lunes, 6 de agosto de 2012

Samuel Beckett: Cuando el absurdo toma forma y apariencia en la obra de un hombre



"Por sus escritos, que, renovando las formas de la novela y el drama, adquiere su grandeza a partir de la miseria del hombre moderno»

Motivo del Premio. Diciembre de 1969. Estocolmo. Suecia.

***

«Yo tenía escaso talento para la felicidad.»

"Comprendí que Joyce había llegado tan lejos como pudo en la dirección de un mayor conocimiento y del control de ese aluvión de material. Siempre estaba añadiendo cosas: no hay más que fijarse en las pruebas constantes que da de ello. Yo comprendí que mi camino, al contrario, era el empobrecimiento, la renuncia y emancipación del conocimiento; era restar más que sumar."

"El éxito o el fracaso popular nunca me han importado mucho, de hecho me encuentro mejor con el último ya que he respirado profundamente sus aires vivificantes toda mi vida de escritor, excepto en los dos últimos años." 

Autobiografía.

***

«...veía claro, en fin, que la oscuridad que yo siempre había luchado encarnizadamente por ocultar era, en realidad, mi mayor...»

La última cinta de Krapp. 1958

***




Pronto, a pesar de todo, estaré por fin completamente muerto. El próximo mes, quizás. Será, pues, abril o mayo. Porque el año acaba de empezar, mil pequeños indicios me lo dicen. Tal vez me equivoque y deje atrás San Juan e incluso el 14 de julio, fiesta de la libertad. Qué digo, tal como me conozco, soy capaz de vivir hasta la Transfiguración o hasta la Asunción. Pero no creo, no creo equivocarme al decir que dichas fiestas, este año, se celebrarán sin mí.


Malone muere. 1951

***

 Nada es más divertido que la desdicha, te lo aseguro... Te lo aseguro, es la cosa más cómica del mundo. Nos reímos, nos partimos de risa al principio. Pero siempre es la misma cosa. Sí, es como la divertida historia que hemos oído tan a menudo, la seguimos encontrando divertida, pero ya no podemos reír más.

Final de partida. 1957


***




¿Dónde ahora? ¿Cuándo ahora? ¿Quién ahora? Sin preguntármelo. Decir yo. Sin pensarlo. Llamar a esto preguntas, hipótesis. Ir adelante, llamar a esto ir, llamar a esto adelante. Puede que un día, venga el primer paso, simplemente haya permanecido, donde, en vez de salir, según una vieja costumbre, pasar días y noches lo más lejos posible de casa, lo que no era lejos. Esto pudo empezar así. No me haré más preguntas.

El innombrable. 1953


***

...andando siempre... andando toda su vida... día tras día... unos pocos pasos y después se para... mira al vacío... después continúa... unos pocos pasos más... se para y mira al vacío... y así... a la deriva... día tras día... o aquella vez en que lloró... la única vez que pudo recordar... desde que era una niña... debió de llorar cuando niña... tal vez no... no es esencial para vivir... sólo el grito del nacer para ponerla en marcha...

No yo. 1972

***


Si pesimismo es un juicio en el sentido de que el mal sobrepasa al bien, no se me puede acusar de pesimista, ya que no tengo ni deseos ni competencia para juzgar. Simplemente he encontrado más de lo uno que de lo otro.

Carta a Tom Bishop, 1978
 

Sobre el autor: 

Poeta, novelista y destacado dramaturgo del teatro del absurdo. De origen irlandés, en 1969 fue galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Beckett nació el 13 de abril de 1906, en Foxrock, cerca de Dublín. Tras asistir a una escuela protestante de clase media en el norte de Irlanda, ingresó en el Trinity College de Dublín, donde obtuvo la licenciatura en lenguas romances en 1927 y el doctorado en 1931. Entretanto pasó dos años como profesor en París. Al mismo tiempo continuó estudiando al filósofo francés René Descartes y escribió su ensayo crítico Proust (1931), que sentaría las bases filosóficas de su vida y su obra. Fue entonces cuando conoció al novelista y poeta irlandés James Joyce. Entre 1932 y 1937 escribió y viajó sin descanso y desempeñó diversos trabajos para incrementar los ingresos de la pensión anual que le ofrecía su padre, cuya muerte en 1933 le supuso un duro golpe. En 1937 se estableció definitivamente en París, pero en 1942, tras adherirse a la Resistencia, tuvo que huir de la Gestapo, la policía secreta nazi. En el sur de Francia, libre de la ocupación alemana, Beckett escribió la novela Watt (que no se publicó hasta 1953). Al final de la guerra regresó a París, donde produjo cuatro grandes obras: su trilogía Molloy (1951), Malone muere (1951) y El innombrable (1953), novelas que el propio autor consideraba su mayor logro, y la obra de teatro Esperando a Godot (1952), su obra maestra en opinión de la mayoría de los críticos. Gran parte de su producción posterior a 1945 fue escrita en francés. Otras obras importantes, publicadas en inglés, son Final de partida (1958), La última cinta (1959), Días felices (1961), Acto sin palabras (1964), No yo (1973), That Time (1976) y Footfall (1976); los relatos Murphy 1938) y Cómo es (1964); y dos colecciones de Poemas (1930 y 1935). Una de sus últimas obras es Compañía (1980), donde resume su actitud de explorar lo inexplorable. Tanto en sus novelas como en sus obras, Beckett centró su atención en la angustia indisociable de la condición humana, que en última instancia redujo al yo solitario o a la nada. Asimismo experimentó con el lenguaje hasta dejar tan sólo su esqueleto, lo que originó una prosa austera y disciplinada, sazonada de un humor corrosivo y alegrada con el uso de la jerga y la chanza. Su influencia en dramaturgos posteriores, sobre todo en aquellos que siguieron sus pasos en la tradición del absurdo, fue tan notable como el impacto de su prosa. 

***


Opinión sobre el trabajo de Beckett

"Parte de la esencia de la visión de Beckett se encuentra aquí - en la diferencia entre un pesimismo fácilmente adquirido en que se apoya el contenido sin problemas con escepticismo y un pesimismo que es muy caro comprar y que penetra en la miseria absoluta de la humanidad. Él comienza y concluye con la idea de que nada es realmente valorable, éste se basa exactamente en el punto de vista opuesto. Por lo que lo que no sirve para nada no puede ser degradado. La percepción de la degradación humana - que hemos sido testigos, tal vez, en mayor medida que cualquier otra generación anterior - es posible si los valores humanos son negados. Pero la experiencia se vuelve aún más dolorosa cuando el reconocimiento de la dignidad humana se profundiza. Esta es la fuente de la limpieza interior, la fuerza de la vida, sin embargo, están presentes en el pesimismo de Beckett. Su obra alberga un amor a la humanidad que crece en la comprensión, ya que sondea más a las profundidades del horror, la desesperación que tiene que llegar a los límites extremos de sufrimiento para descubrir que la compasión no tiene límites. Desde esa posición, en los reinos de la aniquilación, se eleva la escritura de Samuel Beckett como un miseria de toda la humanidad, su tono menor ahogado es sonido de liberación a los oprimidos, y consuelo a los necesitados. 


Esto parece indicarse más claramente en las dos obras maestras, Esperando a Godot y Los días felices, cada uno de los cuales, en cierto modo, es un desarrollo de un texto bíblico. En el caso de Godot tenemos, "¿Eres tú el que había de venir, o esperamos a otro?" Los dos vagabundos se enfrentan a la falta de sentido de la existencia en su forma más brutal. Puede ser una figura humana, con leyes tan crueles como las de creación y la peculiar situación del hombre, que en la creación viene a ser la única criatura capaz de aplicar estas leyes con alguna mala intención deliberada. Pero si concebimos de una providencia ¿qué clase de poderosos son aquéllos que - como los vagabundos - se reunirán en alguna parte, algún día? ¿La respuesta? La respuesta está en el título de la obra. Al final de la actuación, no sabemos nada acerca de este Godot. En el telón final no tenemos indicio de la fuerza, cuyo progreso hemos presenciado. Pero sí sabemos una cosa, de que todo el horror de esta experiencia no nos puede privar, a saber, nuestra espera. Esta es la situación metafísica del hombre, sin saber su expectativa perpetua, capturada con verdadera sencillez poética: En attendant Godot, Esperando a Godot.


(De: Presentación del Discurso de Gierow Karl Ragnar, de la Academia Sueca. 1969)


***
Enlace al cuento: De una obra abandonada. 







Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario