sábado, 9 de marzo de 2013

Sobre los vacíos emocionales de los hombres

Foto tomada del portal: Picture Yourself.
No sabemos que mueve a las personas a actuar de una manera o de otra - al menos yo no lo sé, pero lo intuyo-. He hablado tanto de los vacíos emocionales hasta el cansancio, y sin embargo me parece poco, no porque no haya más interpretación tras esto, sino por la complejidad psicológica de las personas. Esa complejidad de caracterologías que Freud quiso atribuir a los vacíos sexuales insatisfechos con la primera infancia, me resulta hasta hoy casi incomprensible que esto pueda ser cierto, que para un menor el hecho mismo de no poder evacuar sus heces pueda hacerlo en el futuro un ser miserable y mezquino, o en cuyo egocentrismo de retención de las cosas y de las personas esté acompañado esa desquiciante forma de dependencia emocional futura. 

Por otro lado, Maslow refería luego que la no satisfacción de necesidades primeras - según su pirámide de requerimientos- podía ocasionar que los individuos tal vez jamás lleguen a su autorrealización humana, o al menos no salir de esta misma pirámide convencional tal vez nunca. Cosa macabra o no, pienso que si bien es cierto las primeras experiencias humanas determinan nuestra vida, y por ende nuestras jugadas y estrategias sobre este enorme tablero vital, sí puede ser posible - y hasta necesario- el acompañamiento de los otros, de los otros que conocemos luego y que tratamos como amigos o parejas, es difícil, superar esto- lo de las primeras experiencias, lo es, sin embargo no es imposible si tomamos en cuenta a estas personas valiosas que con el tiempo darán forma a nuestra vida, tal vez no una vida distinta ni mejor, pero si nueva y esperanzadora. Total, tanto los absurdos como las certezas de recuperación siempre están a la orden del día, de nuestra diaria vida. Sea o no prefiero quedarme con esta última esperanza que si nos ayudamos entre nosotros desde el punto que nos ubiquemos frente al otro podremos romper estos artificios penosos de infelicidad, y por tanto cubrir esos tan odiados emocionales vacíos. 

(De Víctor Abraham en Teoría de las emociones. Lima. 2013) 


***

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario