lunes, 22 de junio de 2015

Los trastornos de la democracia

La mentira más grande

Respeto mucho la fe que determinadas personas abrigan cuando se habla de "democracia", pensando en la posiblidad que algún día pueda ser finalmente materializada. Leo sus opiniones, y las respeto mucho, las medito reflexivamente, sin embargo tengo mis propias conjeturas respecto a lo que significa esa palabra en la práctica real, y lo lejana que aún está de esa concreción de lo que debería ser, en fin. Yo pienso, y fundamento mi rechazo absoluto, en una verdad muy chiquita, sin embargo tan notoria, que paradójicamente pocos quieren ver, y esa radica en que dentro de una sociedad democrática, la educación de la población -se supone- debería ser marco fundamental porque es el derecho humano más importante, luego del derecho a la vida, es más creo convencido que la educación, dada su condición de puente para lograr la libertad, debiera ser el valor fundamental de la democracia, pero miremos que tenemos a nuestro alrededor..., en fin. Tal vez por eso, yo no creeré, ni apoyaré jamás nada de esto, es por principio personal..., basta y sobra mirar a sus representantes, ungidos de vinchas y banderas rojas por un extremo, o bien encorbatados y acartonados tras una mesa gubernamental por el otro, extraños y ridículos personajes, gente sin escrúpulos y nada compremetida con la libertad verdadera, remedos y titeres de un sistema repleto de demagogias. ¿Un ejemplo?, sí, sí, un ejemplo claro en este país, el Sr. Humala, y sus garantes, ah, sí y también... esa izquierda entre comillas que siempre está buscando pan debajo de la mesa...Luego, mientras no vea cambios consistentes, educativamente hablando, o sea, personas realmente libres y acuciantes, pensantes, esto es, o sea nunca, mi posición seguirá siendo la misma.

La defensa de los derechos democráticos

Yo no defiendo esa palabra, tan manoseada por los gobiernos, llamada "democracia", porque en la práctica, esta no existe; es un engaño de los grandes dueños del poder que dirigen el orden social; bajo esta forma estos gobiernos, mal llamados democráticos, junto con todos sus funcionarios y camaraderías incluídas amparan sus corrupciones, roban y mienten a las grandes masas poblacionales distorcionando su educación, o en todos casos haciéndola inaccesible debido a ranking absurdos, so pretexto de mejorar la calidad educativa. No, esa democracia, tal y como la conocemos es producto de invisibles ejes de ejecución que obedecen a esa necesidad enfermiza de acumulación de riqueza. Lo que yo defiendo, y me empeño en proteger es el cumplimiento de los derechos democráticos, de esos derechos que al hombre y a la mujer les son conferibles desde su nacimiento. Ahora bien, una cosa es defender los derechos democráticos, y otra muy distinta alentar al desorden y anarquía. Aquí no se trata de defender golpes de estado, sino de hacer prevalecer el derecho propio fundamental dentro de un orden ciudadano, y cómo, sí, cómo se logra esto, leyendo, estudiando y discerniendo entre lo bueno y lo malo. Ello, me lleva a pensar algo más, un pueblo instruído probablemente pueda cimentar en el futuro un Estado realmente participativo. 

Luego. uno construye las riendas de su propia vida a partir de elegir un camino, o se cruza uno de brazos y no hace nada - que es algo normal, y hasta comprensible- , o simplemente uno se compromete, y hace las cosas- que también sería algo normal y hasta entendible-. Alguien diría diría de pronto, "Espero que te comprometas a "a..." o a "b...", que te involucres en "a..." o en "b..."; yo prefiero decir, "ya estás involucrado o involucrada en ese "a..." o "b...", haz algo". Total, somos sujetos históricos de un tiempo que gira tan rápido, que si no atendemos a su llamado de puerta, ya habrá pasado nuestro ciclo, nuestro momento histórico. Es por ello, que tal vez la juventud sea tan preciada y requerida por el poder,( Me imagino ahora a Wilde retratándose a sí mismo en Dorian Gray, en fin), Por eso jóvenes, la juventud es la mayor capital de esperanza.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

1 comentario: