domingo, 10 de abril de 2016

VOTO NULO 2016 EN PERÚ: UNA NUEVA ALTERNATIVA

Partimos bajo la ruta de que esta propuesta Voto Nulo 2016 tenía que nacer desde la propia ciudadanía, desde las propias bases poblacionales, y así ha sido desde entonces. Con la participación de muchos ciudadanos peruanos de todas las edades, principalmente jóvenes conscientes, fuimos creciendo. Todos, alrededor de una urgente preocupación, la creciente y escandalosa corrupción enquistada en todos los niveles del país, que terminó ocasionando que el espiral de inseguridad y violencia termine esparciéndose. Todo ello sumado a una quiebra moral, frustración, incredulidad, apatía política y escepticismo generalizado hacia los políticos y sus partidos de derecha, izquierda y centro. Porque esa es la gran verdad, esa fue la motivación inicial, al plantear nuestro primer programa de acciones, hacía ya casi once meses atrás, bajo la primera interrogante, ¿qué queremos?

Stensil. Trabajos de sensibilización.
FOTO: ARCHIVO VOTO NULO 2016
Elevar un trabajo de consciencia, amparados bajo bajo una única receta: nuestra consecuencia y el trabajo participativo de todos aquellos que en el camino se fueron sumando, fue siempre nuestro eje de trabajo. Por lo otro, muchas cosas se fueron dando en el camino, fuimos avanzando a la luz de los acontecimientos hasta desembocar en lo que ya en su momento advertíamos, un fraude electoral y el oportunismo generalizado de todas las partidocracias que jamás dijeron nada respecto a este proceso bastante cuestionado.

Se pronunciaron todos, menos los entes más importantes, el Jurado Electoral, y la Ofina de Procesos Electorales, está demás decir, que ningún presidenciable alzó la voz en protesta, menos en el debate final (tal vez porque era mejor, porque era más conveniente callar, a más silencio y complicidad mayores curules alcanzables). Muchos prefirieron hacerse a un lado, al ver que no alcanzarían la valla impuesta por dicho Jurado de Elecciones (JNE), y bajo un perfil seudomoralizador, prefirieron no arriesgar la inscripción de sus partidos. Craso error, que solo pone en evidencia algo, no son líderes, mucho menos representativos. Las sanciones no se aplicaron con justicia, excluidos unos, escandalosamente encubiertos otros.

Estamos acá porque no queremos que pase lo que ocurrió en las elecciones del año 1995, en donde “el voto nulo y en blanco”, superó los 2/3 (85.74%) de los votos válidos para la elección de congresistas, según consta en los archivos de la Oficina de Procesos Electorales (ONPE), y que desde ya era condición de anulación exigida por la Constitución, según refiere el Art. 184. (Años después se conocería, que los miembros del Jurado Electoral de ese entonces incurrirían en prácticas nada democráticas. Muchas actas electorales habían sido robadas). En suma, el Jurado Nacional de Elecciones (J.N.E.) de aquel entonces, decidió obviar este detalle, jamás se anuló esa elección.

Está demás decir que las últimas dos elecciones, el "Voto Nulo y en Blanco" ha superado el 30 % de los votos válidos para congresistas, siendo superior al voto del partido ganador.

Por otro lado, hemos recibido muchas críticas desde entonces, desde que decidimos empezar a trabajar con el único fin de devolver la esperanza de cambio a este país que es nuestro y el de todos los ciudadanos peruanos. Se nos ha dicho de todo, argumentos falsos, todos desmentidos en su momento por cada uno de nuestros miembros desde nuestra página Voto Nulo 2016.

Uno de los 11 mitos que desmintiéramos desde inicios de esta campaña.
FOTO: ARCHIVO VOTO NULO 2016

Nos preguntan hasta hoy, a ver ¿qué hicieron ustedes? ¿qué hicieron en diez meses de juntarse?, la respuesta que hoy 10 de abril diríamos, es simple y muy lógica, solo hemos intentado hacer algo que en casi 200 años de vida republicana nadie había hecho jamás, y esto es precisamente darle un cuerpo político, ideológico, ético y esperanzador a una indignación dispersa- y no dudamos de que aún siga así-, y es que tal vez hasta hace cinco años atrás viciar el voto, solo era parte de un sentir individual y de rechazo propio ante esta clase seudopolítica que ha venido cayendo cada vez más en detrimento. Diremos que no encontramos nada, no había nada, salvo datos y cifras muertas, escombros, actas anónimas a donde los votos nulos siempre eran arrumados, sin son ni ton, y así, sin ni siquiera una cultura por el Voto Nulo, porque esa es la verdad: no hubo ninguna ruta, ninguna consigna a seguir, salvo el propio interés por despertar la consciencia ciudadana, la consciencia social, la consciencia nacional, y así, desde esa nada, hemos hecho de esta propuesta un sentir colectivo, una esperanza de cambio, una respuesta frontal de consciencia social frente a ese gran gran problema que nuestros seudopolíticos jamás se atreverían a cuestionar, mucho menos erradicar, eso que conocemos todos como corrupción, abandono y abuso de poder. 

Pensamos ahora, sin temor a equivocarnos, que Voto Nulo 2016 queda hoy abierto como un nuevo espacio de apertura, como un nuevo camino, una nueva ruta, el primer paso diríamos, para empezar a organizar desde la propia ciudadanía la construcción de un nuevo país. PORQUE Voto Nulo 2016, ha dejado de ser un proyecto para convertirse en una realidad. PORQUE Voto Nulo 2106, es ya el inicio de una nueva crítica, de una nueva consciencia nacional. 

Por otra parte, muchas gracias a quienes se han venido sumando a esta propuesta, desde las regiones del interior del país y desde la propia Lima, todos, hoy amigos y amigas, que se siguen sumando día a día, haciendo también suyo este reto, que es ya de por sí uno de los mayores y nuevos desafíos de cara a este siglo que de nuestro sistema democrático podemos hacer. Gracias por habernos acompañado en este primer tramo, puesto que aún queda un duro camino por recorrer, esto es apenas el inicio. Porque Vida, Paz y Soberanía son sinónimos de Voto Nulo 2016.

Lima, 10 de abril. 2016
Atte.
Comité Promotor Nacional

El último pronunciamiento. FOTO: LA PLAZA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario