lazos rojos  días previos a este día. Los maestros nos pedían que los guardáramos en secreto y el domingo bien temprano los diéramos acompañados de un abrazo sincero, un abrazo fuerte y sincero. Llegado el día todos debíamos hacerlo, diciendo FELIZ DÍA MAMÁ. Así, era ahora que lo recuerdo.


He querido citar, este pequeño recuerdo porque pienso que los mayores gestos no deberían ser reemplazados por regalos sin sentido, llenos de vacío emocional y hechos por puro compromiso formal. La madre representa muchas cosas, desde significados emocionales al interior de la familia hasta significados materiales, digo esto último por el papel que despliegan para conseguir día a día el diario sustento para el hogar.  En el país, y esto es una realidad, cada día se hacen más notorios los pequeños negocios, las pequeñas bodegas o los pequeños establecimientos de desayuno o de comida,  algunos ambulatorios, otros más formales, en marcados o en casas propias. Pero sin duda, pequeños negocios que si bien es cierto jamás competirán con los monstruos capitalistas, porque ellas, las madres, no buscan competir con ellos, su interés no es competir, su interés es mayor, y hasta más digno que las expectativas financieras macroeconómicas sosas sin sentido, su interés no es otro que el procurar tener lo suficiente, o tal vez un poco más para darles a los hijos con el fin de hacer de ellos íconos de bien social. 

Si bien es cierto, tal vez las palabras o acciones que podamos ofrendar no alcancen para medir esa gratitud que se contrae con ellas, con las madres, desde la concepción: la vida. Vida, que muchas veces se proyecta más allá de un simple alumbramiento, va más allá, consiste en una entrega total e incondicional diaria, hay quien dijo una vez solo el amor de una madre es incondicional, y tal vez sea muy cierto. 

Pienso, que la presencia de la madre en la familia es vital, como también lo es para el desarrollo social. Es curioso que en los últimos años, ellas, a punta de coraje y tenaz perseverancia hayan logrado hacerse de espacios importantes, desde oficinas anónimas hasta sectores eminentemente profesionales y todo por ir en búsqueda de un mayor desarrollo económico familiar.

Madres en el Perú hay muchas, desde madres muy jóvenes, en algunos casos adolescentes, hasta madres con mayor experiencia de vida. Madres profesionales, madres no profesionales. Madres ejecutivas que se levantan muy temprano y van a la oficina, y las que se levantan temprano para asistir a su familia. Madres que pasan la mayor parte del tiempo en el trabajo y madres que pasan la mayor parte del tiempo en casa. Madres que recién se estrenan este año probablemente, las madres que este año cumplen una año más de vida como lo que son y significan, madres. Madres que están trabajando lejos, tal vez fuera, y las que trabajan en el mercado de las esquina. En fin, muchas muchas madres.

Termino esta crónica, recordando un  diálogo que escribía a modo de poema la escritora polaca y Premio Nobel de Literatura Wisława Szymborska, cuando se le pregunta a una mujer sobreviviente de la guerra de Vietnam, esa cruenta guerra que todos debemos no olvidar y rechazar. Nos responde ella, ante la pregunta hostil y desafiante.

Mujer, ¿cuál es tu nombre? -No lo sé.
¿Cuándo naciste, de dónde eres? -No lo sé.
¿Por qué has cavado un hoyo en la tierra? -No lo sé.
¿Desde cuándo es este tu escondite? -No lo sé.
¿Por qué mordiste mi dedo? -No lo sé.
¿Sabes que nosotros no buscamos hacerte daño? -No lo sé.
¿Del lado de quién estás? -No lo sé.
Esto es una guerra, tienes que elegir. -No lo sé.
¿Existe tu pueblo todavía? -No lo sé.
¿Éstos son tus hijos? -Sí.

A las muchas madres no sólo del Perú, sino de las muchas regiones del mundo. No sólo de estos 34 países que hoy celebran este día, sino de todas, de todas las sociedades del mundo porque a dónde se vaya uno, siempre habrá un cariño de mamá. ¡Un Feliz y emotivo día de la madre!. 

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

jueves, 10 de mayo de 2012

Fernando

Fernando es muy amigo mío, un íntimo colaborador, muy modesto y sencillo. Tan original es este hombre de unos cuarenta y tantos años, -tal vez los tenga todos, no lo sé ni me interesa. En realidad, cuando se trata de personas valiosas la edad no importa. La esencia de un hombre o de una mujer que piensa y sobre todo que siente jamás discurre ni  se desvanece, menos muere ahogada por el devenir del tiempo, aunque pareciera ineludible y contrariamente cierta la premisa que el tiempo se lleva todo. Sarcásticamente, pienso que si, que sí se lleva todo, todo lo pobremente ingenuo y mezquino de una personalidad joven. Cuando quien está condenado a recibir los estragos finales  de la vida (en realidad todos llegamos a recibirlos, al fin y al cabo, sólo que unos antes que otros) Para el genio creador, para el idealista, para el rebelde sincero, para el obrero de a pie que cada día vive más imbuido por su trabajo, el devenir del tiempo casi no es perceptible o cruel, diría más bien es generoso, que es generoso con este pobre creador, con este pobre idealista, con este pobre rebelde, en fin con este también pobre obrero quienes viven tan preocupados en sus escritos del día a día, preocupados por absorber todas las experiencias posibles, preocupados por devolver un utópico equilibrio a la vida de sus propias sociedades, preocupados por sus quehaceres nobles y honrados para llevar un pan a la mesa de su hogar, no, para ellos que viven preocupados en sus propios asuntos sanos y sinceros jamás pasa el tiempo, y si pasa no se dan cuenta que ha pasado, sino hasta cuando logran ver sus resultados. Así es la vida que intentamos llevar Fernando y yo. Él, me provee de libros, que yo, leo y resumo. Hay que resumir para quedarnos con la esencia en muchos casos. La esencia nos permite moldear cada día nuestro pensamiento. Tal vez este amigo mío, no tenga una tienda exclusiva de libros en los más acomodados lugares de la "cultura limeña", pero lo que vende sirve. Nos dejamos llevar por el vestir y ese gran estilo de dicción que alcanzan algunos mal llamados críticos culto, vestir con aires donosos, pero francamente vacíos de humanidad (llenos eso sí de egoísmos "refinados") y comprensión verdadera de la vida. Fernando vende libros, siempre me los ha vendido. Lo considero porque es uno de los más humanos que he conocido. Si se puede llamar humano a quien no sólo pregona ideas de humanidad, sino que lo vive en su vida misma. De él he adquirido en parte las pequeñas obras rusas, que he leído noche tras noche hasta quedarme dormido, y alguno que otro ensayo latinoamericano, cuando no una obrita del Gabo, o de la Mistral, alguna antología de poesía hispanoamericana, y hasta apuntes psicoanalíticos y filosóficos del mismo Freud, o del mismo Sartre. Todos los sigo conservando en la pequeña biblioteca artesanal que construí en el cuarto de libros.

Siempre he dicho que ser un rebelde honesto vale mucho, eso sí un rebelde preparado tanto moral como intelectualmente. Creo, a mi juicio honesto que tanto moralidad como intelectualidad son dos componentes básicos que debe tener toda persona que quiera ser llamado buenamente un rebelde honesto. En fin, hay tantos tipos que se llaman a sí mismos "rebeldes", que no hacen más que andar por allí con sus planeamientos sórdidos de ofender al prójimo cada día.  Sinceramente, que para estos tipos también debemos hacerles un espacio en nuestro perdón.

Termino escribiendo esta madrugada de jueves desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham agradece la gentileza de su tiempo.

martes, 8 de mayo de 2012

UN CAPÍTULO PARA EL EVANGELIO. José Saramago

 DÍA 24. julio de 2009*

UN CAPÍTULO PARA EL EVANGELIO


“De mí ha de decirse que tras la muerte de Jesús me arrepentí de lo que llamaban mis infames pecados de prostituta y me convertí en penitente hasta el final de la vida, y eso no es verdad. Me subieron desnuda a los altares, cubierta únicamente por el pelo que me llegaba hasta las rodillas, con los senos marchitos y la boca desdentada, y si es cierto que los años acabaron resecando la lisa tersura de mi piel, eso sucedió porque en este mundo nada prevalece contra el tiempo, no porque yo hubiera despreciado y ofendido el mismo cuerpo que Jesús deseó y poseyó. Quien diga de mí esas falsedades no sabe nada de amor. Dejé de ser prostituta el día que Jesús entró en mi casa trayendo una herida en el pie para que se la curase, y de esas obras humanas que llaman pecados de lujuria no tendría que arrepentirme si como prostituta mi amado me conoció y, habiendo probado mi cuerpo y sabido de qué vivía, no me dio la espalda. Cuando delante de todos los discípulos Jesús me besaba una y muchas veces, ellos le preguntaron si me quería más a mí que a ellos, y Jesús respondió: “¿A qué se puede deber que yo no os quiera tanto como a ella?.” Ellos no supieron qué decir porque nunca serían capaces de amar a Jesús con el mismo absoluto amor con el que yo lo amaba. Después de que Lázaro muriera, la pena y la tristeza de Jesús fueron tales que, una noche, bajo las sábanas que tapaban nuestra desnudez, le dije: “No puedo alcanzarte donde estás porque te has cerrado tras una puerta que no es para fuerzas humanas”, y él dijo, sollozo y gemido de animal que se esconde para sufrir: “Aunque no puedas entrar, no te apartes de mí, tenme siempre extendida tu mano incluso cuando no puedas verme, si no lo hicieras me olvidaría de la vida, o ella me olvidará”. Y cuando, pasados algunos días, Jesús fue a reunirse con los discípulos, yo, que caminaba a su lado, le dije: “Miraré tu sombra si no quieres que te mire a ti”, y él respondió: “Quiero estar donde esté mi sombra si allí es donde están tus ojos”. Nos amábamos y nos decíamos palabras como éstas, no solo por ser bellas y verdaderas, si es posible que sean una cosa y otra al mismo tiempo, sino porque presentíamos que el tiempo de las sombras estaba llegando y era necesario que comenzásemos a acostumbrarnos, todavía juntos, a la oscuridad de la ausencia definitiva. Vi a Jesús resucitado y en el primer momento pensé que aquel hombre era el cuidador del jardín donde se encontraba el túmulo, pero hoy sé que no lo veré nunca desde los altares donde me pusieron, por más altos que sean, por más cerca del cielo que los coloquen, por más adornados de flores y perfumados que estén. La muerte no fue lo que nos separó, nos separó para siempre jamás la eternidad. En aquel tiempo, abrazados el uno al otro, unidas nuestras bocas por el espirito y por la carne, ni Jesús era lo que de él se proclamaba, ni yo era lo que de mí se zahería. Jesús, comigo, no fue el Hijo de Dios, y yo, con él, no fui la prostituta María de Magdala, fuimos únicamente este hombre y esta mujer, ambos estremecidos de amor y a quienes el mundo rodeaba como un buitre barruntando sangre. Algunos dijeron que Jesús había expulsado siete demonios de mis entrañas, pero tampoco eso es verdad. Lo que Jesús hizo, sí, fue despertar los siete ángeles que dormían dentro de mi alma a la espera de que él viniera a pedirme socorro: “Ayúdame”. Fueron los ángeles quienes le curaron el pie, los que me guiaron las manos temblorosas y limpiaron el pus de la herida, fueron ellos quienes me pusieron en los labios la pregunta sin la que Jesús no podría ayudarme a mí: “¿Sabes quién soy, lo que hago, de lo que vivo”, y él respondió: “Lo sé”, “No has tenido que mirar y ya lo sabes todo”, dije yo, y él respondió: “No sé nada”, y yo insistí: “Que soy prostituta”, “Eso lo se”, “Que me acuesto con hombres por dinero”, “Sí”, “Entonces lo sabes todo de mí” y él, con voz tranquila, como la lisa superficie de un lago murmurando, dijo: “Sé eso solo”. Entonces yo todavía ignoraba que era él era el hijo de Dios, ni siquiera imaginaba que Dios quisiese tener un hijo, pero, en ese instante, con la luz deslumbrante del entendimiento, percibí en mi espíritu que solamente un verdadero Hijo del Hombre podría haber pronunciado esas tres simples palabras: “Sé eso solo”. Nos quedamos mirándonos el uno al otro, ni nos dimos cuenta de que los ángeles se habían retirado ya, y a partir de esa hora, en la palabra y en el silencio, en la noche y en el día, con el sol y con la luna, en la presencia y en la ausencia, comencé a decirle a Jesús quien era yo, y todavía me faltaba mucho para llegar al fondo de mí misma cuando lo mataron. Soy María de Magdala y amé. No hay nada más que decir”.


De: José Saramago
__________


(*) Extraído de "El último cuaderno. Textos escritos para el blog. Marzo de 2009- Junio de 2010" Edic. Alfaguara.


Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

Esta noche de mayo me di cuenta

Hoy me di cuenta, el significado de un abrazo verdadero bajo la cómplice mirada de la noche.
Hoy me di cuenta, del poder que tiene la inspiración presente para un puñado de sueños.
Hoy me di cuenta, que de tanto caminar finalmente se descansa en un tierno murmullo.
Hoy me di cuenta, que la noche es más inmensa cuando está la voz de ella.
Hoy me di cuenta, que la poesía es posible cuando tiene al frente suyo, un rostro sincero.

Y me di cuenta, que ella está cuando su mirada dice tantas cosas sólo con el silencio.

Hoy me di cuenta, que el ápice de la vida muchas veces es sostenido por una sonrisa sencilla y duradera.
Hoy me di cuenta, que tanto un corazón como una ilusión son más que compatibles, son uno sólo.
Hoy me di cuenta, del valor que tiene vivir la vida, esa vida joven que muchas veces nos es arrebatada.
Hoy me di cuenta, que venir canturreando una canción de regreso a casa es tan bueno como el hecho de quedarse en silencio para escucharlo.
Hoy me di cuenta, que los intervalos de prometedoras palabras significan tantas y tantas cosas.

Y me di cuenta, que entre el universo de nuestros sueños hay un universo mayor, un deseo loco de realización.

Hoy me di cuenta, que la noche es muy ocasional tanto así que se presta feliz cuando estamos solos.
Hoy me di cuenta, que mirándote una y otra vez, y otra más bajo esos grandes y redondos ojos fijos hay un deseo también grande de alegre bondad.
Hoy me di cuenta, que valió la pena hacer un alto a mi ajetreada vida para sentarme contigo y decir que lo dejamos todo.
Hoy me di cuenta, de lo que es realmente la vida, de lo que eres en mi vida, y de lo que serás más adelante.
Hoy me di cuenta, que tu mano es delicada, es más siempre ha sido delicada.

Y me di cuenta, que tu sombra será sombra mía, no por el reflejo de una mera luz nocturna sino por la fusión eterna de un único abrazo, un abrazo que volará como vuelan en sueños nuestros sueños.

Hoy me di cuenta, que siempre seremos tú y yo, sobre el aire zodiacal y bajo el fondo la tierra
y también me di cuenta, que nuestro diálogo siempre significará tantas cosas a la vez, tantas tantas cosas...
Esta noche de mayo me di cuenta.

,---,___(\__ ___
'---' (/' (/'

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.