lunes, 3 de abril de 2017

Crónica para una generación desconocida

Empecé escribiendo un libro de poemas hace ya muchos años, a mi regreso de Santiago de Chile. Fue parte del dinero que me quedó, luego de sobrellevar perdidas emocionales familiares muy fuertes. Jamás imaginé entonces que me pasaría el resto de mi vida haciendo eso, escribiendo. Escribía desde la universidad, cartas a ciertas amistades, composiciones breves, poemas sueltos, pero jamás con la decisión y convicción como lo hice desde que llegué a Lima. Pude haber seguido escribiendo libros de poemas, pero me di cuenta que eso en realidad no era prioritario, al menos para el contexto en el que me encontraba. Las metáforas jamás van a poder reemplazar la realidad del dolor y la esperanza del individuo. Entendí que tampoco se necesitaban fábulas ni relatos cortos, provistos de diálogos inexistentes, sino, ideas, ensayos, artículos de opinión, de crítica, acción, ejercicio del pensamiento.

El compromiso

Foto. rtve.es
Entendí que el escritor sin compromiso no tenía sentido, al menos no para la gente real. Entendí que su lugar no eran los espacios literarios o culturales, sino las calles, y que toda militancia personal desprovista de moral y consecuencia no tenía sentido. Entendí que había que estar donde se tenía que estar.

Entendí que los proyectos en común, la búsqueda de similitudes generacionales, la unidad y fusión plural con otros de similar edad y deseos de renovación eran más importantes que los aplausos cuando se está detrás de un atril. Entendí que los padres espirituales, ya sean literarios, políticos y culturales, los referentes, en realidad tampoco sirven de nada porque la vida es una dialéctica y todo cambia. Un referente, pienso que le sirve más al individuo cuando está en formación, después se convierte en lastre para el propio desarrollo del sujeto. Es el individuo mismo quien hace su propia historia en su contexto determinado sin quejarse, a veces desde la soledad de su propio vacío, del que es capaz de salir para reunirse con sus sinónimos, de vez en cuando, con el fin de conspirar, de estar allí, de meter su cuchara precisamente en donde lo convencional no es capaz de llegar. ¿El canon? Para qué sirve un canon, sino para romperlo, y abrir otro, uno más liberador compatible con el alma rebelde del sentir diario. Total, todo canon junto con todos sus defensores, teóricos y adoradores, solo son al final, piedras en el zapato para nueva gente, gente que realmente quiere el cambio.
Foto: Internet
Una vez mi padre me dijo, "Hijo, no cualquiera puede ser un escritor, porque un escritor es alguien que hace del arte su prioridad, es alguien que no solo escribe muy bien, sino que también hace las cosas bien, alguien que practica la justicia, y hace de los valores su modo de expresión diaria (Aún, me parece estar oyéndolo en su mesa del rincón de la casa de Buenos Aires con todos sus recortes viejos tratando de armar su álbum de la fiesta de la Primavera de Trujillo), en fin. Y es que siempre me quedé con esa idea, el deseo de hacer las cosas bien, pero qué difícil.

Atrás dejé mis investigaciones puristas, teóricas, que inicié en la universidad, tesis que pensé en un momento que me llevarían a hacer más asidera mi vida en el mundo del academicismo. Mis investigaciones en adelante pasaron a ser autodidactas, contrastables únicamente con la realidad. Variables que no se adecuaron a ellas, terminé eliminándolas. Eliminé muchas. Tengo muchos proyectos aún, un par de investigaciones más, más sociales, más políticas, más contraculturales. Las tengo allí, las avanzo día a día, según las horas que mi tiempo me permita. Tiempo que comparto con los activismos, el periodismo, los trabajos de subsistencia, la enseñanza en escuelas. Pero en fin. No me apuro, porque me he dado cuenta que las ideas de un hombre viejo pesan más que las de un neófito aprendiz. Tanto así como un cartón académico jamás estará al nivel de un personalidad provista de ética.

El futuro

Foto: Internet
¿Qué si me preocupa algo? Por supuesto que sí, aunque la mayor preocupación mía sea el hecho de ver como una generación, mi generación se pueda ir sin haber hecho su propia historia colectiva en vida. La vida es ahora, no creo en las vidas del paraíso o las de la reencarnación. El tiempo es ahora y el espacio físico también, el que pisamos, sobre el que nos movemos. ¿Mi esperanza? Lo he dicho siempre, las próximas generaciones de este país, aquellos que aún están hoy en las escuelas. Luego, siento a veces que en un mundo donde la vida se materializa más, donde autómatas embrutecidos y dependientes cada vez más de nuevas tecnologías se proliferan, donde el anarquismo solo es concebido como mera pataleta del momento porque quienes abanderan esa lucha no leen ni se toman el tiempo para preparase (salvo raras excepciones, claro está), donde se olvida que los liderazgos se construyen en el camino, y que el acto mismo de seguir a "m" o a "n" solo frustra el desarrollo y potencial. Pues sí, en este mundo, se hace necesario la presencia de almas más libertarias, despreocupadas del qué dirán, predispuestas para el trabajo en equipo, para los proyectos en común, almas capaces de defender sus propia ideas, y teorías, por más absurdas e inverosímiles que parezcan. Total, no cualquiera hace la historia, y no he dicho historia, sino la historia, la historia de su propia generación. 

3.43 am

Lima, Perú
Víctor Abraham


domingo, 25 de diciembre de 2016

Ciudadanos de una nueva generación

2.16 pm. Cuarto de trabajo. Sábado 24 de diciembre. Ciudad de Lima. Estado reflexivo. Suena una música (Momentos que quedarán así grabados en la mente, parte de la letra de la canción Una emoción para siempre del cantautor italiano Eros Ramazzotti, músico al que en realidad escucho desde mucho tiempo). Sonrisas en el pasadizo. Un abrazo recién recibido. Cuadros de artistas en la pared. Tarde tranquila. Todo inicia bajo esta parafernalia espacial. Melodías van, melodías vienen. Recuerdos en la mente. 


***

Agradecer y reflexionar

Resulta necesario para un análisis consistente el nivel de consciencia, madurez y sobre todo de humildad a la hora de sopesar: lo hecho, o dejado de hacer; lo prometido, o incumplido; los aciertos que significaron esporádicas alegrías, o desaciertos que nos acarrearon serias preocupaciones; las metas alcanzadas, o las frustraciones que quedaron archivadas allí, simplemente en el inconsciente personal; la continuidad de deseos, de motivaciones, de expectativas, de vitalidad que con el inicio de este año que se va, empezamos; y tal vez por qué no las pérdidas que hoy, en nosotros, son altamente notorias, desde pérdidas humanas hasta pérdidas materiales; personas que llegaron a nuestra vida sin proponérselo y que con sumo detalle significativo empezaron a marcar a fuego nuestra existencia, otras que se fueron, que se fueron porque las dejamos ir simplemente, o porque no nos atrevimos a retenerlas: el orgullo nos venció; oportunidades que se fueron sin concretar; lecciones que quedan, y que sirven para seguir avanzando, para mejorando; experiencias que servirán para nuevos proyectos, o tal vez para consolidarlos si ya está en ejecución, en fin.

Un periodo más que se va, otro que está por llegar. Retos que nos atrevimos a asumir en equipo; acciones heroicas que encabezó nuestro volátil y rebelde comportamiento; amigos y conocidos nuevos que hoy llegan a nuestra vida, y que es necesario cuidar. Puertas nuevas que se nos abrieron en el camino y que hoy al cerrarse debemos agradecer, agradecer quienes nos invitaron a entrar por ellas Término de otro año cumplido y trabajado en donde los espacios de tiempo, los instantes, que transitaron por nuestras acciones y emociones seguro, forman ya parte de nuestro crecimiento, de nuestro imaginario personal, de nuestra consciencia e identidad individual, en fin.

FOTO: INTERNET
Agradecer a quienes nos acompañaron este año en las buenas y malas, y a quienes también, a pesar de no atreverse a hacerlo, significaron mucho para nosotros. Agradecer a nuestros padres, a nuestros hermanos, a nuestros familiares, a nuestros amigos, a nuestros conocidos, y también por qué no a los tantos desconocidos que desde lejos continuamente nos acompañan con sus buenos deseos, que esperan, sin darnos cuenta, mucho de nosotros. Agradecer a quienes, tal vez sin esperar mucho de ellos, nos regalaron lo mejor que tenían, desde su tiempo, su buena voluntad hasta sus deseos de bienestar. A quienes nos regalaron su presencia física, y a quienes apoyaron nuestros sueños y pensamientos, asumiéndolos como suyos también.


Pensar y reflexionar

Pensar, pensar en los múltiples esfuerzos que hicimos, sino solos, tal vez en equipo, con más personas, y que por cierto significaron, sino algo, mucho. Tener en cuenta que cuando se hacen las cosas bajo la mirada de un bien común y con el aporte de muchos, los resultados se hacen más gratificantes. Pensar en las variadas promesas que hicimos y que aún nos queda por cumplir.

Pensar en nuestra existencia, y en el largo tramo por recorrer que tenemos aún dentro de ella porque el futuro no está escrito: lo que tenemos solo es presente, y el presente es lo que hay, el presente es la representación de esos puñados de instantes, instantes de tiempo que bien podemos emplearlo en seguir apostando por el bien, por lo necesario. Pensar en los consejos que recibimos, en las muestras de afecto recibidas. Pensar en qué tanto dimos de nosotros para el otro.

Pensar en cuánto hemos crecido como ciudadanos de un país, un país cuya línea de división entre los que quieren un cambio y quienes parecen estar conformes con lo establecido va empezando a marcar cierta distancia con resultados favorables para los primeros. Pensar que aún estamos en deuda como nación con los más desposeídos, con los más desprotegidos, con los más humildes, gente que sin tener mucho siempre da todo de sí.
FOTO: INTERNET
Es hora de ponernos en pensar en qué hemos logrado como colectividad gracias a nuestra unión. Si nos hemos unificado más, o nos hemos disociado más como individuos unos de otros, empezando por nuestras familias, o nuestros círculos de amistades. Cuánto hemos avanzado respecto a nuestra propia sensibilidad, conocimiento, entendimiento, y sobre todo comprensión. Pensar en el nivel de cuestionamiento y de compromiso que hemos alcanzado, y qué tanto de esto hemos puesto en favor de las numerosas luchas que día a día reclaman nuestra participación, más que pasiva, activa.

Pensar en cuánto hemos intentado crecer como personas, y qué porcentaje de nuestra libre voluntad guardamos para rechazar las atrayentes parafernalias materiales del mundo, y evitar así que estas terminen automatizándonos cada día más. Es indudable que el futuro, como diría Kim Woo-Choong, "depende de la generación presente, más que de la generación del pasado". Así podríamos decir que los tigres asiáticos hoy en día como Corea o Japón, son resultado de una generación proveniente - y sobreviviente- del exterminio nuclear y político del siglo pasado, que sin embargo, en su tiempo presente, y a pesar de sus propias limitaciones, pudo levantarse, volver a producir, ahorrar y prosperar gracias a una generación de valores que los acompañó desde siempre. Por eso, los valores generacionales aquí, son importantes, son símbolo de esencia, de tradición y sobre todo de idiosincrasia y configuración de la propia identidad de una nación.
FOTO: INTERNET
Ciudadanos de una nueva generación

Habría que promover, crear en todo caso, o forzar -de no existir- el surgimiento de una cultura del rechazo, cuyos mayores soportes sean la ética y el cuestionamiento. Escribí esta frase para un artículo este año, convencido de que una nueva generación de gente pensante debería empezar a ponerse de pie y decir, "¡Basta ya!". Decir "¡Basta ya!",a los atropellos insensatos de esa enorme maquinaria neoliberal seudopolítica, consumista e inhumana que copa día a día los poderes más fuertes del Estado, y que, dicho sea de paso, pareciera haber terminado domesticando a su población. Maquinaria que paradójicamente ha encontrado la manera brillante de lograr sus propósitos en estos tiempos, nada más y nada menos que, gracias a sus mayores colaboradores y operadores, los jóvenes, quienes inconscientemente han terminado siguiéndole el juego a los creadores de su propia dominación a cambio de posiciones estratégicas, incentivos materiales, nuevos clichés de status, en fin.

FOTO: INTERNET
Asimismo, es indudable, hoy más que nunca, afirmar que asistimos todos a la construcción de futuras y nuevas sociedades más sofisticadas, es cierto, pero también más pobres cultural y moralmente. Sociedades sin valores donde reina un establishment que ha terminado tecnocratizando las mentes de los innumerables jóvenes, a vista y paciencia de sus propios padres; jóvenes que cada año ingresan a universidades. Centros de estudio superior que le han terminado haciendo creer a la ciudadanía que la mercadotecnia empresarial es más importante que el estudio de las humanidades, la realidad global, y la filosofía. Centros cada vez más alejados de la realidad inmediata, preocupados en alcanzar la tan ansiada acreditación institucional, como si fuera esta una carrera de hipódromo, dejando en esa carrera de desquiciada competencia,  la formación integral y deontológica del futuro profesional. De allí que no resulte extraño, el hecho de vislumbrar un futuro plagado de profesionales autómatas, desbocados entre sí, egomaníacos ciegos de humanidad y sensibilidad.


Respuesta ciudadana

Por eso. hoy, la gente tiene que aprender a cuestionar duramente lo que a la luz de los acontecimientos no sea ético, tiene que aprender a no seguir fácilmente, sobre todo este ejercicio debe quedar claro en nuestros jóvenes. En estos casos, el rechazo es saludable y pertinente, pero solo cuando parte del análisis en base a la experiencia misma del individuo. Luego, un país justo y decente no solo puede construirse con ofrecimientos, con caudillos políticos que dicen, "Dadnos su voto y haremos una patria grande". No, esos intentos son el pasado, en la práctica real han fracasado todos, y no solo por la no aplicación del programa in situ que trazaron al inicio, sino porque fueron devorados por ese colosal e irremediable ego que absorbe a los hombres cuando se sienten poderosos (ah, ese absurdo poder por maniobrar las consciencias ciudadanas). Una vez hechas autoridades son otros. Por eso, los ciudadanos deben intentar ir más allá de ese simple querer, deben organizarse, juntarse, ayudarse mutuamente, y en esto la reacción organizada es vital. Cuando una ciudadanía se organiza alrededor de un proyecto, o mejor aún sale a las calles pacíficamente, con rosas blancas, como diría Saramago en sus cuadernos, adquiere el poder real, porque el solo uso de su consciencia lo empodera. De allí que las tesis del búlgaro Elias Canetti, o del polaco Czeslaw Milosz, en "Masa y poder", y "El poder cambia de manos", respectivamente, adquieran fuerza relevante para estos tiempos.


Un país justo y decente no solo puede construirse con ofrecimientos,
FOTO: ARCHIVO VOTO NULO 2016
Esto que escribo líneas arriba, dentro del párrafo anterior para ser más preciso, surge a raíz de los acontecimientos del 10 de abril, día memorable en que un supuesto estado de Derecho y de libertades democráticas no sirvió para nada, salvo para consumar el más mercenario e hipócrita de los fraudes institucionales que en los últimos años se pudo haber visto, el mismo que llevó precisamente a los peruanos a definir en una segunda vuelta electoral entre el Sr. Kuczynski Godard y la Sra Fujimori Higuchi. Segunda vuelta que se consumaría días posteriores, un 5 de junio para ser más exactos, y que de igual manera quedaría simbolizado como el día en que la sociedad civil guiada por una izquierda derechista justificó la mentira y el conformismo bajo un insensato Voto "crítico"en favor de la defensa de la gobernabilidad y los intereses creados. Voto "crítico" que puso al descubierto la traición abierta de esa izquierda desgastada, cavernaria, profesa de esa corriente stalinista enferma, sádica, donde el estado de conveniencia de sus miembros puso en evidencia su intensidad de ambición a más no poder, y que muchos jóvenes siguen sin analizar, o por simple amiguismo, o confort partidarista, o simplemente por expectativa de un pequeño cargo laboral momentáneo al interior de alguna ONG u otro organismo burocrático.

EN LAS CALLES. ARCHIVO VOTO NULO 2016

Es más me atrevería a decir que el 5 de junio significó el inicio del fin de la propia izquierda de este país, puesto que ese mismo día empezó a cavar su propia tumba. El liderazgo que por décadas sometió la voluntad popular de los millones de ciudadanos de este país, hoy solo es parte cruda, fósiles hilachos de una masa informe que se resiste a morir, gracias a las dádivas que recibe de los favores mediáticos de los Gobiernos de turno, o de las ONGs, que hoy sirven de agentes parasitarios entre luchas de poderes burgueses, muestra un botón, el incidente Jaime Saavedra, ex ministro de Educación.

Mención aparte merece la organización de un movimiento político de vanguardia, que empezó a gestarse desde el año pasado, alrededor de un nombre muy singular, dado el tema de debate coyuntural por aquellos días, como fue el espacio autónomo Voto Nulo 2016. Movimiento gestor y emancipador de consciencia nacional,  que supo abrirse camino propio dentro del terreno de una contienda electoral accidentada, amañada, corrupta, y llena de pasivos institucionales. Movimiento amparado constitucionalmente bajo el Art. 184, que en medio de la incertidumbre profética de algunos, y gracias a la consecuencia de millones de peruanos que optaron por devolver la decencia a este país, hizo que la suma de votos nulos ascendiera a casi 5,758.989 de ciudadanos peruanos, esto es en porcentajes reales, según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), al 100%, alcanzara el equivalente al 25.15%. Hecho histórico para un país donde la sumisión está a la orden del día.

FOTO: ARCHIVO VOTO NULO 2016

Así, el 10 de abril también significó que Voto Nulo 2016, más tarde convertido en Nueva resistencia quedara lejos de ser categorizada solo como mero proyecto de utopías, o reacción individual de justo reclamo, sino al contrario alcanzara el hecho palpable de realidad, una realidad que en menos de un año de vida y de trabajo se terminó constituyendo en una alternativa ciudadana seria, ética, y consecuente. Una realidad palpable que ha tomado carácter, hoy en día, de cuerpo orgánico, social, político, y sobre todo de esperanza por ver un país distinto, decente y mejor. Una realidad convertida en la tercera fuerza nacional, al finalizar los comicios generales 2016. Esto no hizo más que confirmar una teoría que surgiera al interior del propio movimiento, días atrás, que atrevernos a anular el voto hoy en día, como respuesta organizada- y masivamente contestaria-, es ya de por sí uno de los mayores y nuevos desafíos democráticos, que de cara a este siglo, los pueblos podemos hacer.

EN CAMPAÑA. FOTOS: ARCHIVO VOTO 2016

Palabras para una despedida

En la lucha contra la falsedad el arte siempre vence, escribió Aleksandr Solzhenitsyn en ocasión de la recepción del Premio Nobel el año 1974, en donde, no por casualidad, su discurso La belleza salvará al mundo, en clara alusión a la conocida frase de la novela El idiota de Dostoievski: “La belleza salvará al mundo”, intentó delinear la fuerza moral del individuo y el eco de esa resistencia en posteriores generaciones, la lucha por la sobrevivencia de los valores humanos en un mundo cada vez más caótico, globalizador y aniquilador de consciencias cívicas y ciudadanas, el rechazo a las prácticas dictatoriales, a los horrores del egoísmo político, de la insensibilidad de los corruptos, de la intransigencia de los que manejan el poder. La búsqueda de la creación espiritual independiente, la apuesta por el arte mismo y su proyección al campo de la vida, las humanidades y la ética. Estas palabras no hacen más que llevarnos a reflexionar que un individuo no puede declararse centro de su existencia propia, sino ha logrado primero crear un sistema espiritual equilibrado a su alrededor, es decir en su comunidad, en fin, lo dejo allí, como una invitación a repensar los actos que han encaminado nuestra vida este año, y que de hecho tenemos que mejorar.

FOTO: Yarleth Fcq
Felicidades por el año que viene y sendas reflexiones por el que se va. Entrañablemente para todos de manera abierta y sin medida un fraternal saludo desde donde me encuentre, sea cercano o lejano a cada uno de ustedes. 

Atentamente.

Víctor Abraham

Lima, 24 de diciembre del 2016


sábado, 17 de diciembre de 2016

Ciudadanos de una generación

FOTO: Archivo GD

No se trata de una crítica sin fundamento, tampoco de pensamientos ni sentimientos anárquicos destructivos volátiles. Se trata de unificación de conciencias a través de un solo sentimiento de identidad y de autoestima nacional colectiva, participativa y global en su acepción más abierta posible, muy al margen de si son – o no- compatibles, en dinero, en clases sociales, en nivel educativo, en estratos o puntos de residencia, no, en realidad eso no importa. Atrás quedan las especulaciones acerca de si el destino histórico admitirá hoy, a este coro de voces unísonas, y polifónicas, como compatibles, al margen de sus relaciones particulares e individuales para con la vida cívica de este país. ¿Quiénes somos para juzgar a estas voces? ¿Qué tan fuerte y tan hondo es eso que nos diferencia de ellas? Pienso que hay detalles más importantes que estas pequeñeces intrascendentes, como el compartir con ellas la misma condición, la misma dignidad, la misma necesidad descarnada de libertad y de pertenencia a una patria verdadera, el deseo de un mismo progreso, el social. Entendamos bien que no vivimos solos, somos parte de un sistema más amplio y complejo, somos instrumentos de obras más grandes. Convivimos con toda forma de vida, y es deber nuestro cuidar y proteger todo lo que pueda ser posible de ser cuidado y protegido.

Se trata de abrir horizontes dentro del intelecto, promover corrientes nuevas de opinión, acentuar más los procesos del compromiso ciudadano, fortalecer el pensamiento divergente, acentuar el cuestionamiento y encaminar los derroteros por esa ruta del futuro llamada ética. Hoy en día, podríamos atrevernos a aducir que un joven que cuestiona, que pregunta, que investiga, que promueve valores y cultura, ya no vale ni por uno ni por dos; un joven que cuestiona duramente su propio statu quo tiene el valor de una nación. La historia nos ha demostrado que un pueblo educado y libertario es temido por su clase dirigente, cual eterna facilitadora del oprobio siempre ha optado por generar y esparcir elementos de pasividad, abandono, conformismo, resignación, miedo; sino veamos, fiel reflejo de estos, la clase política y los medios de comunicación que han hecho estos últimos años de todo, menos educar la conciencia ciudadana.

Generación desconocida, es un espacio creado para proponer alternativas ciudadanas de cambio social a partir de la investigación, para impulsar la libre opinión para todos y promover el cuestionamiento. Este espacio de opinión y de investigación nace ante un vacío y amodorramiento de la prensa nacional que se ha generalizado. Un abandono y orfandad moral que pensamos es necesario analizar y cuestionar para luego proponer alternativas ciudadanas de desarrollo sostenibles en el tiempo. Una nueva generación, tal vez desconocida por ahora, sin embargo atenta a los procesos que reclaman su presencia, consciente de que actos solidarios y compromisos cumplidos trascienden al tiempo. Esta plataforma lejos de representar a un grupo de intelectuales, intenta y aspira dibujar los ideales generacionales de un movimiento vivo que busca la renovación, y a cuya preocupación principal, construir junto con la gente, no puede sino quedar representada en el deseo de nueva identidad basada en una educación más justa y libertaria, en una fe más creíble que la que hemos visto hasta hoy, una fe con sinónimo de esperanza que terminará, estamos seguros, consolidándose con el transcurrir del tiempo.

FOTO: Internet
Por eso, esta llamada Generación desconocida, no puede caer en el hoyo del principio individualista, sino que está pensada en levantarse sobre la planicie colectiva universal amplia, total a cuyo eco unísono traerá paz, equilibrio y estabilidad, si bien no para siempre porque el mal y la tiranía son inacabables, al menos para establecerlos por un tiempo prolongadamente prudente. Nuestros hijos y los hijos de estos van a vivir sobre lo que hoy construyamos. Así se levantaron las grandes potencias: sobre sus anteriores generaciones. En un mundo globalizador, mercantilista y superficial que crea más disolución entre sus miembros orgánicos, separando a sus “hijos” que no son más que ya estamentos separados, se erigen cenáculos de todo índole que critican, que disgustan, que tratan de hacer exégesis en el vacío, pero en cuanto se les pide colectividad caen en individualismos y egoísmos.

Generación desconocida no puede ser un grupo artístico cerrado ni mucho menos un círculo literario cerrado de gabinete, sino que debe ser una construcción mayor, ampliamente mayor, que sume, no que reste; que multiplique, no que divida. Una plataforma amplia que recoja todos los sentires, sin importar credo, ideas o edad, porque hay una verdad, nos guste o no, que al interior de las escuelas hay generaciones nuevas, las hay, las he visto, y es nuestro deber descubrirlas y darles su verdadero valor.

FUENTE: Internet
Esta alternativa aspira hoy a propiciar cambios de fondo en las estructuras sociales de este país, y sabe que para lograr esto va a ser necesaria la participación social, para lo cual desde ya considera que la amistad, la confianza y el respeto entre los ciudadanos es muy importante. Por otro lado, tenemos claro que la coincidencia de ideas, la seguridad en lo que se cree o se hace, el perfil de consecuencia, la pluralidad, la autonomía y la autogestión ayudan mucho y son, por ende, hoy más que nunca, la columna vertebral de nuestro trabajo. ¿Nuestra misión?, despertar la conciencia objetiva de cada persona con el fin de obtener un panorama claro de nuestro país, dejando de lado nuestras diferencias personales en beneficio de la búsqueda del hombre más humano y verdadero es nuestra misión. ¿Nuestro compromiso?, el futuro de las próximas generaciones de este país.

Finalmente, solo queda por definir que una obra realmente humana es intemporal, no sirve a una clase ni a su tiempo; sino, al infinito, a la trascendencia que viene una vez apagado el soplo de vida. Una obra realmente humana con exactitud sirve a un paradigma, a un ideal que si bien nunca llega a ser vista por sus visionarios, habrá de contribuir día a día a crearlo en lo más sensible y a acercarlo en lo posible dependiendo del contexto histórico en sí. Porque aspiramos también a un humanismo real, no de cliché nominativo, sino de libertad, de existencia efectiva.

Generación desconocida. Perú. N.o 1. 17 de diciembre del 2016

Víctor Abraham


jueves, 15 de diciembre de 2016

Derecho de declaración

Me escriben que el fujimorismo es sinónimo de ignorancia, y en eso estamos de acuerdo todos. El problema que viene luego entonces es, ¿qué hacemos para erradicarlo?, o mejor dicho, expresado de otra manera, ¿Qué se hace para erradicar una ignorancia? Se me ocurre algo, por ejemplo, y es empezar a trabajar sobre la consciencia crítica de las nuevas generaciones a la luz de los acontecimientos de la historia. Formar e imprimir una nueva dinámica de compromiso y participación ciudadana en ellas, una nueva óptica del cuestionamiento y del rechazo a lo convencional. Puesto que la tendencia al fideísmo, al seguimiento puro e irracional, al conformismo, a la resignación, al qué dirán, aún es muy grande y sumamente notorio y aburrido. Mención aparte, y urgente de análisis, esa extraña relación de codependencia producto de medidas populistas y asistencialistas que en nada favorecen a la ciudadanía.

Foto: Internet
Contarles, por qué no, a esos miles de estudiantes que aún están en las escuelas, o tal vez a nuestros hijos, qué impacto produjo la figura de Alberto Fujimori en el inconsciente poblacional, cómo se construyó este arquetipo. Explicarles cómo influyeron los años comprendidos entre 1990 y el 2000 sobre las memorias colectivas y la dignidad del país, y cómo estos años hiceron que la unidad se desfragmentara, ocasionando el surgimiento de una clase política pésima, carente de valores, cínica y sobre todo convenida. Decirles en qué momento la izquierda abandonó sus valores reales y pasó a formar parte de esa clase inorgánica muerta, discriminadora, aprovechativa, insulsa, que si sobrevive hoy es porque terminó poniéndose de rodillas al servicio de la alta burquesía y las desnaturalizadas ONGs de mercado. Narrarles quiénes fueron los autores y actores de esta degradación degenerativa y sistemática moral del país, quiénes, los beneficiarios; quiénes, los perjudicados; quiénes resistieron y quiénes desaparecieron. Explicarles cuál fue el papel real de la izquierda de aquéllos años y sobre todo qué ganancias alcanzó el neoliberalismo y a expensas de qué; cómo es que cayó ese régimen, y qué posibilidad hay de qué se fortalezca hoy en día.

Foto: Internet
Contarles que esa extraña esperanza que hace que algunos jóvenes aún sigan estas propuestas modernas"principistas" (de izquierda) no existen porque fueron fabricadas en el preciso momento en qué se decidió que era mejor vender la idea de una gobernabilidad, y rentabilidad a la lucha de los principios ciudadanos. Jóvenes, entiendan bien, que las épocas de Mariátegui pasaron, junto con las de Haya de La Torre, las de César Vallejo, las de Magda Portal, las de José Antonio Encinas, las de Manuel Scorza, las de Horacio Zevallos, las de Hugo Blanco, todas pasaron, fueron síntomas de una época que dio luz a las generaciones de su tiempo, he dicho de su tiempo, no del nuestro, quienes usan sus rostros hoy, y levantan arengas en sus nombres son vividores de lo que estos hicieron, vividores eternos de la izquierda política y de la cultura "reformista" y "progresista" de este país. Jóvenes, nuestra época es otra, obedece a otros acontecimientos, a otros móviles; ustedes tienen que empezar a crear, a plantear ideas renovadoras, no a seguir las viejas prácticas establecidas.

Foto: Internet
Decirles, hoy más que nunca, que vale mucho más una cultura de resistencia, de preparación para el futuro, de rechazo al oportunismo, de estudio, y sobre todo de compromiso individual. Luego, el día en que la nueva gente de este país entienda esto, entonces no solo se habrá derrotado al fujimorismo, sino a cualquier otra tendencia política que intente, en su camino de construcción, hacer escarnio de la ciudadanía, porque el problema no es la práctica política en sí misma, sino los operadores políticos, quienes trabajan, y siguen trabajando, si a esto se llama trabajo decente, para "x gente", o desde "y posición".

Lima, Perú
Víctor Abraham

jueves, 24 de noviembre de 2016

Manifiesto de la sinceridad: formación del compromiso (*)


OPINIONES DE UN PAYASO. INTERNET
En el preciso momento en que su madre le vuelve a insinuar, decepcionada y atónita, a Hans Schnier, sobre qué va a hacer de su vida, y en recíproca orientación, su padre, ante una respuesta nada convencional de "payaso", intenta, en esfuerzos perdidos, convencerlo: "Querrás decir actor — bien — quizás pueda enviarte a una escuela". Ese "¡no…, actor no, he dicho payaso, y las escuelas no me sirven para nada!”, ese ¡no! resulta magistral en los labios de ese muchacho de veintisiete años, porque – para quienes hemos leído Opiniones de un payaso, (1963) – , sencillamente esa necesidad de autoafirmación toma mayor fuerza a partir de allí. Esa furia contenida del padre entonces, y solo escapada por un perdido, "Pero, ¿qué te has creído?", y otra vez esa respuesta del hijo. "Nada", "Nada", fueron puntos claves para afianzar este oficio mío de escritor independiente, libre y crítico que me acompaña ahora, épocas en las que, hasta ese momento, no tenía definido. Fue aproximadamente hace ocho años, y ya había publicado mi primer trabajo de poemas. Por esos días tenía entre mis manos, el libro del alemán Heinrich Böll, autor del citado libro, y por situaciones de la vida, edad coincidida con la del payaso, protagonista de la historia.

EL EXTRANJERO. INTERNET
Al año siguiente, 2009, por los primeros días de ese verano, llegaría a mis manos el trabajo del escritor francés, Albert Camus. Se trataba de un discurso cuyo título era, La misión del escritor, preparado, y pronunciado por este, la noche del 10 de diciembre de 1957, como respuesta de agradecimiento a la concesión del Premio Nobel de Literatura; texto que hice mío, y que jamás aparté de mi mente y mi corazón. Es más, su contenido dio esa estocada final que me faltaba, la rebeldía a lo impuesto, y la necesidad implícita de siempre defender la verdad, ya que en sus palabras, "un escritor no puede ponerse al servicio de quienes hacen la historia, sino de quienes la sufren", y "la nobleza de nuestro oficio arraigará siempre en dos imperativos difíciles de mantener: la negativa a mentir respecto de lo que se sabe y la resistencia a la opresión", quedó cifrada mi más grande enseñanza.

ARCHIPIÉLAGO GULAG. INTERNET.
Llegaron posteriormente, para seguirme nutriendo mental y moralmente: la "escritura decididamente comprometida" del también francés Jean Paul Sartre, los "ejemplos de lucha y resistencia al propio stalinismo soviético, que ese “incompresiblemente” para su tiempo Archipiélago Gulag, (1973), me hizo entender: un nuevo binomio política- escritura", de la mano de su escritor Alexander Solzhenitsyn. Los italianos Luigi Pirandello y Salvatore Quasimodo, con su "pasión por el sufrimiento del alma humana", y esa "visión clara de lo que, en la acción y en la consecuencia, representa un poeta épico", respectivamente me sirvieron de mucho. Más adelante, las "preocupaciones constantes en torno al anarquismo, el sindicalismo, la educación y la libertad en sí misma", escritas por el filósofo, pensador y escritor británico Bertrand Russell me sirvieron del mismo modo para aclarar ciertos conceptos que a mi visión ya tenía como profesor, los cambios estructurales de una sociedad y los movimientos cíclicos operantes en ella.

HERZOG. INTERNET
Por otro lado, leer las páginas de Herzog, (1964), del canadiense de origen judío Saul Bellow, me acercaron a entender la descarnada lucha de "ese profesor que dejándolo todo decide de pronto vivir una vida más real y más consecuente en sintonía con su propia consciencia, en afán de mostrarnos que la humanidad del individuo siempre está latente y que no debe olvidarse jamás en ningún tiempo". El joven poeta español Miguel Hernández, también ha servido de mucho para entender a través de "El rayo que no cesa", (1936), y "Vientos del pueblo", (1937), que "el individuo no está solo en su lucha por devolver la justicia a este mundo, y que ante la sombra de un poeta siempre se levantan otros como instrumentos que ruedan desde la eternidad de la nada hasta los corazones esparcidos".


LA PALABRA DEL MUDO. INTERNET
Entre los últimos escritores comprometidos, José Saramago, portugués, impecablemente "honesto, claro, directo en su decir exactamente cómo pensaba, y consecuente con ese ciudadano que todo escritor es ante todo", y Eduardo Galeano, uruguayo, "noble y extremadamente sencillo, preocupado porque no dejásemos nunca de soñar y de develar los misterio de las cosas chiquitas", también han servido a esa extraña formación mía del desasosiego. Por otro lado, volviendo los ojos a mi país, reconozco que leer parte de esa "creación heroica", de ese pensamiento cifrado en una preocupada expresión "Peruanicemos al Perú", en palabras del mismo José Carlos Mariátegui, o en Julio Ramón Ribeyro, quien a través de sus cuentos, hace lo que es difícil para el artista vivo, "dar la palabra al mudo, aquel que no puede hablar pero está allí, sintiendo, sufriendo, y esperando que alguien imprima su voz misma". Alejandro Romualdo y César Vallejo, también han sido grandes maestros dentro de esta formación mía de comprender que "la solidaridad universal y el amor traducidos a los actos humanos pueden lograrlo todo".

Lima, Perú
Víctor Abraham

(*) Artículo escrito para la revista cultural "Pluma de gallinazo". Editada por la Cámara Popular de Libreros de Amazonas. Lima, Perú.

jueves, 22 de septiembre de 2016

"Algo"

Decir que en algún punto de mi existencia mi vida se terminó uniendo al sentir de una maestra de escuela, es "algo" para lo que francamente nunca estuve preparado, "algo" que nunca tuve planeado ni siquiera entre la más remota de mis expectativas cotidianas. Sí, así es, "algo" como lo que significó la muerte de mi padre, cuando no pensaba ni siquiera en la posibilidad de una separación física tan temprana; o la publicación de "Contemplaciones del Ser", mi primer libro a fines del año 2008, cuando tres meses antes ni siquiera tenía el dinero suficiente para hacer mi primer viaje al extranjero, hecho inesperado que cambiaría en adelante mi visión que del mundo ya tenía hasta entonces.

Lo fortuito, lo inesperado es "algo" que está allí, esperando por uno mismo, "algo" que no pide permiso a la fe - o la planificación- del individuo, pero que tranquilamente puede congeniar con su deseo de vivir, de vivir intensamente lo que les es permitible vivir al individuo mismo. Ese "algo", parecido al hecho impensable de llegar muy pequeño, traído por mis padres, a la vieja ribera de Buenos Aires, donde hoy yace extinto una playa que hace veinte años atrás albergó a una generación de pescadores con sus niños "pata calata", lugar en donde nacería esa primera vocación mía del enseñar, producto del quehacer pedagógico que implicaban sábado a sábado las catequesis religiosas, y que debía llevar a cabo, por supuesto, como tabla rasa, y bajo estricta doctrina católica, la enseñanza de la moral y mandamientos en la vieja iglesia que llevaba precisamente el nombre de una santa del Perú. 

"Algo", como el hecho de separarme de mis padres para siempre ni bien hube terminado mis estudios superiores, estudios que por cierto, los hice en una universidad en tiempos cuando las condiciones materiales de mi adolescencia no eran las más promisorias. Descubrir que de pronto lo mío era escribir, fue "algo" que aprendí con el tiempo y la soledad, que aprendí  gracias a los principios y valores biográficos de esos grandes maestros de la literatura de la posguerra europea y norteamericana.  Hoy debo mucho de lo que soy a ellos, la otra parte a mi padre, y la tercera y más importante a los amigos que he podido mantener con el tiempo. 

"Algo" tuvo que pasar para que de pronto, sin tener la mayor ruta trazada ni el dinero suficiente, terminara "sin ni siquiera haber empezado a despertar", en Lima, un lunes de enero. Sí, sí, Lima, la gran ciudad que hasta entonces solo había conocido por fotos de textos escolares cuando era niño y que había soñado con conocer, de pronto aparecía como una gran aliada de vivencias juveniles, porque si debo las primeras experiencias de mi infancia a Buenos Aires, Lima ha complementado esa otra parte mía, de madurez y crecimiento. Una ciudad adoptiva tan similar como lo fue Munich para Heyse, o Weimar para Goethe, o Madrid para Alberti, o Lanzarote para Saramago, en fin, ciudades adoptivas que terminan siendo claves para la existencia y pensamiento de quien, un día se decide de pronto a escribir para siempre. "Algo" tan unísono como descubrir en mi interior que el ensayo y la crónica serían en adelante mis mejores armas, si debía demostrar de qué materia estaba hecho mi sedimento racional, o al menos hechas mis experiencias, mis viajes.

Fuente: Pasos perdidos. Intenet
Y es que a veces los extraños sucesos de la vida y la muerte, de lo experimentado y vivido como lo neófito y desconocido, de la razón misma con su otra contraparte, la sinrazón absurda, de lo trivial y rutinario, o lo anecdotario e imaginario, o lo concretamente simple o lo asombrosamente llamativo no resultarían ser más que una cadena de "algos", otros "algo" tan inexplicables, tan inverosímils, tan difusos e incomprensibles, que si bien podrían causarnos frustración inmensa podrían también embelesarnos con el total éxtasis inmedible. Ese "algo", como diría Pirandello, que no sabemos de qué está hecho, pero que sin embargo sentimos su sola presencia física en nosotros. Luego, pensar que lo podemos tener todo a nuestro alcance, como "algo" medible, cuantificable, parametrado no obedece más que a un torpe intento de abalorio que del espacio - tiempo quisiéramos proyectar en nuestro diminuto cerebro, pero que a la larga se diluiría también como agua descolorada entre nuestros dedos porque está cinéticamente vivo. 

Lima, Perú
Víctor Abraham

miércoles, 10 de agosto de 2016

¡¡¡ ALTO AL FEMINICIDIO !!!

PRONUNCIAMIENTO 
VOTO NULO- NUEVA RESISTENCIA

SANCIÓN DRÁSTICA A CRIMINALES Y A CÓMPLICES FEMINICIDAS: MEDIOS DE COMUNICACIÓN Y ESTADO

El 13 de agosto,  fecha histórica para nuestro país, miles de mujeres peruanas saldrán a las calles demandando, en medio de una exaltación colectiva, el cese de crímenes, así como drásticas penas y medidas para aquellos individuos responsables de perpetrar dichos actos, totalmente denigrantes a la integridad del género femenino. Quienes promovimos VOTO NULO 2016, hoy en NUEVA RESISTENCIA, nos solidarizamos con la causa denominada NI UNA MENOS, y desde nuestra posición RESPALDAMOS TAMBIÉN EL CESE DE TODA FORMA DE VIOLENCIA COTIDIANA.  a la vez que nos dirigimos a la ciudadanía en general, en aras siempre de fortalecer la consciencia nacional, para decir que: 

1. Si bien es cierto se tienen autores materiales concretos, llámense asesinos, violadores, chantajistas, muchos descubiertos dentro de la propia violencia familiar, rostros visibles y enjuiciables, CON JUSTICIA, es necesario POR OTRO LADO, darnos cuenta que ello, NO ES MÁS QUE EL PRODUCTO, DE DIFERENTES FACTORES, ENTRE ELLOS LA INFLUENCIA NEFASTA DE MEDIOS DE COMUNICACIÓN que diariamente bombardean la mente de millones de ciudadanos, niños y adolescentes, CON PROGRAMAS PROMOTORES DE SEXISMOS, MACHISMOS, CONSUMISMOS Y EXHIBICIONISMOS. Televisión y prensa escrita deben ser denunciados también, y sometidos al mismo rechazo poblacional por ser fabricantes de mentalidades enfermas y violentas, solo basta ver cómo han ido subiendo en estos últimos días el morbo social GENERANDO Y ALENTANDO VENGANZA DE GÉNEROS, acto totalmente contrario a lo que inspira la salud mental. Los Medios de Comunicación no deben seguir degradando la condición humana de la mujer, denigrando su imagen hasta la figura de un mero objeto sexual, distorsionando los valores y preceptos de nuestras nuevas generaciones.

2. Hablamos de UNA COMPLICIDAD E HIPOCRESÍA ESTATAL Y DE LOS GOBIERNOS, porque toda violencia -derramada en la sociedad y - promovida desde la TV y los medios de información no es ajena al conocimiento del Estado, los gobiernos y las diversas autoridades. Ellos lo saben, sus instituciones también, llámense FISCALÍAS, POLICÍA NACIONAL, PODER JUDICIAL, ETC QUIENES GRACIAS A SUS AMBIGUAS Y PERMISIVAS LEYES, PROCEDIMIENTOS Y REGLAMENTACIONES; HAN TERMINADO CLAUDICANDO ANTE EL PODER DEL DINERO. Pensamos que las políticas mercantiles y neoliberales trazadas por LOS GIGANTESCOS CAPITALES PRIVADOS HAN TERMINADO SUBORDINANDO Y SOMETIENDO A LAS MÁS ALTAS ESFERAS DE LAS AUTORIDADES POLÍTICAS, PRIMEROS Y VERDADEROS RESPONSABLES DE ESTE ESPIRAL VIOLENTISTA Y DEGENERATIVA, y a ello se prestan muchas ONGs, sometidas a las normas he intereses de quienes las financian. La ciudadanía peruana debe exigir también sanción para todos ellos.

3. Debemos reconocer que el feminicidio no es un asunto de ahora, sino que ha sido practicado por los diversos Estados y Gobiernos que pasaron por la sociedad peruana a lo largo de nuestra historia desde MARÍA PARADO DE BELLIDO Y MICAELA BASTIDAS, ASESINADAS CON EL ÚNICO FIN DE MANTENER LOS STATUS QUO del momento hasta los regímenes más actuales como los de FERNANDO BELAUNDE, ALBERTO FUJIMORI, Y ALAN GARCÍA, QUIENES LLEVARON A CABO FEMINICIDIOS, EXTERMINIOS MASIVOS DE MUJERES, Y VIOLACIONES A NIÑAS, MADRES, HERMANAS (SEGÚN LA COMISIÓN DE LA VERDAD), SO PRETEXTO DE UNA LUCHA ANTISUBVERSIVA, SIENDO LOS CAUSANTES Y RESPONSABLES DIRECTOS EL EJÉRCITO Y LA POLICÍA. Fueron veinte años de exterminio y flagelación, de 1980 hasta 2000 perpetrados en los pueblos andinos, amazónicos y costeros. Recordemos que aún están pendientes también sentencias de cárcel y enjuiciamientos justos. La justicia en estos casos siempre ha sido ajena a los familiares que quedaron.

4.  Por lo expuesto, señalamos nuestra absoluta divergencia con quienes so pretexto de defender a las mujeres, pretenden darle un contenido parcializado a la movilización con manifestaciones de paroxismo antimachista, encubriendo para ello el rol principal del Estado, de los Gobiernos, del empresariado y las economías mercantiles y neoliberales: nos referimos aquí, al juego sucio que hacen las derechas, centros e izquierdas, ONGs; quienes BAJO EL MANTO DE LA MEDIA VERDAD UNA VEZ MÁS SE DAN LA MANO PARA DEFENDER LA GOBERNABILIDAD DE LA CORRUPCIÓN, LA INSTITUCIONALIDAD CÓMPLICE Y LA DEMOCRACIA DE LOS PODEROSOS, salvaje para los interés del mismo ciudadano de a pie. Decimos, por tanto, una vez más que SUS SABIDAS PRÁCTICAS NADA ÉTICAS INTENTARÁN ENGAÑAR UNA VEZ MÁS A LA CIUDADANÍA POR LO QUE SE HACE NECESARIO UNIR FUERZAS PARA RECHAZAR SU FARSA.

¡¡¡ Por ello, exigimos que la independencia y la integridad de la mujer peruana sea respetada y reconocida, del mismo modo pensamos que su trabajo desempeñado en el hogar debería percibir una remuneración justa. El Perú de pie por sus mujeres !!!

¡¡¡ Viva la NUEVA RESISTENCIA por la VIDA, PAZ Y SOBERANÍA !!!

Atte.

Voto Nulo- Nueva Resistencia. 
Comité Promotor Nacional 


Logo de la movilización. Archivo Voto Nulo-Nueva resistencia

domingo, 24 de julio de 2016

Sucesos 23 de julio

Un joven estudiante me pregunta, o mejor dicho, me deja un listado de preguntas, pidiéndome una respuesta sincera. "Señor", escribe, "¿cuál es su opinión por los sucesos últimos, ¿ha visto las noticias últimas?¿lo del Congreso?¿cree que es necesario indultar a Fujimori?¿ lo de Santos? ¿lo de la marcha "#NiUnaMenos"?¿ considera que en el Perú hay encubrimiento al machismo? ¿cree que la lucha por las mujeres en las calles es más un asunto de feministas?¿ Ha ido ya a la Feria del Libro? ¿Fue a la ANTIFILL?¿Qué le pareció?¿Qué opina de los youtubers que ahora escriben libros? ¿Cree que escribir en redes sociales cuenta a la hora de pesar lo que es o no Literatura?¿Por qué no confía en PPK? ¿Por qué su necesidad de escribir siempre sobre la"Consciencia? ¿ Qué es la consciencia para usted?".

La verdad es que he pensado mucho en algunas cosas últimamente, cómo podría empezar. A ver, iremos por partes:

1. Lo de los últimos sucesos.
Por lo visto ha habido varios, pero lo más inquietante, y desagradable, me resulta el hecho de que aún hay gente dispersa por el mundo dispuesta a matar por ideología extremista, por intolerancia de género, de credo. Matar por necesidad de apropiación de lo ajeno, robo. Matar por encubrimiento de corrupción, por no dar libertad, por egoísmo. La vida o la muerte no es asunto de cuestión particular, es de cuestión natural. Referir esto, me lleva a pensar, que estamos cada día más cerca a un exterminio generalizado, y no precisamente por causa de un desastre nuclear como lo de Chernobil o una guerra mundial abiertamente frontal, sino por nuestra propia ignorancia y nuestra cada vez venida a menos sensibilidad humana. Todo es ahora sinónimo de conformismo, consumo, desconfianza, viveza, en fin. 

2. Lo del Congreso. 
Respecto a esto, no me preocupa en lo más mínimo las poses de los parlamentarios, ni lo que dijo uno ni lo que dijo otro, todo es un espectáculo pasajero al final. Me interesa más, por el contrario, situarme en el otro extremo, ver y averiguar que está pensando la gente, cómo están manifestando sus quejas, qué están escribiendo los más jóvenes, cómo se están organizando. La clase política de un país está donde está por la gente, por los electores, por las decisiones de estos mismos. Escuché decir una vez a un maestro universitario en Trujillo, "De tal palo, tal astilla", y creo que ese razonamiento simétrico podríamos aplicar hoy acá, a este fenómeno social. La política de una sociedad es el reflejo de la mente de un pueblo. escribo esto, y no echo culpa alguna a nadie. Al contrario, como ya dije una vez, culpables no son los pobladores de una nación, no es la masa de individuos en sí misma, el problema viene por otra parte, por sus Gobiernos que, obra y gracia de los grandotes, no hacen nada por educar a su pueblo. El porvenir, el porvenir de las naciones, señores está en la educación de las masas.

Doble moral. Indira Huilca, juramenta ante el fujimorismo, a quien paradójicamente combate. (Imagen. Perú21)
3. Fujimori y Santos
He escuchado decir que están pidiendo la liberación del expresidente Alberto Fujimori otra vez. Lo están pidiendo sus fanáticos seguidores en las calles, Sé que él mismo ha presentado su petitorio de indulto al señor Ollanta Humala, a pocos días de culminar su Gobierno, tres para ser exactos, hecho que interpreto como una clara muestra de chantaje político, dado la mayoría parlamentaria pro-Fujimori instalada para este período 2016-2021. El problema es que si el aún presidente no cede, se le vendría la noche, las investigaciones, y por supuesto, la detención de su esposa, hoy todavía Primera Dama, Nadine Heredia. De todos modos, sea como sea, con Fujimori afuera, o adentro, igual va a ser duramente juzgado por esta fuerza parlamentaria. Por otro lado, una facción izquierdista de fanáticos redentores suicidas del pensamiento libertario están moviéndose y organizándose para exigir la pronta liberación de su líder, Gregorio Santos, expresidente regional, Sea como sea quieren verlo afuera, porque así se sentirán más fortalecidos a la hora de diseñar sus propios intereses políticos de cara al 2021, Dicen algunos, que este señor va a encabezar la resistencia legítima del pueblo -no me llamaría la atención si otros grupos pequeños también de izquierda se suben a este negocio, porque es un negocio al fin y al cabo, trabajar para el futuro-. Digo esto, no por ser simple  escéptico del señor Santos y sus correligionarios, no, el problema es así de sencillo, "Lo de Fujimori es claro, crímenes de lesa humanidad, corrupción flagrante del Estado, dictadura; lo de Gregorio Santos es corrupción, cohecho pasivo propio, colusión, asociación ilícita para delinquir; ambos no son presos políticos; ahora si detrás de estos supuestos "íconos" hay individuos dispuestos a levantarlos, allá ellos.

Marcha por la liberación de Gregorio Santos. Foto: DiarioUNO.

4. Indulto a Fujimori
Me pidieron sumarme a la marcha por la liberación de Fujimori estos días. No fui, dado el carácter de parcialidad política de la movilización. Mi respuesta fue clara, y lo he venido sosteniendo desde el 2013, en qué escribí sobre este tema por primera vez, al margen de las interpretaciones y críticas que se me hayan hecho: a ese señor se le debe dar el indulto. No soy fujimorista, y no se necesita serlo, para darse cuenta que el criterio de perdón en favor de la condición humana a veces sirve para crecer como nación. El problema va más allá de un simple nombre de persona, el problema trasciende al acto mismo. Asimismo, mi postura no cae en un apasionamiento político, se trata mas bien de dar ejemplos de avance, de entendimiento, de evolución emocional. Entiendo que siempre se nos haya enseñado a juzgar a las personas por sus actos y a condenarlos o a premiarlos, pero está en nosotros ampliar esta visión y llevarla más allá de cualquier entendimiento coyuntural o de odio de fuerzas políticas. No, no estamos para promover una sociedad de odio. Por otro lado, me llama la atención que aún haya personas que vivan del rencor. Yo les pregunto a ellos, "¿A qué tacho estamos enviando hoy por hoy nuestra sensibilidad? ¿A qué tacho estamos tirando esa frase que aprendemos cuando somos niños: "Ama a tu prójimo como a ti mismo"? ¿y dónde queda la expresión que fervientemente repetimos cuando participamos de las celebraciones cristianas los domingos, los Te Deum, o cualquier otra fecha: "Perdona nuestras deudas así como nosotros perdonamos a nuestros deudores"?, en fin, ¿ A qué tacho estamos tirando nuestra calidad humana?"

5. "#NiUnaMenos": una marcha en favor de la mujer
Toda movilización es saludable porque contribuye al fortalecimiento y educación de la consciencia de una ciudadanía, Y esta marcha que está programada para el 13 de agosto no debe ser la excepción. No se puede seguir alimentando egos absurdos arropados bajo tácitas pieles de machismos o feminismos, hecho que la misma sociedad contribuye a formarlos bajo modus vivendi conocidos como estereotipos . El hombre y la mujer deben entender que tienen que empezar a convivir de una manera más armónica, y para lograr ello, adquiere fuerza aquí, el respeto, la comunicación, la tolerancia, el perdón, y el apoyo recíproco. Casos como lo sucedido en Ayacucho, o en otros puntos del país, no pueden tolerarse. Se tiene que exigir a las autoridades, presionar a los jueces y juzgados para que hagan bien su trabajo. El peso de la ley debe ser firme, no condescendiente, con aquellos que están acostumbrados a hacer daño, a hacer escarnio del otro, sea cual fuere su género, condición o credo. LA JUSTICIA DEBE SER EQUITATIVA. Por otro lado, me preguntan si la lucha por las mujeres en las calles, desde su organización, debe ser un asunto necesariamente de feministas comprometidas, yo diría que no, que esto debe ser más bien un asunto de mujeres y hombres unidos que quieran una sociedad mejor. Ni machismos ni feminismos, estos atentan contra la igualdad de los individuos, además que perpetúan esta cadena de discriminación.

Imagen. Internet.

6. Las Ferias de libros y sus esnobismos
Sobre esto, solo podría decir dos cosas, negocio y pose. Negocio porque es un mercado más donde unos compran y otros venden. Aquí no existe la relación saludable y directa, escritor-lector, sino una relación distorcionante, y enfermiza, vendedor (editorial) - mercachifle (autor)- consumidor (gente que busca la foto y la firma). Una feria, cualquiera sea su índole, siempre, queramos o no admitirlo, termina prostituyendo a la propia literatura. El arte intemporal a veces no tiene precio, menos un pensador o poeta verdadero, lo demás se encasilla en la segunda palabra, pose. ¿Y la ANTIFILL me preguntará alguien? ¿Y los youtubers que ahora escriben libros? Una respuesta sencilla, "Supongo que cada quien tiene derecho a mover su negocio como puede y como quiere".

Afiche de publicidad. Foto: Internet.

7. Redes sociales y literatura
Hay algo que sí debo reconocer, las redes sociales se han convertido en grandes aliados de expresión y de difusión de pensamientos. Se han convertido en elementos vitales de interacción, si al menos no física, por lo menos en punto de encuentro para la coincidencia de ideas. "Un escritor no puede solo pasarse escribiendo en redes sociales", me dicen, y tal vez tengan razón. Las propuestas e ideas tienen que ser llevadas a la acción práctica, a la publicación del libro, a la ejecución de la velada literaria, a la realización de la movilización en las calles, a la publicación de una revista o de un periódico, en fin. Si esto es así, entonces es válido todo lo que se haga por intermedio de ella. Otro punto importante es el hecho de que estos nuevos mecanismos de comunicación tecnológica, le dan la posibilidad a la persona de expresar lo que está sintiendo, de escribir lo que está pensando y de opinar, lo que a juicio individual, cree correcto o incorrecto, algo que jamás alcanzaría a hacer en un diario oficial de papel, dadas las taras de los mismos jefes de redacción que pululan sobre el negocio de la información. Ya dije una vez, valoro - y creo- más a un joven que está escribiendo en redes sociales que a un tipo que me da volantes partidarios en plena campaña política. Nos cueste o no, señores intelectuales del conocimiento, señores académicos de la escritura, señores amantes del canon, hoy en día, un twitter, un post, un blog, un facebook, un fan page, un instagram, han terminado reemplazando - y supliendo -con justicia la función que debieron haber hecho hace tiempo los enormes medios de prensa, y que por cierto parece en algún momento olvidaron, esto es informar con objetividad.

8. PPK
Lo que pueda decir sobre Señor Kuczynski Godard y su Gobierno, que empezará a regir dentro de tres días, puede ser resumida en una palabra, ilegitimidad. ¿Por qué? Porque sencillamente el proceso electoral que terminó tras su segunda fase el 5 de junio, significó un proceso irregular y fraudulento. Un engaño total del Sistema Electoral, en complicidad con la izquierda, so pretexto de defender una rentable gobernabilidad que bien sabían ellos mismos al final, sería perjudicial para el poblador peruano, dado el carácter extractivista y neoliberal del ahora, ya casi nuevo presidente. Ahora bien, decir que no confío en su gestión obedece a una sencilla razón, el ser precisamente un Gobierno de tecnócratas.

9. Consciencia permanente
Optar por la conciencia sí, y también por el compromiso, por el deber del ciudadano comprometido. Me han preguntado muchas veces, y qué ganamos con eso, de qué nos sirve ahora en el inmediato presente si todo esta hecho ya. Tal vez tengan razón, no dudo que en este presente este hecho todo, sin embargo la consciencia no trabaja para el presente, trabaja para la proyección del futuro, he allí su esencia. Una ciudadanía más consciente y más educada es más difícil de ser manipulada o arrastrada a simples pasiones de seguimiento, o lo que yo diría, "seguir por seguir; seguir por obedecer", en fin. Espero haber respondido a sus preguntas estimado joven estudiante. Felicito su iniciativa por conocer otros puntos de vista.

Julio 24. Lima, Perú.
Víctor Abraham