sábado, 5 de enero de 2013

La incongruencia de ser representantes de un pueblo y no estar a la altura de ello

Foto: Diario El Comercio.
En días previos a la navidad, un señor llamado Víctor Isla, parlamentario oficialista y presidente del congreso peruano, uno de los tres poderes básicos del Estado Peruano, un 19 de diciembre para ser más exacto, salió a la opinión pública y dijo a través del diario La República, en alusión a un incremento del bono congresal por representación que se empezará a cobrar desde este año, “Necesitamos que los congresistas lleguen a todos los sitios y esto se debe ver como una mejora en la representación y en la comunicación de las necesidades de los pueblos, lo que debe sentirse en normas que los beneficien y en una activa labor congresal de fiscalización". Luego añadió, “Estoy seguro de que no es una medida popular, pero consideramos, en aras de fortalecer la representación, que es una medida necesaria”.

Es probable que sea necesaria esta medida, eso no está en duda, señor Isla, lo que está mal, es que ese aumento sea de S/. 7617 a S/. 15234.  (más que el doble). Llegando así inclusive a convertirse en uno de los mayores parlamentos mejor pagados de Sudamérica. Lo que está mal, señor Isla, es que pretendan hacernos creer que cantidades como éstas, más bien diría yo, abusivas, sean parte de una medida necesaria. Usted sabe que no es así. En fin.


Foto: Virgilio Grajeda (La República)
Si usted, señor Isla,  preguntara a un ciudadano de a pie, dudo mucho que este esté de acuerdo con su "medida necesaria". Es más, sería muy repudiado. Yo me pregunto al final, ¿qué peruano, en su condición de empleado, subempleado o desempleado se siente realmente representado por este Poder del Estado que sin el menor recato fija sus propios bonos extras, y lo que es peor: exorbitantes, a vista y paciencia de todo un pueblo que sigue viviendo a expensas de sus propios "representantes"? La respuesta creo que sería muy obvia, y más cuando de un tiempo acá el parlamento ha sido duramente cuestionado por su falta de ética y compromiso con la ciudadanía, y cosa paradójica habiendo en su interior una comisión ya de ética parlamentaria. En fin.

Si digo todo esto es porque hoy se aprobó lo que parecía hasta hace poco iba a ser un hecho replanteable,  sin embargo las críticas y sugerencias populares a través de los medios y las redes sociales no pesó, ni siquiera la indignación de ciertas autoridades políticas y religiosas del país, no, esto no pesó en absoluto, no, esto no pesó mucho a la hora de votar. El diario "El comercio", en su portal web indicaba, que "fue la decisión del Consejo Directivo del Parlamento, que ratificó el aumento con 17 votos a favor y 2 en contra, y por tanto dicho incremento empezará a regir desde este mes."

Mal, muy mal señores. Es una lástima que aún hayan seres que quieran valerse de la política de la manera más pobre formativamente hablando. Esto sin duda, traerá mucho desconcierto popular, y lo que es peor hace que peligre la estabilidad política del país, justo ahora cuando el ejecutivo lleva como bandera la tan ansiada inclusión y justicia social. Sin duda, que todo esto no nos lleva, sino a una deducción más que lógica, ambición de poder que desprestigia al poder mismo. En fin, veremos que incidentes posteriores acarrea esta mala decisión.

Desde Lima del Perú.
Víctor Abraham les saluda. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario