domingo, 31 de marzo de 2013

La función de la escritura

Nunca he podido dejar mis emociones y sentimientos de costado a la hora de escribir, pensaba y sigo pensando ahora que sería injusto y deshonesto de mi parte si sólo era o en todo caso soy  capaz de mostrar una arista de mi individuo propio- ese lado adulto esquivo a cualquier sintonía de reflejo sensible que jamás se enamora, ni se entusiasma, ni llora, ni odia, ni ama, ni ríe, ni dice que se equivoca, sino al contrario que cree conocerlo todo, saberlo todo, dominarlo todo, tener bajo control todo: en tono huidizo, apático y y equivocadamente maduro-, no, esa no es mi idea de escritura. Por tanto no soy de aquéllos que piensan que para decir algo se tenga que disfrazarlo bajo palabras culteranamente espesas- respeto a quienes que lo hacen, por lo mismo consiguiente pienso que jamás podría vestir mis emociones - o sesgarlas por completo- con frases o conceptos puramente cívicos, políticos o ideológicos, en fin. No, y entendámoslo bien que: no es que lo uno sea separado de lo otro, sino que al contrario lo uno va ligado a lo otro. He allí la transparencia de un escritor, o lo que muchos llamarían estúpidamente, tonta ingenuidad, en fin.

Foto tomada de la página: http://benielenimagenes.beniel.es/
Pienso que un escritor debe ser siempre un eje, un pulsómetro de consciencias a nivel de todas las edades, un ciudadano que escribe para todos y pensando en todos, pero a la vez sin caer en partidarismos sectarios ni ideológicos con nada o nadie. Un escritor es un abandonado a su suerte- cuya única esperanza redentora es, el impulso motor de sus propias creencias y convicciones que lo vivifican cada día-, sin grupos mediáticos de por medio que aten sus pareceres, y que lo sindiquen por tanto, como parte integrante, alguien, cuyo fin personal no obedece más que el servicio a la "finalidad estatutaria" de su grupo. No, no, el escritor es un hombre libre, no he dicho liberal, sino libre que rompe cualquier régimen estatutario y crea el suyo propio, no en función de sus propios caprichos, sino en función de lo que se necesita con urgencia, que no está encasillado en generaciones de su tiempo, sino en generaciones de otros tiempos, que va al pasado para reconstituir el futuro transitando por la interpretación de un presente que se hace todos los días. El escritor es un hombre que se mueve en una sociedad compleja que es esquiva y agradecida a la vez, y es su misión entenderla y ayudarla.

Un escritor tiene que ser coherente y firme entre lo que dice y hace en el día a día, un hombre de a pie mezclado entre los miles de personajes anónimos de a pie.  Un escritor debe ser consciente de las propias palabras que escribe o riega por allí escribiendo, alguien capaz de entender el impacto o desmedro que sus palabras tengan en los demás, alguien que no olvida cuál es su papel real en la sociedad, el servicio de la verdad. El escritor debe ser un hombre que jamás ponga su arte por encima de lo demás, ya que pienso que el arte está al servicio de los hombres, y no los hombres al servicio del arte en sí mismo. Es una tontería pensar eso hoy en día, pues ya no estamos en las épocas en los que un Wilde o Valdelomar irrumpían en un salón para decir "este soy yo" con el fin de ser aplaudidos. Algunos pasajes de la historia de la  literatura si bien es cierto nos muestran estas posturas, también nos ayuda en algunos pasajes a entender esta función pragmática de la escritura, el compromiso. Por tanto, critico y rechazo todo intento de escritura que se trate de concebir como pasajera, burda, seductora o charlatana, no es que sea un aburrido o tedioso al insistir en este punto, sino que pienso que una escritura, arte, interpretación o como suela llamársela, es ante todo una manifestación bondadosamente humana que lleva impresa en sí misma una necesidad orientadora, crítica y reflexiva. En fin cada quien es y será responsable en el futuro de lo que hace o haga, y de lo que haya asumido seguir. Total, la escritura no es una especie de arte que sirve para entretener, sino para conducir y sensibilizar, al menos esta es la vía que he tomado.

Foto tomada de: http://psicologiadebarrio.blogspot.com
El escritor es un hombre que no tiene temor de expresar sus emociones y de escribirlos, cuando estos imperan sobre su razón, por lo mismo consiguiente no concibo esto, el separar lo emocional y lo pasional del compromiso racional y personal que tengo con mis escritos y mis interpretaciones puramente colectivas y formales. El escritor, en muchos casos debe ser un individuo honesto, en pensamiento y sentimiento; decir lo que tiene que decir e interpretar lo que debe interpretar, lamento, si a alguien incomodo algunas veces con estas percepciones mías u opiniones rebeldes que suelo compartir, en fin, es mi estilo y no puedo escapar de "esa", que en sí es mi propia realidad.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario