martes, 31 de mayo de 2011

La faceta del artista

Le Poète est semblable au prince des nuées
Qui hante la tempête et se rit de l'archer

Charles Boudelaire. L'Albatros


I

De momento, yo no soy en suma ni la pequeña parte de lo que poseo, tampoco soy ni esa ínfima porción de quien he sido hasta hoy, sin embargo asumo que soy la parte más importante, diría hasta cierto punto esencial. Tal vez todos vean en mí a la persona que soy, pero lamento mucho decir que se equivocan. Muchas de las cosas que nuestros ojos ven no es siempre lo correcto. Todo cuerpo en el fondo guarda secretos mórbidos, que ni siquiera a su mismo redentor puede delatar o confesar. Todo ser humano tiene dudas tantas, como temores tantos que lo acechan a cada instante. Las apariencias encierran temporalmente esas sensaciones humanas de satisfacciones o penas. Con frecuencia he dicho, que de no ser por estas angustias y alegrías efímeras y circunstanciales en distintos espacios o tiempos, esta trascendencia, corta y equivocada al llamarla así, que conocemos muchos como ciclo vital no sería nada más que resonancias en un vacío sin eco. El eco es lo maravilloso porque retumba a pesar de ya no proferir palabra alguna.

***

No existen buenos, ni malos escritos, como tampoco creo que haya personas así. Las personas no se dan a conocer por lo que escriben (esto es un fiel artificio), sino por lo que piensan para sí mismos, a menos que sean tan honestos con su escritura y estén dispuestos a contar sus barbaries mentales con nombre y apellido. Es casi imposible esperar tal grado de honestidad de su parte. La razón, es porque sencillamente no son personajes del relato a menos que quieran serlo y formar parte del mismo. ¡Pobre de ellos si toman esta vía!. Las personas; sólo existen y punto. Existen quienes agolpan de palabras y expresiones abruptamente las portadas de los diferentes diarios locales cada día, debo admitir con noble aspereza que son ellos los importantes y conocidos, son quienes alcanzan notoriedad; aunque sus mayores indicadores de éxito, sean producto de la mediocridad circundante que cierne el contexto que les rodea. Por el contrario, existen también los no importantes, y no conocidos, quienes no alcanzan nada. Simplemente eso, sin desmerecer sus trabajos claro está, que son tan nobles como los primeros. Conozco a cientos de ellos. Algunos son mis conocidos, buscan sobrevivir solamente, ya que han perdido su esencia de vivir al tratar de buscar desesperadamente la fama. Entre sobrevivir y vivir hay mucha diferencia. Me atrevo a decir que Oscar Wilde seducido por la fama y el reconocimiento cayó en las banalidades, so pretexto de considerarse albacea personal de la pureza y encanto de la belleza; no fue sino años más tarde injustamente, claro está, pero que el mismo buscó, hasta cuando cayó en Reading (1) en que se sintió realmente sensible y humano hasta comprender la necesidad intrínseca de trascender por sus acciones más que por sus escritos. Me trae a la mente esta última afirmación que digo por: “De profundis” y “La balada en la cárcel de Reading”.

“Behind joy and laughter there may be a temperament, coarse, hard and callous. But behind sorrow there is always sorrow. Pain, unlike pleasure, wears no mask.” (2)

Como ya he dicho, corresponde al tiempo, y no al momento mediático dar la razón a los grandes artistas. Conocí a un poeta honesto que defendió mucho a estos nobles artistas, o seudoartistas, calificados así despectivamente por uno que otro bardo que tuvo éxito rápido y sobresalió, y que atañe con un mal calificativo a su compañero de pensamiento y de verso. Este hombre noble, afirmaba con vehemencia que una obra realmente humana es intemporal y escapa a su espacio de vida inmediata. Su genialidad y compromiso social lo distingue. Hay quienes sólo quedan en genialidad: son claro prototipo de imágenes surrealistas muertas, adoradores de la simbología de los versos y de los discursos snobs, cuyas magníficas muestras de arte abstracto sólo quedan reducidas a eso: “abstracto”; como si el hombre viviera y comiera abstracciones. Hay otro grupo que inclinan su vida a la agitación y a la zozobra, pernoctan con la necesidad día a día, pero nada más; no sienten más que su propia necesidad. Se hacen llamar descubridores de la vida y de la experiencia, pero en realidad su conciencia los atormenta porque los desmiente.


***

No hay que confundir fama con trascendencia. Fama es el reconocimiento inmediato a un trabajo, que lleva a su gestor a un nivel superior por encima de los cientos de hombres y mujeres que sólo miran, aplauden o critican. Esta fama, da poder, mucho poder; y el poder termina corrompiendo el alma de la conciencia humana. La fama es efímera: como llega pasa. Trascendencia, por el contrario escapa a la inmediatez, es duradera, es eterna, no pasa, no da poder absoluto, más bien cimienta las bases para las nuevas creencias. Trascender significa haber hecho un buen recorrido durante la vida, pero adicionalmente a ello agrega como valor la proyección a legar un pensamiento, obra física u otra forma de legado a toda una humanidad que vendrá más adelante. Por eso, ratifico que la genialidad debe estar acompañado de un compromiso humano, sí, es así. La obra, la vida y la muerte se fusionan para crear el mito verdadero inalcanzable a cualquier egoísmo personal o colectivo, porque los hay. Hay toda clase de egoísmos, mezquindades e indiferencias.

Hubo una vez un gran escritor alemán, al que omitiré el nombre para no dar más crédito del que ya con mérito propio tiene ganado, este hombre dio vida a Hans Schnier, un payaso desencantado en el temprano declive de su vida, personaje que en dos horas y algo más exteriorizó irónicamente los gérmenes más inhumanos e internos de múltiples personalidades quienes amparados bajo su indumentaria “creyente religiosa”, se permitieron asimismo cerrar sus puertas caritativas dejando en evidencia su falsa moral y religiosidad. He citado de los labios rojos colorines de este personaje una frase aunque pesimista, yo diría más bien esperanzadora mediáticamente:

"Soy un payaso", dije, “de momento, superior a mi fama.” (1)

Alguien, que de momento su nombre puede ser más grande que su fama, debe vivir triste y no realizado. Tal vez, hasta pueda inclinar su balanza al suicidio. Es muy peligroso, vivir pensando en lo que no se tiene. Pero, rescato de Schnier la esperanza remota a lograr algo a posteriori. Me parece, que todo artista busca un reconocimiento para salir de sus depresiones que lo asaltan frecuentemente. Una fama catapulta al éxito, ahuyenta los espasmos de abandono y desesperación. Schnier, ya por vivencia propia y por aguda reflexión, había alcanzado dentro de su enloquecedora y desesperante situación algo, que sólo los criterios más espiritualistas llamarían transcendencia. Trasciende en él, su pensar y actuar, ambos coherentes y claros consigo mismo. Trasciende, su imaginación para poder conseguir por sus propios medios los marcos necesarios para su supervivencia. Trasciende, su honestidad y carácter para defender lo que piensa y denunciar lo que observa. Trasciende su personalidad, aunque sólo aceptada mediocremente por su contexto. En este espacio de desesperación material, logra plasmar una esperanza ideal parafraseándola dentro de un marco desolador de desesperanza a modo de queja: “de momento superior a mi fama.” (Esperanza de lograr la tan ansiada fama en un momento de la vida.)

***

Todo desconocido busca un nombre. El mío es V. A., por ahora. No hace falta saber más; pienso que si dijera: Valery Aguirre, Vicente Ayala, Víctor Aguije, u otro nombre más, estaría dando vida a un nombre que no es el mío, estaría dando vida a otra persona que obviamente no sería yo. Me aterra todo este juego de nombres. Si un nombre llega a tener vida propia se convierte en un inminente peligro para el cuerpo que lo crea. Éste, cuando encaja en el cuerpo llega a dar vida y ánima a su propio espectro, y aunque nunca hubiere existido antes se convierte rápidamente en esencia misma del ser que ya está vivido. Los nombres encasillan al hombre y a sus acciones. Si alguien obra mal dirá que fue fulano o sutano; eso no quiero para mi vida, aún quiero disfrutarla antes de que ya no la tenga. Estoy desesperadamente al borde del colapso generalizado emocional, y este nombre ajeno al mío está buscando la oportunidad magnífica para opacar mi nombre real y adueñarse por completo de lo que ello traiga consigo. Supongo que eliminará lo que no le sirva y fortalecerá su conciencia inexistente con lo que él considere a su propósito útil.

Cuando lo desconocido se vuelve conocido es muy peligroso. Por eso, jamás demos vida a nuestro verdadero yo interno, sino quisiéramos terminar como un Vlad Draculea, un Dorian Gray, un Edwar Hyde, y otros tanto que han usurpado personalidad ajena. Cuando la fama toca intrascendentemente al nuevo nombre, éste lo puede usar para bien o para mal. Espero que cuando llegue el momento todo lo logrado, amado y ambicionado noblemente por mí, pueda ser usado para bien, no para mal. Nunca deberá reinar el egoísmo ególatra y la presunción del nuevo ser en el delicado corazón que ya convivió con el otro yo, poco antes de desaparecer.

El relato que destaco a continuación no lleva más propósito que exponer una verdad irrefutable hasta cierto punto. Encierra pasiones, anhelos, sueños e inclinaciones tanto buenas como morbosas. No me toca a mí juzgar el proceder del personaje, aunque a decir verdad, ya lo he juzgado y atormentado demasiado. Esta narración ha sido descrita y escrita durante mi largo recorrido por las calles de una ciudad tan compleja como sus habitantes con olor a tabaco, pintorescos trajes de sastre y donosos andares, protagonistas aunque burdos e incomprensibles, en el fondo tan humanos de materia y espíritu.

V.A


Capítulo1 de: La faceta del artista. Lima.2011




Desde la Civdad de Los Reyes del Perv
Víctor Abraham les saluda.

domingo, 22 de mayo de 2011

"El cuervo" de Allan Poe




UNA VEZ, AL filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”


(...)


“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.


“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”


Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!


***

Ver el poema completo en el siguiente enlacehttp://www.literatura.us/idiomas/eap_cuervo.html


miércoles, 18 de mayo de 2011

Aula virtual de Literatura 5. Clase 1/11 El Mio Cid: Cantar de Gesta Español





Cantar de gesta es el nombre dado a la epopeya escrita en la Edad Media o a una manifestación literaria extensa perteneciente a la épica que narra las hazañas de un héroe que representa las virtudes que un pueblo o colectividad consideraban modélicas durante el Medievo.

En los siglos XI y XII, los juglares las divulgaban oralmente, debido al analfabetismo de la sociedad de la época (véase Mester de juglaría). Aunque su longitud varía entre los 2.000 y los 20.000 versos, como media no solían exceder los 4.000. Esta cantidad de versos ya suponía que el juglar que lo recitaba en público tuviera que fragmentar su relato en más de una jornada. Esto parece demostrarse por la existencia de determinados pasajes (de entre 20 y 90 versos) en los que se hace un resumen de lo anteriormente acontecido, probablemente para refrescar la memoria del auditorio o introducir en el relato a los nuevos espectadores. Los cantares se agrupaban en tiradas variables de versos, que se relacionaban por tener la misma asonancia al final de cada verso y por constituir una unidad de significado, a menudo anunciado en la tirada anterior.

Sin embargo, si estos cantares de gesta han llegado hasta nuestros días, se debe a que se realizaron copias manuscritas de ellos. En general estas copias son bastante más tardías que las propias canciones. Estos cantares eran recitados por los juglares.




Víctor Abraham les saluda

domingo, 15 de mayo de 2011

El retrato de Oscar Wilde en su forma más perfecta de gloria y juventud.



***

Impresiones de Sir Edward Sullivan sobre Wilde:

Conocí a Oscar Wilde a comienzos de 1868 en la Portora Royal School. Tenía él a la sazón trece o catorce años. Su lacia melena rubia, muy crecida, era uno de sus rasgos distintivos. En aquel entonces su carácter era sumamente infantil, inquieto, casi revoltoso cuando no estaba en clase. Sin embargo, no tomaba parte en ninguno de los juegos ni deportes de los alumnos. A lo sumo, veíasele alguna vez que otra en uno de los botes del colegio, paseando por el Loch Erne, pero nunca pasó de ser un remero mediocre.

Aún de niño, era ya un conversador excelente; sus capacidades descriptivas excedían con mucho a lo usual, y sus exageraciones humorísticas de los sucesos del colegio eran altamente divertidas. Uno de los lugares favoritos de los muchachos para descansar y charlar en las tardes de invierno era alrededor de una estufa que había en el Stone Hall; allí brillaba y sobresalía Oscar. [...] En el colegio casi todo el mundo le llamaba Oscar, pero tenía un mote, Cuervo Gris (Gray-crow), que le llamaban cuando querían hacerle rabiar, cosa que le molestaba en extremo. El origen de dicho mote, [...], permanece para mí en el misterio. [...]

Aún en aquellos días escolares predominaba ya en él la imaginación; pero siempre había en su narración de aquel acontecimiento algo que daba a entender que de sobra comprendía él que los oyentes no dejaban engañar [...] Jamás se interesó lo más mínimo por las matemáticas, ni en la escuela ni en el colegio. Se reía de la ciencia y nunca tuvo una buena palabra para un profesor de matemáticas o de ciencias; pero tampoco había la menor malevolencia ni rencor en nada de lo que dijera sobre ellos; ni, a decir verdad, sobre nadie.

Los clásicos absorbieron casi por entero su atención en sus últimos tiempos escolares, y la fluida belleza de sus traducciones orales en clase, [...], era algo que no se olvidaba fácilmente.

***

El retrato de Dorian Gray.


PREFACIO AL LIBRO: EL RETRATO DE DORIAN GRAY

El artista es el creador de cosas bellas. Revelar el arte y ocultar al artista es la finalidad del arte.

El crítico es el que puede traducir de un modo distinto o con un nuevo procedimiento su impresión ante las cosas bellas.

La más elevada, así como la más baja de las formas de crítica, son una manera de autobiografía. Los que encuentran intenciones feas en cosas bellas, están corrompidos sin ser encantadores. Esto es un defecto.

Los que encuentran bellas intenciones en cosas bellas, son cultos. A éstos les queda la esperanza.

Existen los elegidos para quienes las cosas bellas significan únicamente belleza.

Un libro no es, en modo alguno, moral o inmoral. Los libros están bien o mal escritos. Esto es todo.

La aversión del siglo XIX por el Realismo es la rabia de Calibán viendo su cara en el espejo.

La aversión del siglo XIX por el Romanticismo es la rabia de Calibán no viendo su propia cara en el espejo.

La vida moral del hombre forma parte del tema para el artista; pero la moralidad del arte consiste en el uso perfecto de un medio imperfecto. Ningún artista desea probar nada. Hasta las cosas ciertas pueden ser probadas.

Ningún artista tiene simpatías éticas. Una simpatía ética en un artista constituye un amaneramiento imperdonable de estilo.

Ningún artista es nunca morboso. El artista puede expresarlo todo.

Pensamiento y lenguaje son, para el artista, instrumentos de un arte.

Vicio y virtud son, para el artista, materiales de un arte.

Desde el punto de vista de la forma, el modelo de todas las artes es el del músico. Desde el punto de vista del sentimiento, la profesión de actor.

Todo arte es, a la vez, superficie y símbolo.

Los que buscan bajo la superficie, lo hacen a su propio riesgo.

Los que intentan descifrar el símbolo, lo hacen también a su propio riesgo.

Es al espectador, y no la vida, a quien refleja realmente el arte.

La diversidad de opiniones sobre una obra de arte indica que la obra es nueva, compleja y vital. Cuando los críticos difieren, el artista está de acuerdo consigo mismo.

Podemos perdonar a un hombre el haber hecho una cosa útil, en tanto que no la admire. La única disculpa de haber hecho una cosa inútil es admirarla intensamente.

Todo arte es completamente inútil.

FIN


***

Sobre el autor:

Oscar Fingal O'Flahertie Wills Wilde (n. 16 de octubre de 1854, en Dublín, Irlanda, entonces perteneciente al Reino Unido – 30 de noviembre de 1900, en París, Francia) fue un escritor, poeta y dramaturgo irlandés. Wilde es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío; además, fue una celebridad de la época debido a su gran y puntilloso ingenio. Hoy en día, es recordado por sus epigramas, obras de teatro y la tragedia de su encarcelamiento, seguida de su temprana muerte.
Fue conocido por su implicación en la creciente filosofía del esteticismo (guiado por dos de sus tutores, Walter Pater y John Ruskin). Después de la universidad, se trasladó a Londres.

Como un portavoz del esteticismo, realizó varias actividades literarias; publicó un libro de poemas, dio conferencias en América y Canadá sobre el Renacimiento inglés y después regresó a Londres donde trabajó prolíficamente como periodista. Conocido por su ingenio mordaz, su vestir extravagante y su brillante conversación, Wilde se había convertido en una de las mayores personalidades de su tiempo.

En la década de 1890, refinó sus ideas sobre la supremacía del arte en una serie de diálogos y ensayos; e incorporó temas de decadencia, duplicidad y belleza en su única novela, El retrato de Dorian Gray. La oportunidad para desarrollar detalles estéticos, combinada con temas sociales, le indujo a escribir dramas. En París, redactó Salomé, pero se prohibió su representación debido a que en la obra aparecían personajes bíblicos. Imperturbable, produjo cuatro comedias de sociedad en la misma época de 1890, que lo convirtió en uno de los más exitosos dramaturgos del Londres victoriano tardío.

En el apogeo de su fama y éxito, mientras su obra maestra, La importancia de llamarse Ernesto, seguía representándose en el escenario, Wilde demandó al padre de su amante por difamación. Después de una serie de juicios, fue declarado culpable de indecencia grave y encarcelado por dos años, obligado a realizar trabajos forzados. En prisión, escribió De Profundis,una larga carta que describe el viaje espiritual que experimentó luego de sus juicios, formando un contrapunto a su filosofía anterior, que era hedonista. Tras su liberación, partió inmediatamente a Francia. Allí escribió su última obra, La balada de la cárcel de Reading, un poema en conmemoración a los ritmos fuertes de la vida carcelaria. Murió indigente en París, a la edad de cuarenta y seis años.


Desde la ciudad Capital del Perv.
Víctor Abraham les saluda

viernes, 13 de mayo de 2011

Annabel Lee: El recuerdo de un amor hecho poema (Escrito por Edgar Allan Poe)





Annabel Lee

Fue hace muchos y muchos años,
en un reino junto al mar,
habitó una señorita a quien puedes conocer
por el nombre de Annabel Lee;
y esta señorita no vivía con otro pensamiento
que amar y ser amada por mí.

Yo era un niño y ella era una niña
en este reino junto al mar
pero nos amábamos con un amor que era más que amor
—yo y mi Annabel Lee—
con un amor que los ángeles súblimes del Paraíso
nos envidiaban a ella y a mí.

Y esa fue la razón que, hace muchos años,
en este reino junto al mar,
un viento partió de una oscura nube aquella noche
helando a mi Annabel Lee;
así que su noble parentela vinieron
y me la arrebataron,
para silenciarla en una tumba
en este reino junto al mar.

Los ángeles, que no eran siquiera medio felices en el Paraíso,
nos cogieron envidia a ella y a mí:—
Sí!, esa fue la razón (como todos los hombres saben)
en este reino junto al mar)
que el viento salió de una nube, helando
y matando mi Annabel Lee.

Pero nuestro amor era más fuerte que el amor
de aquellos que eran mayores que nosotros—
de muchos más sabios que nosotros—
y ni los ángeles in el Paraíso encima
ni los demonios debajo del mar
separarán jamás mi alma del alma
de la hermosa Annabel Lee:—

Porque la luna no luce sin traérme sueños
de la hermosa Annabel Lee;
ni brilla una estrella sin que vea los ojos brillantes
de la hermosa Annabel Lee;
y así paso la noche acostado al lado
de mi querida, mi querida, mi vida, mi novia,
en su sepulcro junto al mar—
en su tumba a orillas del mar.




Sobre el autor:

Edgar Allan Poe (Boston, Estados Unidos, 19 de enero de 1809 – Baltimore, Estados Unidos, 7 de octubre de 1849) fue un escritor, poeta, crítico y periodista romántico estadounidense, generalmente reconocido como uno de los maestros universales del relato corto, del cual fue uno de los primeros practicantes en su país. Fue renovador de la novela gótica, recordado especialmente por sus cuentos de terror. Considerado el inventor del relato detectivesco, contribuyó asimismo con varias obras al género emergente de la ciencia-ficción.Por otra parte, fue el primer escritor estadounidense de renombre que intentó hacer de la escritura su modus vivendi, lo que tuvo para él lamentables consecuencias.

Fue bautizado como Edgar Poe en Boston, Massachusetts, y sus padres murieron cuando era niño. Fue recogido por un matrimonio adinerado de Richmond, Virginia, Frances y John Allan, aunque nunca fue adoptado oficialmente. Pasó un curso académico en la Universidad de Virginia y posteriormente se enroló, también por breve tiempo, en el ejército. Sus relaciones con los Allan se rompieron en esa época, debido a las continuas desavenencias con su padrastro, quien a menudo desoyó sus peticiones de ayuda y acabó desheredándolo.


La figura del escritor, tanto como su obra, marcó profundamente la literatura de su país y puede decirse que de todo el mundo. Ejerció gran influencia en la literatura simbolista francesa y, a través de ésta, en el surrealismo, pero su impronta llega mucho más lejos: son deudores suyos toda la literatura de fantasmas victoriana y, en mayor o menor medida, autores tan dispares e importantes como Charles Baudelaire, Fedor Dostoyevski, Franz Kafka, H. P. Lovecraft, Ambrose Bierce, Guy de Maupassant, Thomas Mann, Jorge Luis Borges, Clemente Palma, Julio Cortázar, etc. El poeta nicaragüense Rubén Darío le dedicó un ensayo en su libro Los raros.

En una de sus cartas, dejó escrito:

"Mi vida ha sido capricho, impulso, pasión, anhelo de la soledad, mofa de las cosas de este mundo; un honesto deseo de futuro."

Desde la Civdad de Los reyes del Perv.
Víctor Abraham les saluda

sábado, 7 de mayo de 2011

Las flores poéticas de Charles Baudelaire

L'Albatros (original)

Souvent, pour s'amuser, les hommes d'équipage

Prennent des albatros, vastes oiseaux des mers,

Qui suivent, indolents compagnons de voyage,

Le navire glissant sur les gouffres amers.


À peine les ont-ils déposés sur les planches,

Que ces rois de l'azur, maladroits et honteux,

Laissent piteusement leurs grandes ailes blanches

Comme des avirons traîner à côté d'eux.


Ce voyageur ailé, comme il est gauche et veule!

Lui, naguère si beau, qu'il est comique et laid!

L'un agace son bec avec un brûle-gueule,

L'autre mime, en boitant, l'infirme qui volait!


Le Poète est semblable au prince des nuées

Qui hante la tempête et se rit de l'archer;

Exilé sur le sol au milieu des huées,

Ses ailes de géant l'empêchent de marcher.

 
***

El Albatros

Suelen, por divertirse, los mozos marineros


cazar albatros, grandes pájaros de los mares

que siguen lentamente, indolentes viajeros,

el barco, que navega sobre abismos y azares.


Apenas los arrojan allí sobre cubierta,

príncipes del azul, torpes y avergonzados,

el ala grande y blanca aflojan como muerta

y la dejan, cual remos, caer a sus costados.


¡Qué débil y que inútil ahora el viajero alado!

El, antes tan hermoso, ¡que grotesco en el suelo!

Con su pipa uno de ellos el pico le ha quemado,

otro imita, renqueando, del inválido el vuelo.


El poeta es igual ... Allá arriba, en la altura,

¡qué importan flechas, rayos, tempestad desatada!

Desterrado en el mundo, concluyó la aventura:

¡sus alas de gigante no le sirven de nada!





 

 

Sobre el autor:

Charles Pierre Baudelaire (9 de abril de 1821 - 31 de agosto de 1867) fue un poeta, y traductor francés. Fue llamado poeta maldito, debido a su vida de bohemia y excesos, y a la visión del mal que impregna su obra. Barbey d'Aurevilly, periodista y escritor francés, dijo de él que fue el Dante de una época decadente. Fue el poeta de mayor impacto en el simbolismo francés. Las influencias más importantes sobre él fueron Théophile Gautier, Joseph de Maistre (de quien dijo que le había enseñado a pensar) y, en particular, Edgar Allan Poe, a quien tradujo extensamente.

Las flores del mal es una obra de concepción clásica en su estilo, y oscuramente romántica por su contenido, en la que los poemas se disponen de forma orgánica (aunque esto no es tan evidente en las ediciones realizadas tras la censura y el añadido de nuevos poemas). En ella, Baudelaire expone la teoría de las correspondencias y, sobre todo, la concepción del poeta moderno como un ser maldito, rechazado por la sociedad burguesa, a cuyos valores se opone. El poeta se entrega al vicio (singularmente la prostitución y la droga), pero sólo consigue el Tedio (spleen, como se decía en la época), al mismo tiempo que anhela la belleza y nuevos espacios ("El viaje"). Es la "conciencia del mal".

jueves, 5 de mayo de 2011

La elección correcta.

Cada día hay una nueva lección para compartir.

***

Hay espacios y lugares tan distintos entre sí que pareciera que nunca los vamos a recorrer, sin embargo nos hallamos en estos cada día y no nos damos cuenta, porque no queremos verlos y sentirnos cómodos allí . Así pasa con las personas también, los tenemos y no los vemos en toda su magnitud, sólo sabemos que estaban allí cuando ya no lo están. Los lugares y espacios físicos son efímeros, las personas y sus compañías también lo son. Valoremos cada instante que pueden ver nuestras miradas y sentir nuestros cuerpos.

***

Llega un momento determinante en la vida de toda persona en que se tiene que optar entre la razón o la intuición. El éxito de nuestra elección dependerá de cuánto hemos de proyectarnos a futuro.

Hay cosas inmediatas que llegan, aplacan nuestras necesidades, nos dan un confort; requieren de nuestra parte esfuerzo, las alcanzamos, las vivimos, disfrutamos; pero nada más. No niego que sean importantes, son más bien complementarias a otras mayores.

Otras, son a largo alcance, nos sumen en dudas constantes, en zozobras inmediatas, nos mantienen a la expectativa de algo que creemos no llega, inclusive nos hace preguntarnos, ¿hasta cuándo viviremos así? ¿Es correcto el camino optado?,estas cosas también requieren esfuerzo, un mayor esfuerzo; porque no sólo alcanzan y cubren nuestro confort material, sino nuestra alma y sensibilidad, alcanzan nuestra realización personal como seres humanos que somos.

Sea cual sea el camino que habremos de optar, es respetable. Sólo que de allí en adelante nos queda invertir nuestro mayor capital humano en  alcanzar lo que ambicionamos. Somos en gran parte lo que nos proyectamos, y nuestro futuro dependerá de ello.



Desde la Civdad de Los Reyes del Perv.
Víctor Abraham les saluda

lunes, 2 de mayo de 2011

Bob Marley: Un pacifista, un músico consagrado y un auténtico propulsor de la fe rastafari.

no mujer, no llores (x4)


porque recuerdo cuando solíamos sentarnos

en el patio del gobierno en trenchtown

observando a los hipócritas

cómo ellos se mezclarían con la buena gente con la que nos reuníamos

buenos amigos hemos tenido, oh buenos amigos que hemos perdido a lo largo del camino

en este prometedor futuro no puedes olvidar tu pasado

así que seca tus lágrimas te digo

(coro)

no mujer, no llores


no mujer, no llores


mi pequeña querida, no derrames más lágrimas


no mujer, no llores

decía, decía, decía que recuerdo cuando solíamos sentarnos

en el patio del gobierno en trenchtown

y entonces georgie haría la luz del fuego.


leña ardiendo en la noche

entonces cocinaríamos caldo de harina de maíz

que compartiría contigo


mi único transporte son mis pies

así que tengo que seguir adelante con mis ideas

pero mientras no esté...


todo irá bien (x8)


así que mujer, no llores


(Repetir: coro x 2)



Letra: No woman no cry


Traduccion: No mujer, no llores (x4)





Sobre el artista:

Bob Marley, (6 de febrero de 1945 – 11 de mayo de 1981), fue un músico y compositor jamaicano. Durante su carrera musical fue el líder, compositor y guitarrista de las bandas de ska, rocksteady y reggae The Wailers (1964–1974) y Bob Marley & The Wailers (1974–1981). Marley sigue siendo el más conocido y respetado intérprete de la música reggae y es acreditado por ayudar a difundir tanto la música de Jamaica como el movimiento Rastafari (de la que era un miembro comprometido) a una audiencia mundial.

 
Bob se montó en la tarima y cantó. Cuando le preguntaron el porqué, él dijo: "La gente que está tratando de hacer este mundo peor no se toma ni un día libre, ¿cómo podría tomarlo yo? Ilumina la oscuridad".

El primer ministro de Jamaica, Edward Seaga , fue el encargado de pronunciar el panegírico del funeral. Dijo:

"Su voz fue un llanto omnipresente en nuestro mundo electrónico. Sus rasgos afilados, su aspecto majestuoso y su forma de moverse se han grabado intensamente en el paisaje de nuestra mente. Bob Marley nunca fue visto. Fue una experiencia que dejó una huella indeleble en cada encuentro. Un hombre así no se puede borrar de la mente. Él es parte de la conciencia colectiva de la nación."


Víctor Abraham les saluda