domingo, 31 de marzo de 2013

La función de la escritura

Nunca he podido dejar mis emociones y sentimientos de costado a la hora de escribir, pensaba y sigo pensando ahora que sería injusto y deshonesto de mi parte si sólo era o en todo caso soy  capaz de mostrar una arista de mi individuo propio- ese lado adulto esquivo a cualquier sintonía de reflejo sensible que jamás se enamora, ni se entusiasma, ni llora, ni odia, ni ama, ni ríe, ni dice que se equivoca, sino al contrario que cree conocerlo todo, saberlo todo, dominarlo todo, tener bajo control todo: en tono huidizo, apático y y equivocadamente maduro-, no, esa no es mi idea de escritura. Por tanto no soy de aquéllos que piensan que para decir algo se tenga que disfrazarlo bajo palabras culteranamente espesas- respeto a quienes que lo hacen, por lo mismo consiguiente pienso que jamás podría vestir mis emociones - o sesgarlas por completo- con frases o conceptos puramente cívicos, políticos o ideológicos, en fin. No, y entendámoslo bien que: no es que lo uno sea separado de lo otro, sino que al contrario lo uno va ligado a lo otro. He allí la transparencia de un escritor, o lo que muchos llamarían estúpidamente, tonta ingenuidad, en fin.

Foto tomada de la página: http://benielenimagenes.beniel.es/
Pienso que un escritor debe ser siempre un eje, un pulsómetro de consciencias a nivel de todas las edades, un ciudadano que escribe para todos y pensando en todos, pero a la vez sin caer en partidarismos sectarios ni ideológicos con nada o nadie. Un escritor es un abandonado a su suerte- cuya única esperanza redentora es, el impulso motor de sus propias creencias y convicciones que lo vivifican cada día-, sin grupos mediáticos de por medio que aten sus pareceres, y que lo sindiquen por tanto, como parte integrante, alguien, cuyo fin personal no obedece más que el servicio a la "finalidad estatutaria" de su grupo. No, no, el escritor es un hombre libre, no he dicho liberal, sino libre que rompe cualquier régimen estatutario y crea el suyo propio, no en función de sus propios caprichos, sino en función de lo que se necesita con urgencia, que no está encasillado en generaciones de su tiempo, sino en generaciones de otros tiempos, que va al pasado para reconstituir el futuro transitando por la interpretación de un presente que se hace todos los días. El escritor es un hombre que se mueve en una sociedad compleja que es esquiva y agradecida a la vez, y es su misión entenderla y ayudarla.

Un escritor tiene que ser coherente y firme entre lo que dice y hace en el día a día, un hombre de a pie mezclado entre los miles de personajes anónimos de a pie.  Un escritor debe ser consciente de las propias palabras que escribe o riega por allí escribiendo, alguien capaz de entender el impacto o desmedro que sus palabras tengan en los demás, alguien que no olvida cuál es su papel real en la sociedad, el servicio de la verdad. El escritor debe ser un hombre que jamás ponga su arte por encima de lo demás, ya que pienso que el arte está al servicio de los hombres, y no los hombres al servicio del arte en sí mismo. Es una tontería pensar eso hoy en día, pues ya no estamos en las épocas en los que un Wilde o Valdelomar irrumpían en un salón para decir "este soy yo" con el fin de ser aplaudidos. Algunos pasajes de la historia de la  literatura si bien es cierto nos muestran estas posturas, también nos ayuda en algunos pasajes a entender esta función pragmática de la escritura, el compromiso. Por tanto, critico y rechazo todo intento de escritura que se trate de concebir como pasajera, burda, seductora o charlatana, no es que sea un aburrido o tedioso al insistir en este punto, sino que pienso que una escritura, arte, interpretación o como suela llamársela, es ante todo una manifestación bondadosamente humana que lleva impresa en sí misma una necesidad orientadora, crítica y reflexiva. En fin cada quien es y será responsable en el futuro de lo que hace o haga, y de lo que haya asumido seguir. Total, la escritura no es una especie de arte que sirve para entretener, sino para conducir y sensibilizar, al menos esta es la vía que he tomado.

Foto tomada de: http://psicologiadebarrio.blogspot.com
El escritor es un hombre que no tiene temor de expresar sus emociones y de escribirlos, cuando estos imperan sobre su razón, por lo mismo consiguiente no concibo esto, el separar lo emocional y lo pasional del compromiso racional y personal que tengo con mis escritos y mis interpretaciones puramente colectivas y formales. El escritor, en muchos casos debe ser un individuo honesto, en pensamiento y sentimiento; decir lo que tiene que decir e interpretar lo que debe interpretar, lamento, si a alguien incomodo algunas veces con estas percepciones mías u opiniones rebeldes que suelo compartir, en fin, es mi estilo y no puedo escapar de "esa", que en sí es mi propia realidad.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

lunes, 25 de marzo de 2013

Indulto al Sr. Fujimori

"Indulto al Sr. Fujimori sería contraproducente para el presidente", ha dicho el legislador Víctor Andrés García Belaunde, según fuente del diario El Comercio, sin embargo, reflexiono y pienso a qué es contraproducente?, ¿a la popularidad del Sr Presidente? ¿A su relación estrecha con sectores de poder con el que cogobierna y que aún viven de odios y resentimientos?, ¿o tal vez, contraproducente a su amistad con el Sr. Vargas Llosa? Tonterías, el Sr. Alan García indultó a personas que jamás debió indultar, y nadie dijo nada, sino hasta después en que los escándalos fueron mayores e intapables y nuestra prensa no tuvo más remedio que verse obligada- más por fuerza que de ganas- a esclarecer dicha acción. Vuelvo a pensar, ahora más convencido que ayer, que quien tiene la voluntad de demostrar su generosidad y calidad humana no busca pretextos, ni está sujeto a los "decires" o "pareceres" de terceros. ¿Qué está esperando Sr. Humala? Dudo que el Sr. Toledo esté de acuerdo con esta decisión de indulto, pero en fin, eso que importa, él también hizo lo mismo con personas inadecuadas que estando libres volvieron a delinquir. En fin, cosas de decisiones, cosas de grandes de grandes y mayores, cosas de poderes muy lejanas a hombres de a pie como nosotros. 

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

jueves, 14 de marzo de 2013

Francisco I: Una esperanza nueva hallada en este fin del mundo

"HAY UN NUEVO PAPA, ES JESUITA Y REALZA LA SENCILLEZ DEL HOMBRE POR EL HOMBRE, ME AGRADA QUE UN SIERVO DE DIOS SEA DE ESTA TENDENCIA. HABEMUS PAPAM Y ES FRANCISCO I". (miércoles 13 de marzo del 2013)

Anoche al promediar las 9 pm, publiqué  esta nota breve en mi cuenta de facebook antes de ir a cenar, había estado todo el día en un ajetreo tal que no tuve mucho tiempo para escribir algo, sin embargo eso jamás fue un impedimento para poder ver algunos portales virtuales que anunciaban el famoso HABEMUS PAPAM.

Indudablemente, que es una satisfacción que un latinoamericano sea elegido como sucesor de Pedro, justo en este tiempo cuando las cosas parecen estar descalabrándose, pero no, hoy no es un día para quejarse, sino para regocijarse. Al margen de las críticas que puedan hacérsele a su persona, es necesario valorar ese espíritu noble de humildad que siempre -según colaboradores más cercanos- ha acompañado su vida.

Pienso, y lo dejé expreso hace un mes atrás cuando supe de la dimisión del hasta entonces Papa, hoy cardenal emérito, Benedicto XVI que la iglesia católica necesitaba vislumbrar nuevos tiempos, cuestioné en en ese entonces y duramente al saliente Papa, ¿qué pasaba al interior del clero institucional más rígido y celoso del mundo? ¿Por qué renunciaba el Papa?, me costaba creer algunas cosas, como ese tan sonado debilitamiento físico o desprendimiento de poder del que tanto se ha hablado; personalmente atribuía más bien a un debilitamiento espiritual al interior de dicha fe, conjetura extraída precisamente debido a los últimos sucesos y escándalos sucedidos.

Hoy, un día después de ese trece de marzo, estoy muy contento porque por fin pienso que el buen ejemplo sincero, la preocupación social por la pacificación general, la erradicación de toda pobreza emocional - o al menos esa certeza de atención desde hoy más tangible- de las consciencias de los hombres, sí, todas estas necesidades que siempre formaron parte de mis preocupaciones vienen a tomar hoy consistencia esperanzadora en la persona de Francisco I.

Espero que las futuras enseñanzas y encíclicas - las redactadas por él y las que vengan en adelante- nos empiecen a mostrar a un Dios, ya no alejado de los hombres, sino más bien cercano a ellos mismos, y digo esto por lo dividido que parecen estar los pensamientos de las realizaciones, porque una sociedad que niegue o reniegue de su propia fe está condenada al vacío de la desolación temporal. Como ya dije una vez, en una nota que escribí el año pasado que era una barbaridad pensar en estos tiempos en un Dios alejado de los hombres y de las mujeres, sencillamente porque este Dios mismo que los puritanos de la fe desean ver sólo en los cielos, sí, en ese prístino limbo, estaba hoy más que nunca en los hombres, en sus aciertos y desaciertos, en sus alegrías y en sus frustraciones.

Pienso que Dios no está en una ideologizada religión, ni siquiera en las paranoias de sus redentores, no, allí no está Dios. Dios está en la verdad de los hombres, en el rostro de los hombres. Las cartas de Dios, están yaciendo en las calles, en las comunidades abiertas –y debo afirmar que también en las cerradas-, en los hogares, en los minúsculos y menesterosos seres, en las consecuencias humanas de los hombres y de las mujeres, y hasta me parece que también en nosotros, en tú y yo juntos. Por tanto, me pareció - y aún me parece- una desfachatez tratar de saltearnos estos importantes espacios donde es más que probable que se encuentre, según las escrituras “EL QUE ES”, ya que hoy en día, a estas alturas de la vida es cuando más se necesita de esta presencia dadora de esperanza, y por lo tanto no debería intentarse alejarla de los  Seres Humanos para quererla ver como un Dios tan puro alejado de toda falencia humana.

Todos estos pesares y preocupaciones que estuve analizando veo por fin, sino resueltos por lo menos meditados como ya dije en la persona de Francisco I, sencillamente porque él es parte - al menos en su esencia, y eso es lo que más importa- de este continente de la esperanza como llamara así a esta parte del mundo el beato Juan Pablo II, que según supe por mi madre llegó una vez al lugar donde vivíamos producto de su peregrinación, aún era muy niño y no recuerdo con exactitud ese momento, sin embargo debo suponer que su gran generosidad para con las personas fue inmensa, en fin.

Francisco I, muy aparte de conocer se cerca el lenguaje de sus propios feligreses que se concentran mayoritariamente dentro de este continente también sabe -porque ha conocido de cerca- del sufrimiento, las dictaduras, las injusticias sociales y la violencia extremista de grupos radicales amparados en principios necios de destrucción y ambición personal que nada han aportado al género humano. Confío en que su formación jesuita, educado en la escuela de San Ignacio, y su procedencia humilde y sencilla unidos a su creencia y su convicción por seguir los principios de la Teología de la Liberación, corriente de la iglesia latinoamericana -encabezada por el padre peruano Gustavo Gutierrez-, que prepondera la defensa de los pobres y oprimidos, constituyan en él una esperanza para un pueblo que desde hace muchos años espera una nueva visión tal vez más ligada a la centralidad de ese mismo Cristo encarnado que es capaz de mirar a los hombres y a las mujeres con alegría, con sencillez e ilusión.

Quiero esperar de él, de este nuevo siervo de Dios, mucho diálogo ecuménico, mucho espíritu de concertación, pero sobre todo una capacidad para seguir con esa obra evangelizadora de llevar la buena nueva a los recónditos lugares, allí donde el secularismo y el olvido y resquebrajamiento de la fe imperan sobre las consciencias y buena fe de las personas.

Concuerdo con este hombre que es en este nuevo mundo, en este fin del mundo -como así llamó a esta parte del orbe- donde sus hermanos cardenales lo han encontrado. Eso es bueno, encomendémoslo en nuestras oraciones siempre.

Bendiciones sinceras y un total abrazo estimado - y desde hoy Papa amigo- Francisco I.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham le saluda.

NOTA: Adjunto un enlace que tal vez puede servir mejor a ampliar esta crónica.

http://video.latam.msn.com/watch/video/anuncian-el-nombre-del-nuevo-papa/1lk62r1nj?from=dest_es-xl&src=v5%253ashare%253asharepermalink%253a

lunes, 11 de marzo de 2013

Quién esté libre de pecado, tire la primera piedra: Mi apoyo a la alcaldesa de Lima. Sra. Susana Villarán

Me hice hace muchas semanas atrás una promesa conmigo mismo, la misma que consistía en mi justificado silencio- no, porque no me interese el asunto, sino porque estaba al margen de todo comicio electoral para este domingo 17, ya que mi destino de origen según mi documento de identidad no era Lima, sino Trujillo-, hecho que he cumplido hasta hoy de la forma más absoluta, sin embargo visto los últimos acontecimientos coyunturales me he visto en la necesidad imperiosa de romper este silencio mío y tomar una posición por una razón fundamental, porque amo a esta ciudad de la que tanto he aprendido y ha alimentado la mayor parte de mis vivencias, una ciudad que ha hecho de mí todo lo que soy.

Como decía estos últimos días se han agravado las cosas: lo que parecía un simple un juego malintencionado, hoy ha tomado tras un giro radical y grave una forma algo espantosa, porque no puede haber otro calificativo para esta cosa mal llamada REVOCATORIA, cosa - por cierto- que me parece insana y patética, y con la que algunos tras el cliché de "derecho democrático" se han tomado la atribución de manosear la honra de personas pertenecientes a ambos bandos que habiendo estado inmersas o no han terminado siendo vapuleados (ofensas por un lado, para los del "SI" y por el otro, para los del "NO"), me pregunto: qué está pasando, dónde está nuestro juicio lógico para dejarnos influenciar por estos dos monosílabos que al parecer gracias a sus gestores han puesto en tela de juicio otra vez nuestra precaria condición de discernimiento propio para evitar esto, sí, porque esto debió haberse evitado desde un inicio, aquí los culpables no son las personas de pie, sino lo malos administradores del pueblo, en fin.

Por otro lado, de qué democracia hablamos entonces, si no somos capaces de respetar una elección ya consumada, en la que paradógicamente muchos apoyaron mayoritariamente errada o certeramente justificada. Por lo que yo sé, los votantes son adultos, y cada quién es libre de hacer de su voto lo que desee y de elegir a quién cree más idóneo para un puesto público. Aunque esto último de idóneo pueda parecer un término falaz - casi utópico y hasta inocentón- en un contexto político en el que la enajenación moral y el deseo desmedido de poder campean sobre lo que debería ser un buen gobierno. He lamentado esto, tanto como he lamentado que a estas alturas sólo seamos capaces de recurrir al atropello y a la violencia verbal y peyorativa con el afán de menoscabar las consciencias de las personas. Creo que aún no hemos aprendido a convivir entre nosotros. Aquí el problema no está en que si alguien actuó mal, o si de dio cuenta tarde que debía actuar bien, no aquí no está la raíz del problema, sino en el egoísmo y el rencor con que muchos han actuado al sentirse despreciados o desairados, tal vez hasta incomodados. Es una lástima, entiendo. Entiendo, entiendo muy bien estas razones, sin embargo no justifico su tremenda maldad y mala fe de querer sumir a toda una ciudadanía al retraso total y al gasto oneroso innecesario y estúpido sólo por el puro berrinche pueril de satisfacción ególatra.

Creo que a estas alturas la pelota ya está en la cancha y rodando, y no es recomendable detener este juego, no ahora al menos, por la pérdida que significaría un stand by, justo ahora cuando más se necesita trabajar y recomponer las ausencias de las obras buenas por ahora ausentes, no dudo de la buena voluntad de este gobierno municipal para subsanar errores, gobierno que lamentablemente ha caído en el desprestigio y descrédito popular con justa razón, sin embargo como ya dije, y lo reafirmo con otras palabras que ya no estamos "para llorar sobre la leche derramada", no ya no estamos para eso, sino para responsablemente dejar trabajar a las personas que fueron elegidas para trabajar: "zapatero a su zapato", "contribuyentes a sus contribuciones", "empleados a su labor", y "administradores a su gestión". Deseo que este lunes 18 todo vuelva a la calma, que sea un día distinto, un día de cambios, y sobre todo un día para meditar y enrumbar el carro en beneficio de los demás.

Yo le digo Sí, a la señora alcaldesa Susana Villarán y extiendo mi apoyo a ella porque es una autoridad, y porque el principio de autoridad democrática verdadera debe ser respetada, y esto - créanme- es en la práctica respetar la democracia, nos guste o no, no quiero un desorden o un atraso, sí, un nuevo giro; por otro lado yo le digo No al APRA,  al FUJIMORISMO, y a la SOLIDARIDAD NACIONAL, partidos que jamás debieron hacer prevalecer su codicia mezquina - verdadera intención-  y que hoy más que nunca están a punto de consolidarla , aquí no está en cuestionamiento lo que convenga o no, a alguien como yo, a pocos como los otros, sino lo que convenga a todos, al pueblo de Lima, en primer lugar. INSTO  a amigos, estudiantes, familiares, y toda persona vecina en posibilidad de sufragar A HACER VOTO no reflexivo, sino decidido, decidido y convencido que lo que hoy más se necesita es bienestar, no malestar. OPTEMOS POR EL NO, al margen cualquier cartel o propaganda mediática. No hagamos leña del árbol caído, total, quién esté libre de pecado que tire la primera piedra.

Agradezco y reconozco desde ya a todos aquellos estudiantes, amigos y amigas que han ayudado a conscientizar de la manera más estoica para que esta opción sea la que al final prevalezca, pidiéndoles no desistir en este último tramo que queda.  Para todos desde Lima, Ciudad Capital del Perú.

Víctor Abraham les saluda.


domingo, 10 de marzo de 2013

Los latidos secretos del corazón


Decía en 1981 el escritor estadounidense Raymond Carver en su libro: "¿De qué hablamos cuando hablamos de amor?", que a esa especie de amor físico, ese, definido por una sucesión de impulsos que hacen que una persona sea arrastrada hacia otra de una manera concreta y orgánica, se compensaba esa otra cara del amor- y pienso que tan importante como el primero-, ese, ese amor que inspira el ser de la otra persona, que inspira gratitud, generosidad recíproca y servicio.

Pienso que nos pasamos la vida tratando de encontrar a una persona tan similar a nosotros - al menos sino en forma, en fondo- que cuando la encontramos dudamos de que sea esa persona la indicada haciendo en nosotros -en nuestra razón- todo lo imposible para demostrarnos que no lo es, que no es esa persona la indicada o la esperada, cuando la realidad del conocimiento diario poco a poco termina evidenciando lo contrario hasta hacer renacer esa esperanzadora corazonada que durante años ha alimentado nuestra vida. Me pregunto, ¿quién es realmente el ser indicado para una persona?, seguro que ese ser indicado no existe, se va haciendo en el camino del afecto, al menos no en definición, de precisión, ni de exactitud. Nunca se está definido quien ha de llegar a nuestra vida de la forma más esperada. El amor es tan relativo como inesperado. A veces las situaciones más insospechadas, raras y extrañas terminan por sobrecoger a nuestras emociones envolviéndolas luego en explosiones impetuosas de deseo físico, carnal y orgánico, pero también en explosiones afectivas de cariño y de reciprocidad. Ambos tipos de sensaciones enriquecen el enamoramiento.

Si bien es cierto, el primer acercamiento - cosa invisible e variable del destino o no- nos deja dudas, desconciertos, pero también curiosidades y esperanzas. Esto, es sólo el inicio, porque lo demás viene luego, lo demás entendido como ese segundo paso a dar, el paso del descubrimiento, y finalmente el del conocimiento.

En una relación nada es perfecto. Hay alegrías muchas, como también desdichas, porque en realidad - y seamos justos en reconocer- todo es así de contradictorio, de irresoluto, y sin embargo al mismo tiempo hay fe, hay afecto, y hay renovación. Nadie es perfecto, ella no lo es, tampoco lo soy yo, lo sé, lo sé mucho, y sin embargo es necesario quererla, es necesario querernos a pesar de nuestros tantos desvaríos emocionales. Porque todas las personas - entendámoslo bien-, estamos hechas de desvaríos emocionales no cubiertos durante nuestras primeras experiencias de vida, siendo lo más triste el hecho de terminar negando esto a los ojos de los demás debido a nuestro miedo por mostrarnos vulnerables y desvalidos. Creemos tapar estos huecos y vacíos con momentos fugaces de mezquino confort, ya sea de orden sexual o de reconocimiento social, en fin. En realidad, pienso que todo esto no hace más que agravar el problema de lo que yo llamo la  no aceptación de nosotros mismos.

Por otro lado, desde adolescente siempre escuché decir que las personas dentro de una relación siempre buscaban la estabilidad, y estabilidad de todo tipo: mental, emocional, económica, qué sé yo. Pienso, ahora años más tarde, que la estabilidad es algo utópico de alcanzar, es más no existe estabilidad, ya que nuestras vidas dialécticas y de realización cambian continuamente en función de nuestra edad, nuestra posición social y nuestros intereses, no existe en realidad eso, sólo existen momentos de dar y recibir, de querer y de odiar, de acusar y de perdonar, de gritar y de callar, de gastar o no gastar, de hacer el amor en ornamentales habitaciones, o simplemente no hacer nada, de llorar y de reír, no más que eso, esa es la realidad, lo otro, ese deseo de estabilidad sólo es ficticio, ¡somos seres humanos por Dios!, y con nuestras falencias y aciertos debemos buscar más bien la comprensión y la aceptación real, es difícil, lo sé mejor que nadie, tanto como sé que también es necesario trabajarla. Es mejor hacer el esfuerzo mutuo por construir y cimentar, que hacer por separado la demostración de agrado por el otro.

Cuando conocí a Magaly Victoria, vi en ella algunos rasgos que tenían similitud con los míos. Eso, es lo que más me atrajo de ella, rasgos como la sencillez, el deseo mutuo de sentir regocijos y ternura el uno por el otro, esa gentileza y disposición  a los problemas de los demás, ese espíritu noble y soñador de afrontar las cosas del mundo. Yo no la conocía a ella, y sin embargo pienso que ella estuvo siempre allí. Me parece que siempre estuvo allí, y no lo digo sólo por esa tarde de primavera que fue el día del conocimiento mutuo, sino por todas esas tardes que me ha tocado estar junto a ella, lo digo, por esos momentos que hemos compartido desde entonces, no han sido muchos, pero creo que han sido los suficientes para ayudarme a entender todo esto que se llama amor afectivo o lo que yo llamo consentimientos de felicidad, en fin. La quiero, pero ante todo la amo. A veces creemos saberlo todo y sentirlo todo, y sin embargo no sabemos nada, ni sentimos nada más allá que no sea esta lógica tan significativa que implica el dar y recibir, pero sobre todo el dar. Al margen de lo demás estoy orgulloso de ella, no por lo que parezca a los ojos de un buen crítico, sino por lo que me ha demostrado ser. No necesito creerla perfecta, sí, en cambio necesito sentirla, sentir lo que piensa a través de sus alegrías.


A veces las cosas del amor son así, como diría Raymond Carver, en el amor no somos más que principiantes. Debe ser verdad, al menos eso creo, queremos ver de pronto las emociones del corazón del otro para estar seguros, pero seguros de qué, no, no hay nada que no sepamos por nuestros presentimientos de aceptación y gestos de aprobación, eso es suficiente. Creo que en estas cosas del amor, lo mejor es hacer más que decir, demostrar más suponer, dar más que recibir, perdonar más que ofender, entender más que juzgar, ayudar más que silenciar, en fin, porque jamás podríamos decir que amamos a alguien, o consideramos a alguien sino hay de por medio esa aceptación primero, y esa valoración después. Lo demás resulta innecesario. En este contexto tan actual que nos envuelve donde el afecto ha quedado supeditado a los llenados de vacíos pasajeros y las emociones han quedado subordinadas a los logros profesionales -en muchos casos desmedidos y cosificados-, se hace necesario la aceptación del otro, pero también el compromiso de fortalecimiento mutuo. Total, aquí las palabras sobrarían, si no hay acciones que den fortaleza a esos sentimientos, dejar lo tuyo y lo mío, por lo nuestro, creo al menos que es mejor eso: Lo nuestro.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

sábado, 9 de marzo de 2013

Sobre los vacíos emocionales de los hombres

Foto tomada del portal: Picture Yourself.
No sabemos que mueve a las personas a actuar de una manera o de otra - al menos yo no lo sé, pero lo intuyo-. He hablado tanto de los vacíos emocionales hasta el cansancio, y sin embargo me parece poco, no porque no haya más interpretación tras esto, sino por la complejidad psicológica de las personas. Esa complejidad de caracterologías que Freud quiso atribuir a los vacíos sexuales insatisfechos con la primera infancia, me resulta hasta hoy casi incomprensible que esto pueda ser cierto, que para un menor el hecho mismo de no poder evacuar sus heces pueda hacerlo en el futuro un ser miserable y mezquino, o en cuyo egocentrismo de retención de las cosas y de las personas esté acompañado esa desquiciante forma de dependencia emocional futura. 

Por otro lado, Maslow refería luego que la no satisfacción de necesidades primeras - según su pirámide de requerimientos- podía ocasionar que los individuos tal vez jamás lleguen a su autorrealización humana, o al menos no salir de esta misma pirámide convencional tal vez nunca. Cosa macabra o no, pienso que si bien es cierto las primeras experiencias humanas determinan nuestra vida, y por ende nuestras jugadas y estrategias sobre este enorme tablero vital, sí puede ser posible - y hasta necesario- el acompañamiento de los otros, de los otros que conocemos luego y que tratamos como amigos o parejas, es difícil, superar esto- lo de las primeras experiencias, lo es, sin embargo no es imposible si tomamos en cuenta a estas personas valiosas que con el tiempo darán forma a nuestra vida, tal vez no una vida distinta ni mejor, pero si nueva y esperanzadora. Total, tanto los absurdos como las certezas de recuperación siempre están a la orden del día, de nuestra diaria vida. Sea o no prefiero quedarme con esta última esperanza que si nos ayudamos entre nosotros desde el punto que nos ubiquemos frente al otro podremos romper estos artificios penosos de infelicidad, y por tanto cubrir esos tan odiados emocionales vacíos. 

(De Víctor Abraham en Teoría de las emociones. Lima. 2013) 


***

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.