viernes, 23 de marzo de 2012

Fragmentos del prólogo al libro "Sueños de la Realidad"



En parte inicial, este cuaderno estaba formado por versos sueltos escritos también en papeles sueltos.


(...)Muchos de estos versos viajaron conmigo siempre a los lugares que solía visitar en busca de nuevos aprendizajes. Entre maletas y escritorios prestados, muchos de ellos nacieron como resultado de vivencias personales y otros de vivencias ajenas, váyase a saber de quiénes más, algunos se fueron enriqueciendo en el trayecto, mientras otros terminaron sirviendo de inspiración para creaciones mayores. Tanto así, que estos últimos tres años  fueron leídos y corregidos de vez en cuando, obligándome en cada relectura que de ellos hacía siempre a reflexionar.


(...) En cada relectura antes de su publicación sentí una necesidad imperiosa de hacerlo más amplio y de darle alcance mayor. Ha sido pues dura mi lucha desde entonces. Ha sido duro y batallador mi discernimiento para vencer finalmente al “yo inquisidor”, y hacer prevalecer el “yo reflexivo”.


(...)En dos oportunidades estuve cerca de publicarlo, pero sentía que no era el momento de hacerlo. Ahora pienso, que nunca tanto como hoy ha llegado el momento de propagarlos. He sentido estos últimos meses esa motivación intrínseca de darles vida como libro de poemas, claro está,  salvo los últimos dos acápites que cierran este trabajo a modo de epílogo. (...) la estructura del trabajo está basada en uno de los pasajes del evangelista San Lucas, hecho común al fin que persigue este cuaderno, no estrictamente religioso, sí profundamente reflexivo.


(...)Todo libro es el saldo a una necesidad de contar, de afirmar, de reafirmar lo que se piensa y su creador es el hacedor de cosas maravillosas que salen de una mente que sólo él conoce.


(...)En la  medida que el lector avance en la lectura de cada página, se irá dando cuenta que la temática se erige sobre una posición crítica frente a la parvedad individualista cotidiana en sus diversos estadios: desde la insensibilidad colectiva hasta la necesidad de buscar lo anhelado. El trabajo busca entrever en esencia y estructura una postura que rechace toda forma inicua de coacción hasta cierto punto indebida.


(...)Cada escritor en sus múltiples facetas, ya sea como poeta, ensayista, dramaturgo, cuentista o novelista ha de creer con esperanza en un cambio para bien y orientar su trabajo a ello justamente.  Ha de buscar ese cambio que direccionará su vida y la de sus demás congéneres usando siempre sus nobles ideales para enrumbarlos hacia un punto de convergencia común: el bienestar material y espiritual de las personas.Ha de lograrlo en parte con sus palabras sinceras y transparentes, pero también con sus actos firmes y coherentes. He allí la importancia de su arte.


(...)Confío en que nuestro compromiso personal deba ser impulsar y defender cada día nuestras actitudes, nuestras creencias, nuestros principios y también nuestras convicciones, no deteniéndonos a pensar en las aceptaciones o no aceptaciones. Demostramos con nuestros actos que el mundo está mal hecho cuando no nos quedamos en críticas, sino que aportamos creando obras nuevas para el mundo. 


(De: Las primeras impresiones. Prólogo para un prólogo)

Dejo el link al libro completo en mención para el aprovechamiento que ustedes lectores crean necesario: http://es.scribd.com/doc/103527941/SUENOS-DE-LA-REALIDAD

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

jueves, 22 de marzo de 2012

El caso Mohammed Merah: entre el extremismo y el trastorno

¿Cómo un joven de 23 años puede convertirse en un portador de la violencia, y mayor aún ser motivo de una respuesta unificadora en momentos en que un país está a poco tiempo de entrar a elecciones?

El presidente Sarkosy se ha erigido hoy más que nunca como un líder y  ha llamado a la unidad francesa dejando planteado el pleno rechazo nacional a toda forma de ideología violentista y adoctrinamiento forzoso   En un país acostumbrado a preocupaciones más económicas y políticas que religiosas, se ve que  un joven de 23 años ha remecido hasta los más indiferentes sentires, al mostrarse como un sicópata a los ojos del mundo, un hombre que no define clara una posición respeto a la vida, no define si lo que le lleva a cometer desmanes es su extremismo religioso o o su necesidad de mostrar un mensaje contra la inmigración. Lo uno o lo otro, lo cierto es que Mohammed Merah, no es sino el resultado de esta violencia generalizada. Una violencia que cada día hace más daño a las sociedades.  La violencia toca fondo cuando una sociedad está más preocupada en asuntos de forma que de fondo. Sin embargo, tampoco es aceptable que se tomen las vías equivocadas, so pretexto de hacer justicia por cuenta propia. Me pregunto, ¿Cuál es el fondo que se necesita con prioridad atender en nuestras sociedades? Interrogante abierta.


Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

martes, 20 de marzo de 2012

La gran paradoja: religión y paz


¿Hay alguna razón para pensar que los budistas, cristianos, hindúes, judíos y musulmanes podrán coexistir en paz alguna vez?

Las primeras aproximaciones a un Dios

Cuando era muy niño aprendí que Dios era amor.  Aprendí textualmente que: "El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor." (1era de Juan Cap. 4. Verso 8)

Así lo entendí no sólo yo, sino los muchos niños y niñas que solíamos frecuentar el templo católico de nuestro barrio para poder llegar preparados a los que sería el ritual más importante de nuestra vida: Nuestra Primera Comunión o Comunión con Dios. Mis padres fueron fervientes católicos, y por ende mi primera formación fue católica. Fueron muchos años de aprendizajes doctrinarios, pero sobre todo de mucho aprendizaje espiritual. Comprendí que la religión no era más que la representación de un Dios, un Dios Todopoderoso y creador que encarnaba lo más preciado de la vida, el amor. El amor en su más alto sentido de expresión.

En la escuela entendí que religión era un curso formativo en el que se enseñaba el Catecismo, y algunas otras oraciones que debíamos aprenderlas para rezarlas y así para aliviar en parte nuestras culpas. Lo dictaban jóvenes seminaristas de la Orden de los Agustinos. A pesar de los múltiples dictados y transcripciones de la Biblia al cuaderno comprendí que Dios seguía significando ese amor. Me apasionaba mucho escuchar las historias de personajes bíblicos, porque todos llegaban a una conclusión: El deseo de hacer el bien y de lograr la paz entre los hombres. Así fue que por años se constituyó como mi asignatura favorita.

Años más tarde volví a indagar, ya en la universidad el significado que tenía la religión en la vida de todo  hombre y esta vez me encontré con lo que los católicos llaman La Doctrina Social de la Iglesia. Entre encíclicas, cartas y concilios, otra vez me encontré con la idea que: Dios era amor, lo había sido siempre y tal vez lo seguiría siendo el resto de la vida. De alguna manera, el conocer a Dios acuñado y relacionado siempre con esta frase me llevó a una determinación que si Dios era amor, por lo tanto no habría en Él odio ni venganzas, mucho menos sentimientos de desolación ni destrucción. Yo, siempre lo he creído así y he preferido quedarme con ese Dios del Nuevo Testamento, el Dios del Amor Absoluto, o simplemente del Dios que dio al mundo a su hijo unigénito. Como ya he dicho, existe una gran comparación entre el Dios profundamente castigador del Antiguo Testamento, y el Dios que ama del Nuevo Testamento.


El cuestionamiento a la luz de los acontecimientos

He referido todo esto, porque al leer últimamente unos artículos evangélicos, puramente doctrinarios. Me encontré con unos datos muy interesantes que me llevaron a reflexiones inmediatas, y a despertar otra vez esa búsqueda constante e inacabada por explicarme a mí mismo el significado que había alcanzado el término religión, al menos en estos últimos años a la luz de la realidad. Esta vez el término estaba asociado,  por cuestiones meramente didácticas, aunque más diría yo disociado, por cuestiones de principios, a un nuevo concepto, pacificación. 

La búsqueda de un nuevo acercamiento a la religión, esta vez ya no como un mero curso formativo de la escuela o de la parroquia, sino en su sentido más amplio, me obligó a investigar un poco más, pero como ya he precisado esta vez a la luz de la realidad objetiva y circunstancial. Encontré entonces un enlace acerca del templo más sagrado de la Cristiandad, la Iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén, que en efecto como lo citan diversas fuentes informáticas e históricas de primera mano fue el sitio  donde Jesús fue enterrado  y luego resucitó, sin embargo también parece constituirse como escenario de muchas confrontaciones violentas.

Como lo cita el portal de Noticias de Eurabia, sito la siguiente página web http://noticiasdeeurabia.wordpress.com/2008/11/10/jerusalen-armenios-y-griegos-ortodoxos-se-enzarzan-en-una-reyerta-dentro-de-la-iglesia-del-santo-sepulcro/ que precisa que es frecuente ver peleas entre seguidores de distintas confesiones cristianas. Al parecer esta rivalidad que ha ido en aumento hasta el punto de que las fuerzas antidisturbios de la policía, debieron intervenir y tomar el control temporal. Al parecer producto de un desmedido fervor religioso que no lleva a pensar que detrás de esto hay individualismos colectivos, o mejor expresado fervientes unidos bajo una misma consigna, pero disociados de sus propósitos comunitarios. Esto, me parece que termina desvirtuando el verdadero propósito de la religión, al margen de la ideología y forma de cómo llegar a Dios, pues entendamos muy bien que el propósito original es mostrar a ese Dios bueno y amoroso que hace posible a través de sus siervos la pacificación entre las comunidades, sin importar razas, condiciones o imposiciones sociales. Es probable que tengamos que entender que la religión también se está deshumanizando y por lo tanto materializando- o al menos eso nos quieren dar a entender los múltiples líderes religiosos hoy en día.


El problema de la exacerbación religiosa

La obra:  Violence in God´ s name sostiene que de Indonesia a Irlanda del Norte, de Oriente Medio a Cachemira, de la India a Nigeria, de los Balcanes a Sri Lanka, cristianos, budistas, judíos, hindúes, musulmanes y sijs, todos justifican el uso de la violencia alegando que protegen sus intereses y su identidad religiosa.
Sin embargo, la mayoría de las religiones predican la paz y la armonía como pilares de la fe y la religión siempre ha promovido principios altruistas como el amor al prójimo y la santidad de la vida humana.

Ver enlace:

http://translate.google.com.pe/translate?hl=es&sl=en&u=http://www.wcfia.harvard.edu/node/1455&ei=WApoT9D3LsyJtwek9cD6CA&sa=X&oi=translate&ct=result&resnum=1&ved=0CCkQ7gEwAA&prev=/search%3Fq%3DViolence%2Bin%2BGod%2Bs%2BNAME%26hl%3Des%26biw%3D1152%26bih%3D696%26prmd%3Dimvns


La fragmentación interna

Otra triste realidad  es la fragmentación existente en el seno de estas religiones principales. Por citar algunos casos: la cristiandad fragmentada en múltiples denominaciones, de igual manera el Islam debido a creencias contrapuestas, ni qué decir de la desunión de los musulmanes que es la principal raíz de los problemas del mundo islámico.

Estos cuestionamientos nos llevan a pensar que la religión por tanto no ha cumplido con una misión al menos intrínseca, la unidad de los pueblos.

La religiones mayoritariamente se han convertido en símbolos de identidad racial y patriótica, con lo que es casi imposible distinguir  entre el odio nacionalista, el mismo prejuicio racial, la rivalidad étnica y la enemistad religiosa. Aspectos, más que suficientes para desfragmentar este mundo llevándolo a la destrucción y al caos violentista.

¿Dónde queda Dios?, Es probable creer que si tomamos la premisa inicial, esta que dice Dios es amor, tenga poco que ver con las religiones sangrientas y divisivas, ¿ o es más bien la religión hoy en día una cuestión meramente formal del hombre?

Por otra parte, la religión y la política como es muy sabido han estado vinculados históricamente como medios y fines para lograr objetivos comunes de la manera mas exacta posible gracias a la sumisión de los pueblos. Es así como las grandes religiones de la cristiandad (la católica, la ortodoxa y la protestante) han suministrado un infinito caudal de sacerdotes y capellanes para elevar la moral de las tropas y rezar por los muertos y moribundos de ambos lados de los conflictos. Al hacer esto han aprobado el derramamiento de sangre y han dado su bendición a los ejércitos.

Hoy pareciera ser que hasta la economía ha llegado a la religión, pues sus tentáculos poderoso se han convertido en fuentes financiadores muy poderosas, sin mencionar el cobro y mal empleo de los diezmos que terminan enriqueciendo más a sus cultores. Se solventan millonarias campañas para difundir la ideología requerida, pero también para quemar a las no requeridas difamándolas.

El escritor y sacerdote del siglo XVIII Jonathan Swift afirmaba tenemos hoy el mínimo de religiones suficientes para odiarnos unos a otros, pero no para amarnos." Al respecto pienso, ¿Qué está pasando?


Los últimos estudios

Un equipo de investigadores del Departamento de Estudios sobre la Paz de la Universidad de Bradford(Reino Unido) ante el pedido de la BBC para que suministraran una respuesta bien fundamentada a la pregunta de si la religión es una fuerza para la paz, o para la guerra, terminó concluyendo que:

Algunos conflictos bélicos "calificados en los medios de comunicación y en otros lugares como guerras de religión o guerras ocasionadas por diferencias religiosas enrealidad han sido conflictos desatados por el nacionalismo o en pro de la liberación de territorios ocupados y la autodefensa.

Es más se han dado brotes de violencia religiosa protagonizados por grupos cristianos de extrema derecha en los Estados Unidos, entre airados musulmanes y judíos en Oriente Próximo, entre hindúes y musulmanes enfrentados en el Sur de Asia y en las comunidades religiosas indígenas de África y Indonesia- esto nos lleva a  Confirmar dos cosas que se utiliza la religión como fundamento de identidad política y para dar licencia a ideologías perversas de venganza. Por otra parte, los líderes religiosos, bien con su actuación o con su silencio han apoyado activamente o han aprobado numerosas luchas armadas.


Es algo irónico, pero pareciera ser que las más fervientes religiones han arrastrado como consecuencia los mayores males a sus sociedades. Hay incluso quienes establecen guerras en pro de la paz, algo paradójico pero certero.


Líderes auténticos a la luz de la palabra

¿Será por estas razones, la poca credibilidad en la fe hoy en día? ¿Es probable que estos malos líderes religiosos influyan en el alejamiento y decepción de cada vez, más jóvenes que apartados de su propia convicción moral y espiritual terminan buscando líderes en estamentos que no son del todo acertados? Nos guste o no todos necesitamos creer en algo o en alguien, al margen de la norma convencional, eso sí que nos permita volver a sentir esa formación espiritual que esté a la altura de esas creencias.

Lo que se necesita hoy en día son líderes religiosos convertidos realmente, dueños de testimonios reales, apostadores por la pacificación y los valores universales de los hombres y de las mujeres, pero sobre todo comprometidos con la sociedad, que tanto espera de ellos.

Finalmente, es preciso desterrar de toda conciencia la frecuente idea de ver violencia por todos lados, llegando al punto de percibirla como normal. Esto no es normal. Salvo algunos activistas, o pacificadores independientes, cada uno está por su lado tratando de buscar la verdad y de sentir ese amor absoluto que estos tiempos se ha hecho muy difícil de conseguir. La gran mayoría aún está imbuída en tantas cosas, menos en el compromiso real de contribuir a esa verdadera pacificación universal. A ese compromiso real de educar para la paz, no lo digo sólo por un mero curso de valores de escuela, sino por una obligación trascendental que compete a nuestro lado más humano. Entendamos entonces a la religión como instrumento de pacificación antes que intereses ajenos al amor verdadero.


Creo en Dios, tanto como creo en el hombre, en su bondad interna y en su capacidad para amar. Pienso que somos creaciones hechas por amor, y por lo tanto es menester nuestro devolver ese mismo amor, de la misma manera o con mayor intensidad de lo que nos ha sido dado.



Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

Saint- John Perse: El premio Nobel de Literatura de 1960

" El pájaro, entre nuestros hermanos de sangre el de vivir más ardiente, conduce hasta los confines del día un singular destino. Emigrante y hechizado por el crecimiento del sol, viaja de noche, al ser los días demasiado cortos para su actividad. En época de luna gris, color muérdago de las Galias, puebla con su espectro la profecía de las noches. Y su grito entonces es el mismo grito de la aurora: grito de guerra santa a cuchillo. En el brazo de su ala, el balanceo inmenso de una doble estación y bajo la curva del vuelo, la curvatura misma de la tierra…La alternancia es su ley, su reino la ambigüedad. En el tiempo y espacio que incuba de un vuelo, su herejía consiste en vivir un verano único. Escándalo es también para el pintor y el poeta, que ensamblan estaciones en los puntos más altos de su intersección.
(...)

El hombre ha alcanzado la inocencia del animal. Y el pájaro, impreso en el ojo del cazador, se vuelve el cazador mismo en el ojo de la bestia, como ocurre con el arte de los esquimales. Bestia y cazador atraviesan juntos el vado de una cuarta dimensión. Marchan al fin, al mismo paso, desde la complicación de ser, hasta la felicidad de amar, dos seres ciertos, emparejados. Nos hallamos lejos de lo decorativo. Es la sabiduría perseguida como una búsqueda del alma y la naturaleza recuperada al fin por el espíritu, después de que ella todo lo cediera. Una meditación conmovedora y larga ha encontrado otra vez la inmensidad del espacio y hora en la que se extiende el pájaro desnudo, de forma elíptica, como las células rojas de su sangre.

(...)

Con todas las cosas errantes por el mundo, cosas al borde de la hora, van donde van todos los pájaros del mundo, a su destino de seres creados…A dónde va el movimiento mismo de las cosas, en su oleaje, adónde va el curso mismo del cielo, sobre su rueda, a esa inmensidad de vivir y crear por la que se conmovió la gran noche de mayo, van, doblando más cabos de los que crecen en nuestros sueños, y pasan, dejándonos en el océano de las cosas libres y no libres…Ignorantes de su sombra, sin saber de la muerte sino lo que de inmortal se consume en el ruido remoto de las grandes aguas, pasan, abandonándonos, y ya no somos los mismos. Ellos son el espacio atravesado por un único pensamiento. "

De: Pájaros.1962

***
Sobre el autor:
Saint- John Perse fue un poeta y diplomático, galardonado con el Premio Nobel de Literatura. Nació en una de las islas que constituían el departamento francés de ultramar de Guadalupe. Alexis Léger que así se llamaba, estudió en las universidades de Burdeos y París. Ingresó en el cuerpo diplomático en 1914 y desempeñó el cargo de secretario general del ministerio de Asuntos Exteriores, de 1932 a 1940, año en el que se negó a jurar fidelidad al gobierno colaboracionista de Vichy y se exilió a Estados Unidos en 1941. Bajo el seudónimo de Saint-John Perse, Léger recibió el Premio Nobel de Literatura en 1960. Si bien su obra poética es escasa, y su popularidad se ve limitada por la complejidad y la oscuridad de su estilo, fue enormemente admirado por la crítica y por otros poetas. Entre sus obras, que se ocupan principalmente de la soledad y el exilio, destacan Elogios (1911), una recopilación de sus primeros poemas, fundamentalmente simbolistas; Anábasis (1924), que refleja la tradición épica; Destierro (1942); Amargos (1957) y Pájaros (1962).

***

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

jueves, 15 de marzo de 2012

Ir por allí, feliz por el mundo...


Ir por allí feliz por el mundo. 


  • Desprendernos de articulos viejos, como por ejemplo: ropa, enseres, muebles, en fin objetos que ya no usemos, o sencillamente prescindamos de su utilidad. Donarlos, venderlos o regalarlos si es que están aún en buen estado, si no mejor desecharlos. Así damos lugar a lo nuevo en nuestra vida.
  • Repetir afirmaciones que aumente la estima.
  • Aliviar la tarea de nuestros compañeros de trabajo, o de estudio, si nos es posible.
  • Compartir con los padres, hermanos, hijos, nietos u otros parientes momentos placenteros, recordando que con ellos nos toca vivir una experiencia ineludible debido a los lazos sanguíneos que nos unen.

Compartir con los padres, hermanos, hijos, nietos u otros parientes momentos placenteros, recordando que con ellos nos toca vivir una experiencia ineludible debido a los lazos sanguíneos que nos unen.

  • Fomentar pensamientos y diálogos de paz, amor y armonía. Evitar criticar, quejarse o decir cosas negativas.
  • Practicar alguna actividad física que ayude a relajar las tensiones y a mantener la tonicidad muscular.
  • Ofrecer ayuda desinteresada a alguien que la necesite, nunca sabemos cuando seremos oportunos. No dudemos de nuestra solidaridad jamás, ni mezquinemos nuestras acciones.
  • Colaborar con las personas más cercanas. Es más fácil hacer el bien a personas desconocidas que a otras que están más cerca. Detrás cada nueva amistad siempre hay un exquisito aprendizaje.

Decir palabras de amor y expresar cariño abiertamente.

  • Abrazar abiertamente a nuestros seres queridos y decirles te amo, te quiero, te necesito, o lo más lindo que se nos ocurra.
  • Reírnos y hacer reír a los demás.
  • Saludar con respeto y cariño a cada persona que encontremos en nuestro camino.
  • Perder el miedo a los extraños y aprender a reconocer como hermanos a los demás.

No esperar una fecha especial, hacer un alto para compartir un dulce gesto.

  • Leer libros de autoayuda, curación, espiritualidad, salud, o cualquier otro material que nos ayude a vivir mejor.
  • Colaborar con nuestro barrio, municipio o ciudad para hacer que nuestro lugar de residencia sea cada día más hermoso, pacífico y amistoso.
  • Expresar nuestra propuesta hacia el desarrollo nuclear o hacia actividades que sigan contaminando o destruyendo el planeta.
  • Asistir a cursos, conferencias, charlas o participar en grupos positivos.

Vivan su propia vida. Deben ser paredes en las que la pelota del desaliento rebote. Paredes en las que cualquier pelota lanzada con mala intención también rebote. Tomen la iniciativa siempre de obrar por el bien.

  • Colaborar con las entidades que apoyen la vida.
  • Felicitar a los demás por sus éxitos y alentarlos a crecer.
  • Enseñar a los demás el arte de ser felices por medio de la actitud mental, de las palabras y del ejemplo.
  • Reconocer las virtudes ajenas y estimar a las personas para que las expresen.

Escribir cartas con noticias positivas y mensajes de cariño a aquéllas personas que hace tiempo no escribimos.


  • Si vives en medio de gente sonriente, dichosa y bondadosa, no tardarás en hallarte andando el mismo camino.
  • Tratar de ver siempre el lado bueno de las cosas, alabarlo siempre. Recuerda que incluso hasta en los momentos más difusos siempre hay cosas positivas.
  • Conservar limpio nuestro lugar de trabajo, nuestra casa, nuestra oficina. Ayudar a mejorar el entorno en todo lo que sea posible. Evitar producir basura`.
  • Plantar árboles y regarlos. Favorecer a la naturaleza y a su crecimiento en aquello que esté a nuestro alcance.

Creer en Dios y en el hombre. Decretar pensamientos de paz universal.


  • Tomarse un tiempo parta relajarse y meditar.
  • Celebrar cada día un nuevo motivo de alegría, no importa si es corto o duradero
  • Pensar que los sentimientos ajenos son tan propios como los nuestros.
  • Escribir cualquier ocurrencia del día, aunque sea pequeña, pero escribirla. 




    Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
    Víctor Abraham les saluda.

    lunes, 5 de marzo de 2012

    El factor pobreza en el Perú

    El motivo de escribir hoy, surge a raíz de un reportaje publicado ayer en el Suplemento dominical del diario El Comercio, Portafolio económico. En su sección Informe central, que abarca tres páginas la periodista Marienella Ortiz recoge un análisis muy interesante acerca de la Pobreza en el Perú. Resulta interesante saber que un 8.5 millones de habitantes- aproximadamente un tercio de peruanos- no gana lo suficiente como para cubrir una canasta alimentaria básica. Sin duda que esto resulta realmente preocupante, y más cuando se sabe que nuestro país es rico en recursos, sin dejar de lado claro está, el crecimiento económico anual que ha alcanzado últimamente.

    El factor INCLUSIÓN

    El gobierno actual del Presidente Humala tiene como bandera de trabajo, la tan ansiada Inclusión Social. Me parece muy oportuno tocarlo ahora, pero sobre todo trabajarlo. Los últimos dos gobiernos- del Sr. Toledo y del Sr. Garcia- descuidaron mucho este factor tan determinante a la hora de sopesar un verdadero desarrollo social al final de su gestión. Han sido diez años de un sólo crecimiento en estadísticas macroeconómicas, pero a nivel de cálculos comprobables no han sido muy alentadores estos balances porque simplemente el crecimiento no llegaba a las familias de a pie, o debo decir a las familias del gran promedio. Un ejemplo muy claro, fue el rechazo último a las candidaturas tradicionales dentro de los últimos comicios electorales.

    Pero, lo importante hoy es analizar, casi ocho meses después. Se acaba de crear un nuevo ministerio: el de Desarrollo e Inclusión Social, que ya desde ahora tiene que ver urgentemente el problema real dentro de la comunidad real, dejarse de cifras macroeconómicas, -y crecimientos fantasmas, o tal vez para muy pocos -e identificar el problema (localización de zonas, de individuos, de necesidades urgentes) para desarrollar programas de alivios que sean eficientes, pienso que orientado a un campo más distributivo e inclusivo. Al menos, pareciera ser que hoy hay voluntad política, pero temo decir que la concreción escapa muchas veces a la voluntad.

    Los puntos de análisis

    He tratado de extraer las precisiones más significativas que sirvan para un mejor análisis. Estas han sido muy bien ampliadas por Marienella Ortiz, gracias a la colaboración de muchos empresarios peruanos del Sector Privado, y de otras organizaciones.

    1ero.- Bill Gates, ha afirmado que el país no requiere de ayuda externa porque es una economía de ingresos medios. El Perú se volvió destino de millonarias ayudas internacionales, luego del descalabro económico vivido hace dos décadas. Hoy la foto es distinta, ya no calificamos para una serie de programas de organismo multilaterales. El Gobierno viene con arcas llenas y debería ser capaz de solucionar los índices de pobreza si usa bien sus recursos.

    2do.-El indicador de pobreza monetaria- gasto inferior a tres dólares al día- no parece ser suficiente para explicar los problemas que padecen los 8.5 millones de peruanos en desventaja. Hay otros indicadores no monetarios que demuestran la complejidad de la pobreza: desnutrición- 500 mil niños menores de cinco años, cabe destacar que el 50% de la mortalidad infantil está relacionada con la desnutrición-, necesidades básicas insatisfechas, falta de capacidades laborales, entre otras. Estas son las brechas sociales. Dos ejemplos, por un lado el 48% de las jovencitas analfabetas serán madres antes de cumplir los 20 años, frente a un 6% de chicas con educación superior técnica; por otro lado, la mala educación pública y privada, de los jóvenes entre 15 y 29 años con estudios superiores, el 36% trabaja como peón, personal de limpieza o ambulante. Sólo un 5% desempeñará como profesional.

    3ero.- Una tasa por encima del 6% de crecimiento económico anual siempre será el escenario óptimo para mantener en marcha la dinámica económica que agilice la reducción de la pobreza. Sin embargo, al crecimiento pueden ahondar los problemas de desigualdad si no se tienen claras las políticas públicas destinadas a mejorar la infraestructura y servicios básicos. La respuesta es tener una agenda de desarrollo rural (carreteras vecinales que conecten a pobladores rurales con servicios básicos y mercados debido a su carácter disperso)

    4to.- Olvido frente a los pobres por parte de la población a la que le ha ido bien. En muchos casos resulta algo más sano que tener una gerencia de responsabilidad social, tener una gerencia logística que ayude a sus proveedores a crecer.  Un camino más eficiente es el de la asociación público- privada para lograr objetivos destinados a reducir las desigualdades sociales, por ejemplo: los múltiples programas educativos que proponen las empresas para mejorar su calidad deberían antes que dispersos, ser articulados por el Estado.

    Deducciones finales

    1. 55% creció entre el 2001 y el 2010 el PBI per cápita  del país, pero la pobreza sólo se redujo en 43%. Sin embargo, 16% es la meta de reducción de pobreza al 2016 que este Gobierno se ha planteado. Esto según lo explica Federico Arnillas, presidente de la Mesa de Concertación de Lucha contra la Pobreza, es poco realista porque no se está proyectando grandes reformas por parte de este Gobierno para volver más eficiente al Estado.

    2. Es necesario un mayor compromiso público y privado para la investigación económica y social en pro de un Gobierno eficiente. Reforzar con leyes adecuadas una cultura filantrópica que reemplace a donaciones extranjeras.

    3.Las políticas públicas deben ser comunes a tantas otras necesidades, porque ya es sabido que no sólo hablamos de pobreza monetaria, sino de otros indicadores.

    4. Para hacer posible el acercamiento de la inversión privada se hace necesario que sea el Gobierno quien atienda primero las infraestructuras necesarias como puentes y carreteras, de esta manera las regiones más alejadas y diseminadas por el espacio territorial se verán más interconectadas y proclives a un mayor desarrollo.

    5. Se hace necesario que sean las mismas familias las que tomen la iniciativa de su propia superación y desarrollo local. Si bien es cierto, es responsabilidad es prioridad del Gobierno pero también de la misma comunidad. El hecho es de no poner trabas a su propio desarrollo.

    6. El reto para estos cinco años de Gobierno, incluso diría yo más para su flamante ministerio sería en  empeñarse no tanto en mostrar cifras macroeconómicas de aprobación externa, sino acercar a los pobres extremos a la línea de superación de la pobreza. Si esto se hace posible entonces habría un cambio substancial profundo para nuestro país que tan golpeado viene siendo últimamente por su propia clase política.

    Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
    Víctor Abraham les saluda.

    Fuente: Portafolio económico. Suplemento dominical del diario El Comercio. Domingo 4 de marzo del 2012. Lima.Perú.


    domingo, 4 de marzo de 2012

    Acercamiento a las palabras de un Nobel: Orhan Pamuk

    La desición. (1)

    "Me acuerdo perfectamente del momento en que quise ser escritor. Fue una tarde de marzo o abril, en la primavera de 1973. Agarré un papel y un bolígrafo y me puse a escribir. Así fue. Recuerdo haber leído El extranjero, de Camus,  y a pesar de que no influyó en mi escritura pensé que me iba a ayudar a ser escritor".

    "Yo tendría 23 años y le dije a mi familia y a mis amigos que no iba a ser el arquitecto o pintor que todos ellos querían, sino un novelista. Todos me dijeron que no lo hiciera, que yo no tenía ni idea de la vida. Creo que pensaban que iba a escribir una sola novela. Pero les dije que existían Borges y Kafka, y que ellos tampoco tenían ni idea de la vida... Las novelas, me parece, son una forma inédita de ver la vida. Solo ahora, después de todo este tiempo, confieso que cuando mi familia me dijo que yo no sabía nada de la vida, tenían razón. En ese momento no sabía nada".


    Sobre la novela (2)

    "Estoy de acuerdo en que la novela es un espejo en el paisaje. Sin embargo, la espina dorsal de la novela está basada en una característica humana, algo que solo tiene humanidad. Y es la compasión hacia los demás. La necesidad de entender a los demás. Eso es lo que nos hace humanos y solamente existe en nosotros. Creo que una novela funciona cuando muestra el mundo desde el punto de vista del personaje. Entendemos cómo se siente Ana Karenina en el tren. Está confusa, se siente melancólica mientras ve cómo nieva al otro lado de la ventana. Esa nieve no está allí porque sí. Es una observación psicológica del personaje. La novela funciona cuando el novelista se pone en la piel de los personajes, ya sean estos del sexo contrario o pertenecientes a otra época histórica, cultural... Para mí la novela es la manera que tengo de aproximarme a las personas más pobres de Turquía. Hacer esto, ponerse en la piel de los demás, no es solo un ejercicio respetable sino ético. La humanidad se basa en eso, en la compasión, en entender a los demás."

    "Los escritores tenemos miles de cosas que contar en una novela. Y esas cosas se parecen a los átomos. El tiempo en la novela es lo que une todas esas cosas. En ese sentido, los momentos en una novela son como las imágenes de una película. No hay historia sin tiempo."


    (1) (2) Tomado de la entrevista de Juan Cruz al escritor con motivo de la publicación de El novelista ingenuo y el sentimental; suplemento cultural Babelia de El País, 30.12.2011.

    Fuente: http://elpais.com/diario/2011/12/31/babelia/1325293935_850215.html


    ***

    " Me habría gustado que se hiciera aquello por lo que se preguntaba en una obra en pareados, el poeta Nazim el Rubio de Ran: una pintura de la felicidad. Sé perfectamente cómo tendría que hacerse. Querría que se pintara una madre con dos hijos; me gustaría que mientras el pequeño, al que la madre sostiene en su regazo dándole de mamar sonriente, chupaba sonriendo feliz el enorme pezón, la mirada del hijo mayor, ligeramente envidioso, y la de la madre se entrecruzaran. Me gustaría ser la madre en esa pintura y que se hiciera a la manera de los antiguos maestros de Herat, capaces de detener el tiempo pintando al pájaro del cielo como si volara pero también mostrándolo feliz eternamente suspendido en el aire. Lo sé, no es facil. "

    De: Me llamo Rojo. 1998

    ***

    Sobre el autor:

    Orhan Pamuk es un escritor turco nacido en Estambul. Estudió Arquitectura, licenciatura que nunca terminó, y Periodismo en el Instituto de la Universidad de Estambul, y ha pasado largas temporadas en las Universidades norteamericanas de Iowa y Columbia. Su carrera como escritor se inició a finales de los años 70, aunque no publicó su primera novela hasta el año 1982, Cevdet Bey y sus hijos. A ésta siguieron, La casa del silencio (1983), El astrólogo y el sultán (1985), que desencadenó grandes elogios; El libro negro (1990), La vida nueva (1994) y su consagración definitiva, Me llamo Rojo (1998), una novela que combina la narración de misterio, la historia de amor y la reflexión filosófica, ambientada en el Estambul del siglo XVI, bajo el reinado del sultán Murad III. En el año 2005 y a raíz de unas declaraciones sobre la muerte de 30.000 kurdos y un millón de armenios, tuvo que exiliarse al extranjero. El 13 de diciembre del 2005, varios escritores de renombre mundial, José Saramago, Gabriel García Márquez, Günter Grass, Umberto Eco, Carlos Fuentes, Juan Goytisolo, John Updike, Salman Rushdie y Mario Vargas Llosa, firmaron una declaración conjunta de apoyo a Pamuk, acusando al Gobierno turco de no respetar los derechos humanos. Sus últimas obras son Nieve (2001) y Estambul (2005). Orhan Pamuk ha obtenido numerosos reconocimientos internacionales, como el Premio al Mejor Libro Extranjero en Francia, el Premio Grinzane Cavour en Italia, el Premio Internacional IMPAC de Dublín, el Premio de la Paz de los libreros alemanes y el Premio Nobel. Su obra ha sido traducida a 34 idiomas y publicada en un centenar de países.

    ***




    Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
    Víctor Abraham les saluda.

    jueves, 1 de marzo de 2012

    Imagina

    Imagina que todo ésto sea posible, que el mañana que juntos hemos planeado tantas noches sea posible, que ésta revoluciòn cultural donde hoy imperan tecnologías, egos frustrados por ser reconocidos por unos cuántos, cosas, más cosas, tantas estupideces frívolas, tantas superficialidades que parecieran por momentos estar superpuestas a nuestros propios sentimientos, a nuestra fe ciega de seguir creyendo, todo esto, todo, sea producto momentáneo de este tiempo que no es el nuestro.


    Imagina, al menos que nosotros seguiremos tan firmes en nuestros proyectos, esos de hacer sonreír a los demás y de hacer entender lo importante que es entregarse a sus sueños, a sus metas, a sus esperanzas, qué sé yo... 


    Imagina que que todo ésto, que los demás sienten como inadecuado, absurdo, extraño y por principios netamente caprichosos digan que no, que cómo va a ser posible que esto que tú crees, y que yo creo -en fin, que ambos creemos - sea cierto.


    Imagina, que "ésto"que hoy todos critican, y qué bien lo hacen, al final sea el hacer verdadero, y por ende luz para tanta soledad arisca que existe.  


    No sé cuántas veces tenga que pedirte que imagines, no por el mero placer tonto de imaginar- cómo me dijeron anoche algunos, y después a carcajadas rieron-, sino para que tus creencias sigan tan firmes como las fueron desde el primer día.  Es curioso, que hoy muy pocos quieran imaginar verse de alguna u otra manera sólo por el hecho mismo de estar apurados por terminar el día o de llegar urgente a la próxima parada de un futuro con destino incierto, sólo porque hoy ya no hay más tiempo.

    Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
    Víctor Abraham les saluda.