martes, 30 de octubre de 2012

Apuntes de: "Libertad bajo comparecencia". Lima. 2012.


(...)

-No importa quiénes seamos, o cuál sea nuestro nombre o apellido, ni siquiera nuestra procedencia ni nuestro estrato o la piel artificial que solemos llevar cada día para impresionar a otros u otras, no, nada de eso importa más que nuestros actos. No importa si somos mayores o menores en edad o en estatura física, no importa si nos critican por lo que parecemos, o hacen halago de nosotros sin conocernos -total sólo son apariencias pasajeras-, eso en realidad es lo de menos, lo más importante es ser nosotros mismos y esmerarnos cada día en mostrarnos así. Me has entendido? -

-Los actos, los actos, sí , sí, ya sé que me vas a decir que son los actos los que determinan todo, las palabras, las interminables palabras ayudan, dan fe y esperanza también, te he escuchado decir esto siempre, tantas veces, tantas veces que ahora lo sé, lo sé muy bien, papá, lo sé muy bien, sé muy bien, lo que debemos ser, lo sé-.

***

Nuestros diálogos simétricamente iban de una dirección a la otra, yo lo miraba, él me observaba, las palabras se iban sucediendo - a veces verticalmente, otras horizontalmente, los tonos casi siempre variados, se tornaban gentiles y alegres, y eso era suficiente para sentirme protegido. Sus nobles palabras eran sinónimo de protección y amistad, más que padre e hijo, éramos un viejo sabio y roído por el tiempo, y un pedacito de pequeño niño. Hablábamos, y hablábamos a veces también con el silencio, nuestro silencio, silencio que era suficiente para saber que hablábamos de lo mismo, o al menos que nuestra intención era la misma. En un extremo de la esquina amarilla, frente a frente separados por una cuadrada mesa sobre la cual se esparcían muchos periódicos amarillos y viejos, yacía una conversación, una agradable conversación, afuera el viento silbaba y las olas del mar se estremecían a cada golpe invernal de setiembre. 

(De: Libertad bajo comparecencia. Lima. 2012)

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario