viernes, 15 de enero de 2016

Voto Nulo 2016: una alternativa ética

ACLARACIÓN

Foto: Archilo Voto Nulo 2016
A continuación dejo tres apuntes que se han elaborado producto de las muchas sesiones de reflexión, de análisis, y por supuesto de apremiante colaboración conjunta entre cada ciudadano consciente que ha ido integrándose poco a poco al Comité promotor Nacional Voto Nulo 2016, y a quienes desde esta tribuna agradezco. Sí, agradecido quedo por haberme hecho partícipe de esta propuesta que ya desde sus inicios, a comienzos de Julio de 2015, sabíamos que de cara a las Elecciones Generales 2016 iba a ser la única alternativa ética y honesta construída por- desde -y- para- la propia ciudadanía. Pues hoy jueves 14 de julio, y a pocas horas de llevar a cabo nuestra 1era Marcha de la Indignación, sí, siete meses después que nos juntáramos a trazar los primeros lineamientos, un inmenso listado de 19 fórmulas políticas nada serias, escabrosas, y seudopopulares respaldadas por el Jurado Nacional de Elecciones, so pretexto del deber de un cumplimiento democrático, nos han terminado dando la razón. Pues es cierto, basta ver las listas de inscripción políticas habilitadas para este proceso electoral para que cualquier peruano consciente vea que son más de los mismo: viejas prácticas políticas corruptas, unidas a novedosas prácticas seudoprincipistas que en el fondo siguen sirviendo al mismo esquema de dominación y abuso, el de los bancos, el de las grandes transnacionales, el de los emporios editoriales y de comunicación masiva que su mayor contribución ha sido al decaimiento cultural y educativo del país; inmensos aparatos acostumbrados a todo menos, a ser decentes. Pienso luego, Pero qué van a ser decentes, si están acostumbrados a campear con esa única bandera que los carateriza, la corrupción.

Yo les pregunto ciudadanos de a pie, ¿Ustedes creen que cualquiera de estos señores, hoy en campaña electoral, van a romper radicalmente con la corrupción democratizada instalada en este país?

Lima, Perú. Enero, 2016
Víctor Abraham

***

I

¿QUIÉNES SOMOS?
LOGO. Foto: Archivo Voto Nulo 2016

No somos tecnócratas con planes de gobierno hechos- o mandados a hacer- bajo el brazo, tampoco fideístas que siguen rutas partidarias de sus iluminados. Somos simples ciudadanos autónomos y conscientes de que hay una generación que se está perdiendo debido a su propia indiferencia. Creemos que los planes de gobierno se construyen con las propuestas de la misma gente que participa, y esto jamás termina porque es un acomodo y reacomodo, total pensamos, que a la verdad se llega por correcciones sucesivas.
Creemos en la autogestión, el autofinanciamiento, el autoconvencimiento, y el activismo dinámico de cada uno de nuestros miembros, ciudadanos autónomos y libres de todo prejuicio. ¿Queremos algo?, por supuesto que también queremos algo, y esto es romper el espinazo de la corrupción enquistada en este país por más de veinticinco años, y hacer entender a la población que esa vieja generación de la verdadera izquierda preocupada, que tendría ahora cincuenta años, y hasta más, desapareció: los que podrían formar esas alternativas no están, o al menos, ya no las suficientemente éticas. Fueron asesinados, torturados, desaparecieron.

Ahora bien las "izquierdas moderadas" o como les gusta llamarse, "centros", solo están hechos de gente que actúa, por conveniencia, y las derechas, ni hablar, ojalá toda esa maquinaria económica que manejan al interior de sus aparatos políticos, la usaran para generar cambios substanciales, pero pensamos por otra parte, qué van a cambiar si todo es un amarre interno de poder, de cargos y de retención de dinero. Queremos hacerle entender a la juventud, que comprenda, que tiene un lugar que ocupar, una realidad que criticar de forma neutral e independiente.

¿Nuestro objetivo? Pues claro que tenemos un objetivo, y central, y ese es hacer de esta propuesta pacífica el primer paso para organizar la esperanza de cambio en el país.
Lima, 10 de agosto 

***


II

Pronunciamiento Voto Nulo 2016 
EN PRO DE LA CONCIENCIA Y LA ESPERANZA

Estimados(as) ciudadanos(as) de Perú:

Por más de veinticinco años, generaciones anteriores a la nuestra, han vivido situaciones de odio, de condena, de marginación, de silencio, de engaño, de precariedad que fue progresivamente debilitando su fe, su esperanza, de ver algún día un cambio. Años que ahora nosotros, los hijos de esta generación, hoy más que nunca tenemos la responsabilidad y el compromiso moral de hacer frente a esta cadena de atropellos con la única arma democrática que tenemos una vez cada cinco años, el voto, porque poner la semilla de la esperanza para generar por fin un cambio organizado y contundente, significa ser conscientes que ningún partido político nos ha representado por una sencilla razón, que son corruptos y sus actos, en muchos casos comprobados, también lo son.

Por tanto, rechazamos estas elecciones con un voto de protesta contemplada como derecho cívico en la misma constitución, un voto digno y ético, un voto nulo. Porque votar nulo significa viciar el voto este 10 de abril de 2016, con el fin de decirle NO, a los intereses de la izquierda, de la derecha y de los convenidos centros tradicionales; decirle NO, a las propuestas de mal menor; decirle NO, a las viejas prácticas políticas inhumanas de clientelaje, lobbys, narco partidos, testaferros, grupos hegemónicos de poder, narcoindultos, outsiders, e inclusive de rostros maquillados amparados en aparatos económicos oportunistas.

Por otro lado, debemos ser claros – y zanjar de una vez por todas nuestra posición- respecto a aquellos partidos que se presentan hoy como nuevas opciones. Decirle a la ciudadanía que no van a cambiar nada porque son continuadores del modelo económico, ¿Cómo confiar en personas que han trabajado servilmente para dicho modelo, para los distintos gobiernos de turno donde han sido hasta altos funcionarios, ganando y amasando dinero durante su estadía laboral a escondidas del pueblo, amparados siempre en su doble moral? ¿Cómo entender que nos vienen a dar “cátedra” de cómo hacer bien las cosas, cuando en sus intentos frustrados, producto de esa obediencia sistemática al poder, han fracasado?

Ahora bien, ¿Qué pretende la propuesta política Voto nulo 2016?, nos preguntan. Interrogante que no podría ser respondida sin mirar primero el panorama que nos rodea. Pues sucede que, a partir de esta mirada, la gran revolución o el gran cambio implicaría un proceso largo que llevaría incluso, generaciones, por tanto la promesa de obtener esto en cinco (5) años, es una mentira infame de quiénes buscan el poder. A nosotros nos queda aportar a este proceso de construcción de largo plazo. Por otro lado, Voto nulo 2016 se presenta hoy como una herramienta política no violenta, sí de total repudio y rechazo que persigue entre sus fines generales,

a) La nulidad de las elecciones generales, sentando así un precedente en el terreno electoral que desnude por fin esta democracia corrupta adicta a la destrucción y el dinero.

b) Construir la esperanza de cambio para crear una nueva Agenda Política Nacional impulsada por la juventud y toda la ciudadanía.

c) Promover una nueva Constitución, a partir de la convocatoria a una Asamblea Constituyente, que al ser por fin aprobada termine con el neoliberalismo y el sistema político-económico de corrupción. Nos preguntamos, ¿quién va a poder hacer algún ajuste en un Estado regido por una Constitución delincuencial redactada por el fujimontesinismo y con una ley de partidos hecha para la corrupción?, la respuesta es obvia, NADIE.

d) Impulsar un cambio en la Ley de Partidos, que hoy beneficia a los grandes grupos de poder político. No puede ser posible que candidatos tachados moralmente por sus actos, estén impunes postulando a la Presidencia del país, en fin.

e) Promover nuevas elecciones generales: esto es, abrir un nuevo debate electoral con nuevos candidatos, distintos a los ya rechazados y derrotados moralmente en un proceso anterior tras el triunfo de Voto Nulo 2016; ello demostraría que no nos pudieron robar la esperanza en las urnas. La esperanza es nuestra.

f) Consolidar una resistencia ética organizada desde la propia ciudadanía, a través del fomento de una conciencia de valores.

g) Romper ese pacto de la corrupción de quienes gobiernan y postulan en las elecciones en el Perú, para así desmontar esta corrupción generalizada. Esto también implicaría decir que también rechazamos, la re-reelección de congresistas.

h) Cambiar el Sistema Político/Económico Nacional echando fuera a narcopartidos, testaferros, y corruptos de toda la clase política.

i) Evitar la creciente ola de VIOLENCIA e inseguridad ciudadana que se acrecentará con los narcocandidatos en el poder.

¿Después del voto nulo 2016, qué?

Toda la ciudadanía se pregunta eso, nos pregunta eso. Nosotros lo tomamos con la mayor normalidad. Ponemos el caso que llegada la noche del 10 de abril de 2016, ha ganado por fin esta propuesta. El primer paso -y eso quedado demostrado por la historia misma, por la experiencia misma-, sería un júbilo satisfactorio en miles de peruanos, que abrazados en una gran eclosión social, una súbita aparición de una gran fuerza ciudadana social, política, cultural e histórica, se volcaría a las calles de todo el país, celebrando, pidiendo inmediatamente se abra un nuevo escenario político, un nuevo debate electoral, ya que en la práctica real los partidos políticos quedaron anulados moralmente para pasar a convertirse luego en organizaciones ilegítimas a los ojos del propio pueblo, pues fue esta misma la que los censuró, los tachó, los rechazó. Ahora bien, el escenario de correlación de fuerzas estaría dada, la movilización de las masas, de las inmensas mayorías: esa resistencia ética asumiría una vitalidad mayor. En conclusión, los primeros cimientos de una nueva sociedad civil organizada estarían puestas, así como sus principios de autoorganización, y autodeterminación. Las propuestas que se diseñaron al inicio empezarían a tomar forma.

Finalmente terminamos este pronunciamiento, invocando a las distintas fuerzas ciudadanas, y colectivos juveniles del Perú a que puedan sumarse y aportar desde donde les sea posible: pedimos nos ayuden a hacer resistencia. Y aunque sabemos que lo más sensato sería ahora que aquellos candidatos que en realidad pretenden hacer ajustes de fondo por mínimos que sean, depongan sus ambiciones electorales y respalden esta propuesta de Voto nulo 2016, por el bien del país, para que así se impulse de una vez por todas una movida mediática poderosa, puesto que sabemos que de ganar este Voto nulo 2016, no sería sino el triunfo del repudio ciudadano contra el poder político y económico imperante dejando para siempre un hito en la historia de Latinoamérica.

Lima, 20 de diciembre de 2015.

Fraternalmente.

El Comité Promotor Nacional

***

III

PALABRAS FINALES 

NO NACIMOS PARA SER UNA FUERZA TESTIMONIAL, SINO PARA CRECER CON LA CIUDADANÍA QUE AÚN ASPIRA A SER DECENTE Y ROMPER EL PACTO DE LA CORRUPCIÓN.

Voto Nulo 2016, no es un partido en sí mismo, no es una mera agrupación partidaria, sino al contrario, es una salida de los peruanos para recuperar la dignidad: es un proyecto país. Por tanto, esta propuesta no le pertenece a un grupo de personas unidas por una fiebre electoral como nos hacen creer las mezquinas partidocracias al darse cuenta que estamos creciendo, no, no es así: Voto Nulo 2016, le pertenece a la misma ciudadanía porque reivindica su propia lucha en vías de construir una sociedad civil organizada. 

Por eso, vamos a demostrar juntamente con la ciudadanía consciente que las cosas tienen que cambiar, que el hoy es ahora. Vamos a demostrar que no vamos a regalar nuestro voto a quienes se pusieron por más de veinticinco años de rodillas a este desagradable aparato de degradación sistemática, entregando además -y lo que es peor- los avances sociales, aquellos que en esencia han sido siempre el patrimonio de los miles de peruanos que con su trabajo generacional intentaron dejarnos un Perú distinto por décadas. Por ello es que nos atrevemos a decir que estamos viviendo tiempos históricos porque es histórico el hecho mismo de que hoy grupos humanos, inmensos colectivos de gentes, peruanos autónomos consecuentes, intenten decir basta ya, a pesar de que muchos sigan empeñados hasta hoy en minimizar lo que está ocurriendo, el descontento social mayoritario, tratándolo como si fuera un simple asunto de coyunturas electorales.

En suma, la propuesta es única, el golpe radical a la corrupción democratizada en este país, ya que llevar a cabo actos como estos van más allá de un simple asunto que va en una dirección monotemática, sino al contrario es la opción de las miles de consciencias anónimas que libremente deciden romper en definitivo con cualquier tipo de electorerismo mediático que no muestra otro camino más que un nuevo continuismo. Lo que se diga luego, demás a estas palabras ya vertidas acá, es solo paliativo. Porque hablar o escribir hoy sobre Voto Nulo 2016, como siempre decimos ya no es solo un proyecto, es, cada día que pasa, una realidad. 

Comité Promotor Nacional

Foto: Archivo Voto Nulo 2016

sábado, 2 de enero de 2016

Un 4 de diciembre

El día que mi padre durmió piadosamente para siempre fue un 4 de diciembre, y de esto, ya casi va a ser más de un lustro, tal vez más de una década, o quién sabe más o menos, el tiempo a veces es cruel con el recuerdo: borra lo que deberíamos conservar y mantiene como címbalo que resuena nuestras propias condenas. Digo esto, porque fue a partir de este hecho en que me vi obligado, casi entregado a ver la vida de otra manera, a sentir el peso de las responsabilidades ajenas. Me di cuenta entonces que la existencia era - y sigue siendo- tan efímera, tan momentánea, al punto de convertirme en parte minúscula de un "estar acá". "Solo somos instantes de tiempo", dije entonces - y lo sigo diciendo cada vez más convencido- "instantes de espacio, de luz". Es por ello que piense, que a pesar de todo, en todo momento y circunstancia humana siempre hay un camino de alegría y esperanza, por ello siempre es necesario sonreir y creer. (De: Los latidos secretos del corazón. Lima, 2015)

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

viernes, 1 de enero de 2016

Capítulo XXXV del cuaderno de, "La degradación humana". Lima, 2016.

"En quince o veinte años la vida será insoportable: la desahogada paz y la convivencia amable solo será memoria de lo que todavía hoy intenta ser", resolvió escribir en su cuaderno de notas. Hojas amarillas pobremente conservadas.

Imágen: Internet
"El valor de los conocimientos y de la educación es ahora relativo, quien sabe si con los años esto no serán más que simples abalorios del recuerdo. Sin embargo, de lo que sí me queda hoy claro es que seguirán estando determinados por el medio. Ahora bien, si los sistemas educativos siguen en su intento por imitar a otros, jamás podrán satisfacer las exigencias de sus sociedades: todo es copia de un mismo molde", leían mis ojos.

"De acuerdo con las normas hippies", pudo anotar él, haciendo referencia a los movimientos liberadores y pacifistas de los años 60, "se puede confiar en el individuo solo cuando pasa los treinta años, puesto que la capacidad de este para obrar según su razón es lo que lo hace superior a los demás seres de la tierra".

"Si no logramos educar en la crítica a estos miles de niños que hoy pululan en las calles, que pululan en las calles nocturnas de las ciudades, de tal forma que dentro de unos pocos años puedan ocuparse del desarrollo apropiado de sus propias comunidades, entonces seremos nosotros, como elementos de estas inmensas moles llamadas sociedades, quienes habremos perdido la partida", hacía alusión una sentencia.

"La media parte de la población es menor de 15 años", decían en tinta verde aquellas palabras del cuaderno suyo, que iban acompañadas más abajo de una extraña caricatura de un niño varón sentado abrazando a un callejero perro.Y más abajo se leía, "El saber de la humanidad se difunde como una mancha de aceite en un papel secante", frase que apenas- y aún- se dejaba ver en una oración escrita con tinta roja, y borroneada varias veces, es decir cientos de veces porque inclusive esto le había causado un agujero impropio e irregular.

Imagen: Internet
"El porvenir de los países depende de la educación de las masas", finalizaba la hoja, fechada con tinta verde, que aún se podía leer en perfecta caligrafía, "Diciembre, noche, 31 del año 2039", y que situaba debajo como lugar, "Sanatorio de Campo Libertad. Zoar".

Cerré intempestivamente el cuaderno amarillo. (Leer todo esto, me causó por un momento un dolor inmenso, y sentí luego, una vergüenza ajena por una generación que ya no era la mía).

Volví a abrir el cuaderno. Di vuelta dicha hoja, y grande fue mi sorpresa, pero también triste, cuando en el centro de aquella amarilla superficie, en letras oscuras, decía un breve diálogo encerrado en un círculo verde.
"Pero, cómo sabe usted estas cosas, dígame Jeremías. Dígame, por favor, ¿o es que está usted loco?" “Porque fue la vida la que me educó para darme cuenta de ello. La escuela principista y conservadora a la que me había enviado Tobías, mi padre, solo buscaba convertirme en algo que nunca terminé siendo".
________

Extracto del capítulo XXXV del cuaderno de, "La degradación humana". Lima, 2016.
Víctor Abraham.