lunes, 8 de abril de 2013

Escribiendo. (Palabras para una razón admonitoria)



Ayer estuve escribiendo coercitivamente, me quedé escribiendo violentamente toda la tarde, y acabé el día escribiendo, sí, sí, escribiendo, más de fuerza compulsiva que de fuerza creadora, y para serte sincero odio cuando sucede esto, odio estos estadios míos, malévolos, pero reveladores, sé que también los odias, aunque no me lo digas, y la verdad es que no hace falta, no hace falta que me lo expreses, sobran tus gestos y silencios.  Estos estadios repentinos bajo cuya forma escapan mis intenciones hasta destrozar mis palabras. Esos estadios son los que yo llamo estados de la divagación del hombre bueno. Me vas a preguntar, ya lo sé, ya lo sé, ya sé que no debía hacerlo, ya sé que esta actitud melodramática mía no va a conducirme a nada, ni siquiera a la más mínima probabilidad de entendimiento ajeno, o eso que tú dices comprensión sobre los otros, pero es que la verdad es que detesto, detesto todo, lo que haya cruzado mi vida, más allá de las cosas materiales y espirituales, ¿sabes?,  a veces pienso que todos tenemos que liar mucho con esas cosas tan ajenas a nosotros, con esos demonios internos que nos acechan, que nos hablan, que se acercan cada noche a nuestras revelaciones bajo formas ingenuas, pero caóticas. Sí, sí, tal vez tengas razón que debería abandonar todas esas locuras y manías de ser bueno, y que debería dejarme llevar por eso que se llama compasión del alma. Sin embargo, para serte sincero no las entiendo, no las entiendo, no las entiendo nada, ni a eso que se llama alma, ni a eso que se llama compasión, absolutamente nada, nada las entendiendo en absoluto. Sólo conozco una cosa, la decisión de la fe, la decisión de las creencias y de las persistencias, nada más que eso, lo demás son tontas especulaciones, jaja, jaja, en fin, en fin. Sé, sé lo que me vas a decir, sé que me vas a decir porque no me he ido a la cama a descansar temprano como quedamos, uhm, (silencio, mucho silencio, ensordecedor silencio) lo siento, lo siento mucho. Tal vez mañana cuando te vea otra vez, todo vuelva a su normalidad, al trabajo rutinario, a la práctica displicente del vivir diario, de ese vivir existencial diario, ya no recuerdo lo que haya escrito, ya no recuerdo lo que escribí, destruí las hojas, las hice añicos hasta quemarlas con el odio de mi mirada. Soy un tonto, lo sé, lo sé, de lo que haya querido escribirte ya no queda nada, no queda nada salvo esa intención admonitoria de escritura, lloré, lloré demasiado, me encargué de llorar demasiado, aunque demasiado no tan bien como para no ser tan creíble, pero ya está eso hecho, ya está hecho, volcarse interminablemente sobre un tablero de sentimientos no es algo que los hombres normales como yo estén acostumbrados a hacer, o a sentirse sentirse augustos haciéndolo, sin  embargo los entiendo, los entiendo más que demasiado bien.

De: Obligaciones del corazón. Lima. 2013.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario