viernes, 1 de febrero de 2013

A propósito de la sencillez

Foto tomada del portal:
http://www.fotosqueimportan.com/2011/05/sencillez.html
Aquí, lo desmedidamente material, lo rimbombante, lo enfermizamente decoroso sobran, el intelecto es lo más necesario porque hace que esa misma sencillez jamás se pierda. El intelecto imprime bondad a nuestra sencillez, complementa ese lado de las emociones tan desordenadas e impetuosas que rigen nuestra vida. El intelecto clarifica nuestra propia sencillez, de allí que el perfil moral sea mucho más superior que el perfil profesional en sí mismo. Sin embargo, la sencillez en sí misma es vacía cuando no hay desafíos: ni morales, ni intelectuales, ni procedimentales. La sencillez significa vivir lo más humanamente a lo que realmente somos, sin necesidades de apariencias. Las apariencias, no determinan nada, sólo obnubilan la realidad más de lo que realmente significa. 

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario