sábado, 14 de marzo de 2015

Televisión vs. Población

El atraso en la educación responde a una estrategia de la clase dirigente del país que desea la ignorancia para el pueblo y de esta manera poder tenernos sometidos y distraídos en banalidades. Por eso es que la gente consume tanto la televisión basura en los medios, les dan aquello a lo que ya se han acostumbrado. Lo peor es que algunos no se dan cuenta de la realidad y otros no desean salir de la oscuridad en la que se encuentran. 

Oscar Rojas Montoya, poeta peruano.

________

Yo pienso que se ha declarado una guerra moral en el Perú, con la que me siento orgulloso - y honrado- de poder colaborar. Coincido mucho con las afirmaciones de Oscar, poeta y amigo personal, ello me hace mucho recordar a las tantas afirmaciones de Saramago, y que por cierto el español Fernando Gómez Aguilera reunió en un libro bajo el título, "Saramago en sus palabras"; bueno pues, precisamente allí el autor de "Ensayo sobre la ceguera", afirma respecto al compromiso y ciudadanía que, "son las personas las llamadas a ejercer un papel comprometido, y es responsabilidad aún mayor de los escritores e intelectuales contribuir a ello, ya que últimamente más parecen meros autores de libros que formadores y agitadores de consciencia ciudadana", así, luego afirma que " tenemos dos opciones totalmente respetables y aceptadas, o nos quedamos con los brazos cruzados sin hacer nada aduciendo nuestras nimiedades, o intentamos por lo menos hacer algo".

Muchas veces, se le dice a la gente, "tú no lees, eres ignorante; tú no haces esto ni aquello, eres conformista; tú no haces nada, eres ocioso", pero sin embargo no se les enseña cómo leer, o qué leer, cómo hacer esto o aquello, o simplemente porqué no hacerlo, o cómo hacer algo provechoso. La responsabilidad parte primero por los mayores, luego no puedo decir a un niño o adolescente, "mira, eres un malcriado", si yo me expreso con lenguajes soeces cuando estoy con amigos. O, "ama a tu patria", si yo no soy capaz de asumir actitudes ciudadanas, luego cómo podría decir, "respeta a tu madre, si yo no soy agradecido con la mía", en fin tantos casos que podríamos citar ahora, pero lo que me mueve a escribir esta nota es el hecho mismo de que hay momentos en la vida individual, que tenemos que empezar a discernir, y tomar elecciones, es más, ser proclives al intento de compartirlas, y levantarlas como banderas de nuestros actos. Pienso, que quien da y comparte, es más feliz, y dar no solo, en materia objetiva, sino en tiempo, dedicación y fortaleza.

Ahora bien, retomando el tema que me conllevó a escribir esta nota, es que me parece que sí, hay una contienda muy fuerte acá, que parte desde Lima, y se extiende a todo el corazón de la patria, a todos y en todos los rincones de este país, la misma que empezó un 27 de febrero en el Campo de Marte, tarde en el que la gente decidió decir por fin, "NO a tanta estupidez mental", y es que la gente que quiere un cambio, y que es capaz de cantar el Himno Nacional en las calles, y marchar desinteresadamente, siempre es más.

Es hermoso escuchar, "Somos libres, seámoslo siempre...", afuera del congreso de la República, como se hizo ayer. Estoy seguro -y seguirá mi posición firme respecto a ello-, al pensar que esta sociedad tiene que cambiar, sino en su estructura, al menos en su pensamiento respecto a la recepción de lo que puede llegarle a su percepción acerca de cómo concibe las cosas. Vendrá una marcha más, tal vez otra más, y las veces que sean necesarias para entonar otra vez este hermoso Himno en las calles, porque decir, BASTA YA!!!, es un ejercicio de civismo moral ciudadano, puesto que el pasivismo, la indiferencia, y la brutalidad del poder televisivo consumista no podrán, no deberán nunca calar en el corazón de los hombres y mujeres de este país que sí queremos un futuro mejor para nuestras próximas generaciones. 

Saludos fraternales, y mis felicitaciones a quienes siguen de pie en esta lucha, y a quiénes se han ido sumando en el camino. Gracias Ángel Valeriano, gracias Oscar Rojas, poetas.

Es necesario seguir insistiendo, ya que no podemos dejar que la televisión siga cosntituyéndose en ese cáncer mental que destruye la consciencia de nuestra ciudadanía. Víctor Abraham
Los abrazo con mi esperanza y amistad sincera.
Desde Lima,Víctor Abraham les saluda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario