viernes, 16 de enero de 2015

Hola, Perú

Hola, amiga o amigo del Perú:

Te escribo porque tengo buenas razones para hacerlo, esperando puedas entenderme.

DOS RAZONES

Este, territorio grande y generoso en materia de recursos naturales, y de ancestral cultura, que se supone debería ser, una tierra de - y para todos- los peruanos, pero que sin embargo no es así, no. Sólo mira como ejemplo, nuestra quinua, y nuestros espacios ecológicos; la primera, muy de moda en los mercados internacionales, pero no tan accesible para la familia peruana del común. Tal vez sea por ello- y siga siendo- un escéptico cuando se habla del impulso de la quinua como cultivo estratégico para la seguridad alimentaria del país, por su valor nutricional y comparación proteica frente a otros granos andinos; Esto es, en la práctica real, una mentira más. Sabes por qué?, porque se trafica con ella, prueba de ello, la necesidad de sembrarla en el llano, o sea en la costa. Y esto, créeme no hace más que favorecer a los intermediarios. Además, dudo que una familia común pueda acceder a ésta, Pero, por Dios, qué familia del conglomerado popular tiene seis o siete dólares para gastar por kilogramo, cuando el sueldo básico es de 8 o 9 dólares diarios. (Puedo deducir a partir de allí, el porqué de tanta informalidad, ya que según el BCR. o Banco Central de Reserva del Perú, de 100 trabajadores, el 80% son informales). Que va, Norman Loayza, en su informe, "Causas y consecuencias de la informalidad en el Perú", para cuya fuente detallo al final, sostiene, respecto a la informalidad, que- y cita al economista del sistema, Hernando De Soto-:
" es producto de la combinación de servicios públicos deficientes, de un régimen normativo opresivo y de la débil capacidad de supervisión y ejecución del estado. Dicha combinación resulta especialmente explosiva cuando el país se caracteriza por tener bajos niveles educativos, fuertes presiones demográficas y estructuras productivas primarias. (...)El sector informal está constituido por el conjunto de empresas, trabajadores y actividades que operan fuera de los marcos legales y normativos que rigen la actividad económica. Por lo tanto, pertenecer al sector informal supone estar al margen de las cargas tributarias y normas legales, pero también implica no contar con la protección y los servicios que el estado puede ofrecer."
A ver, Sres Norman Loayza, y Hernando De Soto, si hay informalidad en el Perú es simple y llanamente por dos razones, porque todo se entrampa en trabas burocráticas, sin contar que los costos de circunscribirse al marco legal y normativo son superiores a los beneficios que se recibe. Ahora bien, si yo me formalizo- y me pongo en la lógica del informal por un momento- se supone que es para estar protegido y amparado ( es por eso que pago mis impuestos), por los organismos tutelares del Estado, pero -y vuelvo a la práctica real-, si me roban o fracaso, o en todo caso necesito un aval o documento probatorio, lo primero que encuentro en mi camino es papeleos, coimas y sobornos que se da desde el trabajador primerizo hasta el más experimentado funcionario público. Ahora bien, la pregunta del millón, ¿qué me ofrece el Estado?, sino un circo mediático diario, mentiras, y una mañosa democracia que obra en favor de los grandes, o sea de los de arriba, porque para los pequeños esa palabra, solo queda en lo que pudieron aprender en la escuela como curso de Formación ciudadana y cívica. Ahora bien, de que exista o no débil capacidad de supervisión y ejecución, ya no es culpa del informal, sino de la misma clase burócrata, y de su endeble moralidad, aquí abunda la corrupción, que pienso que, lo lamento por muchos pareceres optimistas, pero seguirá siendo la peor lacra del presente siglo. por otro lado, si los bajos niveles educativos, las fuertes presiones demográficas y las estructuras productivas primarias conllevan a la informalidad, tampoco es culpa de la ciudadanía, sino - y vuelvo a repetir- del mismo papá Estado, y de todo su servil "staff" de colaboradores mediocres que lo rodean desde las administraciones públicas. Porque seamos claros en algo, quién profesa amor al prójimo desde las oficinas administrativas. Esto, sí que es una utopía, en fin

****

Ahora bien, respecto al segundo punto, basta ver las imágenes que se propagan por la internet, o escuchar de pronto, las decenas de historias ciudadanas de pobladores afectados por la contaminación de su propio medio ambiente natural, que día a día cuentan su propio calvario. Ya dije una vez, están matando nuestra tierra, y a la especie que la habita con ella, incluido el poblador mismo. Escribí una crónica al respecto, en alusión a todo este rollo de la COP20 que se llevó a cabo en Lima, en este diciembre último, y que me permito citar sólo un extracto de ello:
"Por otro lado, se está matando nuestra propia tierra, con sus recursos y su propia gente. Ahora bien, el cambio climático, no es producto- y en eso hay mucha verdad- de la actividad humana en general, esa es una mentira que nos hacen creer, sino de la expansión de un sistema capitalista muy grande - y demasiado ,sanguinario- al que el país como tantos otros solo funcionan como alcancías, y cuyos gobernantes solo son piezas de un juego mayor, la desertización. Aquí, en este macrosistema la producción, distribución y consumo de mercancías, basado todo ello, en la competencia, la búsqueda incesante de la ganancia y de la acumulación, se apoya en la superexplotación de los trabajadores del campo y la ciudad y en la utilización de un sistema energético de combustibles fósiles (reservas que se agotan) como el petróleo y sus derivados, el gas natural y carbón mineral; ahora bien, el problema acá que es de gran envergadura, si se tiene en cuenta que estos combustibles constituyen casi el 80% de la oferta mundial de la energía." (Domingo, 14 de diciembre de 2014)

Me quedé sorprendido hace poco, y a la vez muy consternado, al ver la imagen de una tortuga arrastrándose en medio de un lodazal de petróleo, hecho mismo que me llevó a escribir en mis cuentas de redes sociales, lo siguiente; dudo de que el Sr. Mario Vargas Llosa, "nuestro Premio Nobel de Literatura" como lo sienten muchos de mi generación, o algún representante de los jurados del Premio Copé, se hayan manifestado, pero en fin, es parte de la idiosincracia de nuestros intelectuales, mal ubicados como referentes culturales solo porque publican uno que otro libro, ganan algún premio, o escriben alguna columna de tinte "cultural", en fin, como decía, y escribía entonces:
"Pienso que ha llegado el momento de empezar a escribir sobre lo que está pasando en La Oroya, Pasco, o lo que está sucediendo en la reserva Pacaya-Samiria, Loreto. Sí, hay que decir las cosas claras, como el hecho que PLUSPETROL, y PETROPERÚ, sí, ese mismo organismo que da los premios Copé, y de Cultura anualmente, están destruyendo esta reserva junto con todos sus territorios cercanos. Significado real, es otra paradoja, siendo el Perú el tercer país en el mundo más afectado por el cambio climático, se norma la ley 30230 que rebaja las sanciones por contaminación, asimismo rebaja los controles para las actividades petroleras. (...) No, actos como estos no pueden, no deben quedar sin comentarse, sin difundirse. Insto a los escritores independientes, promotores culturales militantes de su propio accionar consciente a manifestarse, profesores, artistas, trabajadores, qué sé yo, y demás ciudadanos en general, a escribir esto, a investigar sobre esto."
***

DESIDIAS ESTRAMBÓTICAS

Finalmente amiga o amigo mía, o mío en todo caso, este país se ha convertido en un territorio de grupos partidarios, de gremios políticos enardecidos, de fanáticos religiosos marginadores de su propio prójimo cuando este piensa o tiene ideas contrarias, y ni que decir, de grupos empresariales que han visto en la educación su inversión redonda, una fuente de ingreso lucrativo, su peculio particular porque saben que aquí, en el medio, en la gran mayoría de actores educativos, ya casi nadie piensa, es mas, solo se sigue sumisamente, o en todo caso se es calco y copia de aquí o de allá, y a esto sumémosle, el abandono de los miles de padres y madres peruanos, que so pretexto de trabajo dejan a sus hijos a expensas de una televisión mediocre.

Sabes? Hay algo más, hoy subsisten, y seguro que ya no será novedad par ti esto, que los medios de comunicación están amañados, sí, medios, para cuyos periodistas, en su gran mayoría sirven lacayamente a intereses creados y ajenos, y que hasta a veces para colmo, ni ellos mismos conocen personalmente de quién proviene, la orden superior, aquí, la consigna es acatar, y punto.

SOBRE LA TELEVISIÓN Y SUS MODISMOS

Escribo esto, te escribo, porque me sorprende que hoy en día, los líderes de opinión joven sean, escandalosos gays- y esto no es homofobia, sino repudio a la desfachatez y a la procacidad soez-, o meretrices arropadas bajo el cliché de modelos, u hombres y mujeres dependientes de esteriodes anabólicos con el fin de vender un cuerpo distorsionado, a corto plazo "llamativo", pero a largo plazo destructivo para el mismo individuo. Sí, es lamentable que la televisión haya dejado de ser un elemento de diversión e información sana para convertirse en un desagradable aparato de degradación sistemática. Esta tarde, nada más escuchaba durante la hora del almuerzo, durante la trasmisión de señal abierta, en el restaurante donde iba a comer, que una docena de jovencitas formadas en fila iban pasando por el "ojo crítico" de supuestos jurados de la moda haciendo cada una de ellas ademanes estrambóticos y hasta ridículos con el fin de sacar a relucir los pechos, o las caderas, inclusive, dos de ellas decían, "yo admiro a "x persona", y a "y persona" porque es lindo", mientras otra solo atinó a decir, "yo hago ejercicios hasta que me duela, hasta que ya no aguante, porque quiero ser una modelo teen como "z" persona, en fin. (Hasta donde estamos llegando,  hasta el punto mismo del cinismo, es mas, veo con preocupación que una gran mayoría de nuestras adolescentes peruanas quieren ser modelos o anfitrionas, al mismo estilo del sueño americano o mexicano que nos vende la televisión; los muchachos están en otra cosa, "affaire", looks, y operaciones de nariz o cambios de peinado, en fin. No más comentarios.

DEBER CIUDADANO

Finalmente, hay mucha endeblez, sobre todo a nivel moral y ético, pésima calidad educativa, y una desigualdad bárbara. Eso me preocupa mucho, créeme. Sabes? Yo no creo en la democracia, porque esta es uno más de los clichés nominativos que los ricos y poderosos usan a su antojo, como tampoco creo en agrupaciones políticas que se levantan sobre sus caudillos y fideístas seguidores, o religiones que vuelven sumisos a la ciudadania a merced de sus enfermizos redentores amparados tras una biblia o símbolo nominativo; yo pienso que el individuo siempre está tentado a mentir en el plano real porque la mentira es el arma más poderosa de sobrevivencia de ese "Yo" social, y por tanto, si no hay una madurez y una consistencia moral, se hace imposible de pasar;  ella es en sí misma la mayor inconsistencia que destruye al individuo, sumiéndolo en su propia pequeñez y baja estima. El reto, no está en ser perfectos, sino en que cada día intentemos ser, al menos, un poco mejores.

Ahora bien para terminar, todo esto que te he planteado,  no me hace partícipe del caos, de la anarquía, de la brutalidad, de la burla, de la crítica panfletaria o negativa, no, como tampoco me hace alejarme de pronto, del conocimiento y profundización espiritual, o de la firme necesidad de creer en un Dios cercano a los hombres, y no solo posicionado en los altares, o elevado a un limbo supra- terrenal, no. Yo creo sí, imperiosamente en la regeneración de las personas, creo que estas pueden cambiar, pero para hacerlo necesitan de otras, necesitan ser ayudadas, entendidas e impulsadas desde la reflexión, el ejemplo, y el esfuerzo diario por la coherencia de vida, en fin.

Bueno, no más palabras, espero que tengas cuidado siempre en los pasos que des, que la buena razón y la firmeza te acompañen siempre, y que tu fe en tus propias ideas no desfallezcan como tampoco tu esperanza diaria, porque hoy más que nunca necesitamos impulsadores de esperanza y de consistencia, no actores de la irracionalidad y la imprudencia.

Un abrazo y luz para tu camino.
Recuerda que caminamos del mismo sendero.

Atte.
Víctor Abraham, desde Lima
____________

FUENTE PRINCIPAL PARA ESTE ARTÍCULO:




No hay comentarios:

Publicar un comentario