lunes, 1 de octubre de 2012

Querer con el corazón

Querer con el corazón a todas las personas, cuanto más si se trata de aquellas que engrandecen cada día nuestras alegrías, sean amigos cercanos nuestros o no tan cercanos nuestros, pero al fin y al cabo amigos. Pienso que basta ya el solo hecho de ser nuestros conocidos, o de haber pasado transitoriamente por nuestra vida para quererlos tan igual como a los demás. Las personas pasan, muchas, bastantes son las que pasan por nuestra vida  y sin proponérselo ellos mismos dejan en nuestras consciencias enseñanzas que debemos agradecer siempre. Siempre debemos ser agradecidos.

Querer a las personas y con más razón si forman importante parte también de esa pequeña afecta parte de nuestra vida. Quererlos y quererlas con el corazón sencillo y amable. Querer con el corazón grato y sincero a quienes cumplan años, no sólo a los de hoy, sino a todos, a todos los demás de los demás días. Saludarlos. Darse un tiempo para dedicarles una canción o una postal pequeña. Estoy seguro que así contribuiremos a acrecentar la fe en la alegría diaria, porque la alegría diaria es posible, es muy posible, pero depende mucho de nosotros, de nosotros y de los otros.

Pero saludar también a quienes no cumplan años en el día. Darse un tiempo también para ellos. Estos saludos son muchas veces los más importantes, los que quedan y los que cimientan las amistades verdaderas. Que éste día sea uno de esos en los que uno come torta- si está de cumpleaños o no, qué importa-. Que éste sea uno de esos días en los que uno mismo se proponga estar alegre, pero alegre más de la cuenta. Que este día sirva para reír, para reír más de la cuenta. Que este sea un día para recibir saludos de quienes jamás espera y sin embargo le alegra.

Que éste sea uno de esos días en los que a uno se le canta alegre un canción - cualquiera que sea-, y se le entregan pequeños detalles a modo de sorpresa. Un día en que uno recibe abrazos, y por supuesto agradece, pero sobre todo un día en los que uno piensa y vuelve a comenzar y a vivir con intensidad  muchas experiencias más, pero sobre todo a seguir conociendo a muchas personas buenas más, si es que ese "más" con tilde podría significar conocer mejores personas que nos ayuden a seguir adelante.

Finalmente querer a las personas, por qué no, más de la cuenta. Querer a las personas que no dudan de nuestra voluntad, ni cuestionan nuestros procederes. Entenderlas si lo hacen. Ayudarlas en todo momento, en todo momento. Enseñar a los que quieren aprender, pero con mayor razón enseñar más a quien le cuesta aprender porque estoy seguro que estos son en realidad los que Ausubel llama aprendizajes significativos.

Querer de la manera más abierta posible al próximo inmediato a nosotros, y al próximo distante a nosotros. Querer a todos. Reír, tratar de reír para todos, para todos por igual. No incomodar, sino agradar. No juzgar, sino entender. Proveer en vez de restar y quitar. Sumar en vez de dividir. Multiplicar y reproducir . Esa es la clave, querer, querer mucho a las personas. Esto no es cuestión  de obligación, sino de humanos principios.


Desde Lima, ciudad capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias Julia, mis aprecios, y vamos para adelante!

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Maribel, agradezco tus palabras, siempre es grato recibir tan buenas apreciaciones de personas que siempre están dando todo de sí para la conscientización permanente. Un saludo desde Lima, Perú!

      Eliminar
  3. FELICITACIONES!!! BELLO BLOG... ABRAZO DE LUZ DESDE ARGENTINA... Katy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vale! Mis aprecios sinceros Dora, un saludo desde Lima, Perú!

      Eliminar
  4. Asi a simple paseo por este tu sitio puedo decirte que es muy hermoso.Los escritos de mucho interes y muy buen gusto.Felicidades y exito en tus proyectos.Un abrazo...volvere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias gentil Ana Collazo, indudablemente que los escritos siempre estarán para hacerse compartidos con todos. Un abrazo desde Lima!

      Eliminar
  5. Así debe ser siempre, la felicidad es una decisión, un castillo que se construye día a día con ladrillos de nada sobre nada, un abrir de brazos y una sonrisa indiscriminada. Tienes la clave, serás feliz. Gracias Victor, precioso artículo

    ResponderEliminar
  6. Felicitaciones por tu blog, su conten ido, y, sobre todo, por la actitud con que lo construyes y desarrollas... Tienes un futuro promisorio.

    ResponderEliminar