lunes, 30 de julio de 2012

Confesiones de madrugada.



After all it is written in the stars. (Lennon)

Tienes algo de razón, Peter Pan nunca creció, se resistió a crecer.

Indudablemente, que por la forma en que llevo mi vida, veo que jamás creceré. (Al, menos eso me dicen los amigos que rodean cada día mi existencia, pero bueno debo entenderlos también.) Pero te lo reafirmo una vez más, no porque sea un chiquillo de pensamiento y de acción que me encantaría, sino porque me resisto a creer en algo que no va acorde a mis propios códigos de verdad. Jamás debemos seguir acciones que no son compatibles con nosotros mismos. Total, no importa de que lado de la vida nos situemos, lo que sí importa es que desde allí aportemos a este gran cambio colectivo.

Esto, que te acabo de escribir,  al fin y al cabo me hace feliz. Me hace enteramente feliz ser como soy, ser como he querido ser siempre, y seguir siendo como debo seguir siendo: una persona que mantiene aún una rebeldía, una vitalidad; una persona empeñada en defender cada día sus ideas y sus creencias, a pesar de que a veces todo se ponga en contra - y debo confesarte que muchas veces también a mí, está realidad me resulta tan patética como escabrosa, pero como dicen todos: "este es el mundo que el mismo ser humano ha creado"-. 

Por eso, pienso que el simple hecho de darle cada día razones nuevas de humanidad y sensibilidad con nuestros actos a esta realidad que tanto confunde y tergiversa, es lo más admirable que se puede hacer. ¡Nosotros, los que aún buscamos algo coherente dentro de la vorágine incoherencia pragmática, no podemos ceder!, ¿me has entendido?, nunca deberemos ceder. A mayores frustaciones, el doble de ánimos superpuestos; a mayor indiferencia, mayor comprensión; a mayor apatía mayor hálito de vida; a mayor frialdad, mayor calor de humanidad.

A esto es lo que yo llamo siempre ¡Remar contra la corriente! (Tal vez, Peter Pan, también fue consciente de ello y, por eso su deseo de no renunciar jamás a lo que él creía como correcto, a sus propios códigos de verdad. El capitán Garfio sólo era un reto en su vida, mientras Wendy lo era todo, pero mientras al primero siempre le unía ese espíritu fantasioso y noble de contrariedad, de la segunda lo separaba ese espíritu de realidad. Ese fue el mayor dilema que tuvo que afrontar este pequeño personaje: por sentimiento, atreverse a vivir en la realidad, o por principio, quedarse en la Tierra de Nunca Jamás. En fin, cosas, interpretaciones mías) 

Muchas veces el mostrarse como sé es uno mismo cuesta -sí, sí, cuesta y mucho-, no porque tal vez no coincidamos con los demás, sino porque es la mayor muestra de honestidad que cualquier persona debe asumir en su vida a modo de un compromiso consigo mismo. ¿Después de todo de qué nos valdría ser lo que somos, si no logramos proyectar nuestra imagen real al mundo? Si no entendemos esta interrogante siempre viviremos sumidos en una falsedad de propia apariencia, y la no aceptación personal primero, y social luego. El mayor conocimiento se logra cuando uno es en el mejor de los casos uno mismo con sus cualidades y fallas. 

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

domingo, 29 de julio de 2012

Eduardo Galeano: El delirio de un soñador


 "Soy un escritor que quisiera contribuir al rescate de la memoria secuestrada de toda América, pero sobre todo de América Latina, tierra despreciada y entrañable".

Eduardo Galeano


 

(...) Aunque no podemos adivinar el tiempo que será, sí tenemos, al menos, el derecho de imaginar el que queremos que sea. En 1948 y 1976 las Naciones Unidas han proclamado extensas listas de derechos humanos; pero la inmensa mayoría de la humanidad no tiene más que el derecho de ver, oír y callar. 

¿Qué tal si empezamos a ejercer el jamás proclamado derecho de soñar? ¿Qué tal si deliramos por un ratito? 

Al fin del milenio vamos a clavar los ojos más allá de la infamia, para adivinar otro mundo posible

el aire estará limpio de todo veneno que no venga de los miedos humanos y de las humanas pasiones; 

en las calles, los automóviles serás aplastados por los perros; 

la gente no será manejada por el automóvil, ni será programada por la computadora, ni será comprada por el supermercado, ni será mirada por el televisor; 

el televisor dejará de ser el miembro más importante de la familia, y será tratado como la plancha o el lavarropas; 

la gente trabajará para vivir, en lugar de vivir para trabajar; 

se incorporará a los códigos penales el delito de la estupidez, que cometen quienes viven por tener que ganar, en vez de vivir por vivir nomás, como canta el pájaro sin saber que canta y como juega el niño sin saber que juega; 
 
en ningún país irán presos los muchachos que se nieguen a cumplir el servicio militar; si no los que quieran cumplirlo; 

los economistas no llamarán nivel de vida al nivel de consumo, ni llamarán calidad de vida a la cantidad de cosas; 

los cocineros no creerán que a las langostas les encanta que las hiervan vivas; 

los historiadores no creerán que a los países les encanta ser invadidos; 

los políticos no creerán que a los pobres les encanta comer promesas; 

la solemnidad se dejará de creer una virtudes, y nadie tomará en serio a nadie que no sea capaz de tomarse el pelo; 

la muerte y el dinero perderán sus mágicos poderes, y ni por defunción ni por fortuna se convertirá el canalla en virtuoso caballero; 

nadie será considerado héroe ni tonto por hacer lo que cree justo en lugar de hacer lo que más le conviene; 

el mundo ya no estará en guerra contra los pobres, si no contra la pobreza, y la industria militar no tendrá más remedio que declararse en quiebra; 

la comida no será una mercancía, ni la comunicación un negocio, porque la comida y la comunicación son derechos humanos; 

nadie morirá de hambre, porque nadie morirá de indigestión; 

los niños de la calle no serán tratados como si fueran basura, porque no habrá niños de la calle; 

los niños ricos no serán tratados como si fueran dinero, porque no habrá niños ricos; 

la educación no será el privilegio de quienes pueden pagarla y la policía no será la maldición de quienes no pueden comprarla; 

la justicia y la libertad, hermanas siamesas condenadas a vivir separadas, volverán a juntarse, bien pegaditas, espalda contra espalda; 
 
una mujer, negra, será presidenta de Brasil y otra mujer, negra, será presidenta de los Estados Unidos de América; una mujer india gobernará Guatemala y otra, Perú; 

en Argentina, las locas de Plaza de Mayo serán un ejemplo de salud mental, porque ellas se negaron a olvidar en los tiempos de la amnesia obligatoria; 

la Santa Madre Iglesia corregirá las erratas de las tablas de Moisés, y el sexto mandamiento ordenará festejar el cuerpo; la Iglesia también dictará otro mandamiento que se le había olvidado a Dios: "Amarás a la naturaleza, de la que formas parte"; 

serán reforestados los desiertos del mundo y los desiertos del alma; 

los desesperados serán esperados y los perdidos serán encontrados; 

porque ellos son los que desesperaron de tanto esperar y los que se perdieron de tanto buscar; 

seremos compatriotas y contemporáneos de todos los que tengan voluntad de justicia y voluntad de belleza, hayan nacido donde hayan nacido y hayan vivido cuando hayan vivido, sin que importen ni un poquito las fronteras del mapa o del tiempo; 

la perfección seguirá siendo el aburrido privilegio de los dioses; pero en este mundo chambón y jodido, cada noche será vivida como si fuera la última y cada día como si fuera el primero.

***

Sobre el autor:  


Eduardo  Galeano, nace en Montevideo el 3 de septiembre de 1940. En él conviven el periodismo, el ensayo y la narrativa, siendo ante todo un cronista de su tiempo, certero y valiente, que ha retratado con agudeza la sociedad contemporánea, penetrando en sus lacras y en sus fantasmas cotidianos. Lo periodístico vertebra su obra de manera prioritaria. De tal modo que no es posible escindir su labor literaria de su faceta como periodista comprometido.

La obra de Eduardo Galeano nos convoca a mirar qué pasado hemos levantado y qué futuro estamos dejando para nuestros descendientes. Establece un frente común contra la pobreza, la miseria moral y material, la hipocresía de un mundo que sigue abriendo cada vez más distancias entre los que tienen y los que no tienen. Lo demagógico puede ser un riesgo inevitable en este tipo de propuestas, pero Galeano la salva con un estilo conciso, brillante y, sobre todas las cosas, necesario. En Eduardo Galeano hay un compromiso constante con el ser humano y sobre todo una fidelidad a unas ideas que condenan el neoliberalismo y que siguen apostando por un socialismo real, no de andar por casa, y que de alguna forma recupere el pulso perdido, lejos del presente en el que el hombre es visto como una mercancía y en el que parece que no hay lugar para las utopías.
 

Eduardo Galeano reside desde 1985, -tras finalizar la dictadura uruguaya-, en su Montevideo natal donde sigue haciendo su literatura y su periodismo de marcado tinte político.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

sábado, 21 de julio de 2012

Acerca de la teoría de las emociones

UN ANÁLISIS AL PROBLEMA

Si la humanidad no sintiese emociones mañana, ni pasado mañana, ni ninguna mañana que viniese después del pasado mañana, es decir si no se se diera la cabida necesaria a este cúmulo de manifestaciones  que los seres humanos conocemos como emociones, o lo que es peor, si estas fueran productos de un aparente fingimiento autómata entonces la esencia vital de los seres humanos  se reduciría a grupos de seres individuales aislados cuya única característica en común sería una participación personal dentro de un colectivo social basado únicamente en leyes y patrones establecidos y encuadrados, o en el mayor de los casos- y esto es lo que más me preocupa- emociones reducidas a frívolas relaciones puramente escasas de sensibilidad tomadas como necesariamente reales para sobrevivir en una sociedad carente de amor y privada de toda bondad de los buenos sentimientos. (Quedarse en esta forma de pensamiento que considera todo lo que envuelve al individuo como necesariamente correcto e imprescindible, a pesar de las barbaridades e inconstancias cada vez superficiales que saltan a la vista de la consciencia sólo deja entrever un pasivo conformismo emocional.)

La  sociedad material - hasta cierto punto encasillada en modelos y estándares sugestivos-, reduce la capacidad emocional  para decidir libremente, o en el mejor de los casos, conducirse por sí mismo libremente. Muchos de los patrones a seguir que se imponen en nuestras "sociedades  pragmáticas de moda" impiden la libre determinación y elección sometiendo así,  la libertad del pensamiento normal y conduciendo al ser humano a la privación de sus propias emociones, aspectos más que necesarios para lograr el equilibrio espiritual. 


Los patrones encadenan nuestro sentir a respuestas irrisoriamente ajenas a la misma consciencia y esencia humana de los individuos convirtiéndolos en simples modelos o esquemas ficticios de una realidad incompatible a ellos mismos, incompatible a sus propios esquemas aprehendidos, me explico, se deja de elegir  o de sentir por miedo o temor a no encajar dentro de lo requerido, esto al inicio causa una frustración y descontento, pero dada la condición adaptativa del individuo y ser reiterativas estas frustraciones y encasillamientos se va volviendo algo usual; los estados de frustración desaparecen y se termina suponiendo - y hasta cierto punto aceptando-, que en realidad  el individuo no es más que una parte de ese gran sistema escasamente emotivo, salvo instantes excepcionales como el enamoramiento, o el sentirse fraternalmente apreciado al interior de las familias, o los pequeños grupos que los individuos frecuentan. (He allí el problema, porque el individuo olvida su condición real de ser humano, incluido su escala valorativa y motores de aspiración y se presume a sí mismo un elemento más del común general que sigue y obra acorde a los requeriemintos de los grandes modelos sugestivos.)


Un modelo sugestivo es una invitación a ser como no se es en la esencia, a comportarse como en muchos casos no se desea comportarse, debido a que el comportamiento normal de cada individuo obedece a  sus propios códigos de verdad, esto es a sus propios valores inherentes familiares o educativos adquiridos. Un modelo sugestivo es una ficción creada por una maquinaria de consumo masivo que influye sobre los comportamientos, determinaciones, elecciones y desiciones normales de los hombres y de las mujeres, quienes dejan de ser ellos mismos para pasar a  ser "esos otros mismos" más alienados y escasamente reales. 


Por eso, el papel que deban jugar las emociones  hoy en día en este contexto sombrío es vital, más que importante diría yo, porque son las únicas armas con que la humanidad podría equilibrar por fin esa condición de bienestar espiritual muchas veces incompatible, al menos en la práctica con ese bienestar material y de poder tan anhelado, nada malo pero si escapa al control del propio individuo se convierte en dañino y peligroso para él mismo, causándole esos malos llamados desórdenes mentales, que más diría yo obedecen a desórdenes propiamente emocionales.

ALGUNAS APROXIMACIONES CONCEPTUALES A LAS EMOCIONES

De las emociones se ha hablado mucho, inclusive la psicología científica ha logrado muchos avances, si definirlas es el caso. He aquí algunos alcances, por ejemplo:


"Las emociones son estados psicológicos independientes de los mecanismos cerebrales, o bien combinación de aspectos inconscientes que solo pueden ser asimilados de un modo no claro, a través de la mirada introspectiva."
(De: La razón y la pasión. Apuntes universitarios. 2003)

Algunos estudios, sin embargo han asumido una posición más neurológica y científica, caracterizando a las emociones como funciones biológicas cerebrales del Sistema Nervioso. Lo cierto, es que las emociones obran y moldean en muchos casos las estructuras mentales del individuo.


"Las emociones surgen cuando el cerebro detecta las reacciones físicas, otros afirman que las emociones se manifiestan en el cerebro, y que estas reacciones son secundarias. Si tomaramos como referencia aspectos inconscientes concluiremos que son dichos impulsos ubicados en el "ello" -según el psicoanálisis, el "ello" es inconsciente y expresa fundamentalmente la expresión psíquica o interna de las pulsiones (motivaciones) y deseos-, que se manifiestan al exterior por medio de las emociones."
(De: El cerebro emocional. Apuntes universitarios. 2003)


La Psicología social encierra a las emociones como manisfestaciones provenientes de las interrelaciones sociales. La historia señala que desde los primeros inicios los individuos que optaron por hacer ciencia buscaron separar y definir claramente los conceptos emoción y razón, incluso las teologías cristianas vieron a los aspectos emocionales como dañinos, o pecaminosas, y que impedían la realización como persona e hijo de Dios. Así fueron surgiendo ideas y teorías cada vez más precisas hasta dar origen al cognitivismo, estado que propugna conocer el mundo sólo mediante el pensar , el razonar y el intelecto, dejando de lado los aspectos que motivan nuestra vida separando así los sentimientos, pasiones y emociones de los individuos.

Como se dijo al principio, algunos psicólogos científicos bajo la idea de considerar a las emociones como estados psicológicos independientes de los mecanismos cerebrales, enfocaron más bien a dichas emociones como funciones cerebrales del sistema nervioso.


"Durante los trabajos que se realizaron de escisión cerebral se permitió descubrir que la aparente incomunicación de hemisferios cerebrales no es del todo exacta, ya que se descubría que por medio de estímulos, el hemisferio derecho era incapaz de compartir con el hemisferio izquierdo sus pensamientos sobre la naturaleza del estímulo, pero sí podía podía trasmitirle el significado emocional del estímulo, concluyéndose entonces que el procesamiento emocional había ocurrido fuera del terreno consciente , y una vez más compartiendo con Freud que dichos procesos están disociados de los aspectos normales del pensamiento."
(De: El cerebro emocional. Apuntes universitarios. 2003)

CONCLUSIONES FINALES

De lo expuesto anteriormente se puede concluir que:
  • Las distintas clases de emociones están controladas por mecanismos neurológicos específicos.
  • Los mecanismos cerebrales generan conductas emocionales casi exactas e intactas entre animales y los humanos.
  • Las respuestas emocionales son inconscientes.
  • Las emociones suceden sin que lo planeemos, constituyéndose así en importantes fuentes motivadoras para la vida humana. Las emociones son, en gran medida lo que viene a constituir ese gran cúmulo de esta esencia nuestra que es la humana, y que nos diferencia de cualquier máquina por más sofisticada que ésta sea.
  • Los estados de consciencia ocurren cuando el mecanismo responsable del conocimiento consciente se percata de la actividad que está  teniendo lugar en el mecanismo del procesamiento consciente, por eso las emociones son estados inconscientes que afloran hacia el exterior mediante conductas observables y que ocurren al interior del Sistema Nervioso cerebral, hablando más especifico.
  • Pienso que si se logra un equilibrio entre el pensamiento que desea tener y la sensibilidad que necesita sentir habremos dado un gran paso, para volver a ser esos seres más conscientes, reflexivos y respetuosos de los demás, pero sobre todo seres más afectivos y valorativos por el prójimo.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

viernes, 20 de julio de 2012

"Los perros hambrientos" de Ciro Alegría


***


Que se llaman así, pue hay una historia, yesta es quiuna viejita tenía dos perros: el uno se llamaba Güeso y el otro Pellejo. Y jue quiun día la vieja salió e su casa con los perros, yentón llegó un ladrón y se metió bajo e la cama. Golvio la señora po la noche y se puso a acostarse. El ladrón taba calladito ay esperando quella se durmiera pa augala silencito sin que lo sintieran los perros y pescar las llaves diun cajón con plata. Y velay que la vieja al agacharse pa pescar la bacenica, le vio las patas ondel ladrón. Y como toda vieja es sabida, ésa también era. Yentón se puso a lamentarse como quien no quiere la cosa: 'Yastoy muy vieja; ay, yastoy muy vieja y muy flaca; güeso y pellejo no más estoy'. Y repetía cada vez más juerte como almirada: "¡güeso y pellejo!, ¡güeso y pellejo!". Yeneso, pue oyeron los perros y vinieron corriendo. Ella les hizo una señita y los perros se jueron contrel ladrón haciéndolo leña. . .

De: Los Perros hambrientos.1939

***

Sobre la novela:

Esta novela, escrita en 1939, nos permite conocer cómo siente y cómo se comporta el hombre andino de esa época. El escritor nos describe la vida cotidiana de una familia campesina en la serranía norte de Perú. La novela aborda el tema del hambre y su influencia entre los hombres a través de su relación con la naturaleza y los animales, utilizando como símbolo a los perros. Tanto los hombres como los perros se vuelven malvados por el hambre y la sequía, de tal manera que se devoran entre ellos. Rodeados todos ellos por un paisaje despiadado, tenebroso y por un estado que desaparece ante la sequía


***
Los perros hambrientos, una novela dramática del realismo y costumbrismo. 
Análisis de: Ramiro Sánchez Navarro.

En 1939,el escritor peruano Ciro Alegría Bazán (1909-1967) obtuvo por segunda vez el premio de novela, en la ciudad de Santiago de Chile, convocado por la Editorial Zig-Zag.

En esta obra, uno de los grandes personajes es la sequía, que asola la sierra norte del Perú, donde transcurren las acciones de sus personajes, que son seres humanos ,campesinos humildes , como la familia Robles, conformado por los esposos Simón y Juana y sus hijos Antuca y Timoteo, así como por los comuneros Mashe, Vicenta, Martina y Mateo Tampu. Este último abandona a Martina y a sus dos hijos, cuando es levado por la policía para servir en el ejército. El hacendado Cipriano Ramírez, dueño de la hacienda de Paúcar, aparece en la obra como el gran benefactor, que da de comer a sus colonos, a sus peones, en épocas de hambruna, ocasionado por la sequia; pero también adquiere la imagen del hombre severo ,que no vacila en echar chicote a sus protegidos cuando las circunstancias así lo ameritan. Los hermanos Celedonio , Julián y Blas , quienes son bandoleros serranos ,dedicados en cuerpo y alma al abigeato, principalmente al robo de reses, acabarán con sus dias en una celada ,que les tendió la policía. La novela también presenta otro tipo de personajes como son los perros pastores, que defienden al ganado ovino de los pumas y de los abigeos.


En esta obra encontramos seis tipos de conflictos, que son originados por determinados agentes como la sequía , los hacendados Cipriano Ramírez y Juvencio Rosas, la policía y los abigeos:


1.- El primer conflicto se libra entre los pastores y campesinos contra la sequía , verdadero azote de la naturaleza y que los empuja a un existencia miserable , en donde el fantasma del hambre y de la muerte se harán presentes.

2.- El conflicto que se suscita entre los perros pastores y sus dueños, cuando el fantasma del hambre se agudiza a causa de la implacable sequía y se pierde todo sentido de solidaridad humana, suscitándose asimismo un conflicto entre los perros por la disputa de los alimentos.


3.- El conflicto que se origina entre los perros pastores y sus dueños cuando éstos a causa del hambre se ven obligados a comerse el ganado ,


4.- Los campesinos son victimas de la injusticia social cuando un hacendado prepotente y abusivo, de nombre Juvencio Rosas, dueño de la hacienda de Sunchu, los despoja de la comunidad de Huaira , y lo incorpora a su hacienda o feudo sin la menor conmiseración.

5.- Los campesinos son objeto de abuso por parte de los gendarmes o policías cuando llevan a los comuneros a la fuerza para el servicio militar.


6.- El conflicto que se desencadena entre los bandoleros, los hermanos Celedonio, con los gendarmes o policías y los dueños del ganado robado.


La novela, al término der su lectura,nos deja un amargo sabor de una realidad dura e implacable.

***

Sobre el escritor:

Ciro Alegría (1909-1967) fue un novelista, cuentista y político peruano cuya obra representa, junto con la de su compatriota José María Arguedas, la expresión artísticamente más madura de la narrativa regionialista e indigenista nacional en el siglo XX. Nacido en Huamachuco, pueblo andino del norte del Perú, hizo sus estudios escolares en esa misma región (donde tuvo como maestro a César Vallejo) y se comprometió temprano en la lucha política como miembro del APRA. En 1933 sufrió un año de cárcel y salió amnistiado al destierro en Chile. En ese periodo escribió la parte más significativa de su obra y ganó tres premios literarios que lo consagraron como autor de otras tantas novelas: La serpiente de oro (1935), Los perros hambrientos (1939) y El mundo es ancho y ajeno (1941). Esta última, considerada su obra maestra, recibió el importante premio latinoamericano de novela, convocado por la editorial estadounidense Farrar & Rinehart. Alegría estuvo viviendo 16 años en Estados Unidos, Puerto Rico y Cuba. Cuando volvió a Perú en 1957 se dedicó al periodismo y fue elegido diputado tras haber renunciado al Partido Aprista. En esta época publicó un libro de cuentos: Duelo de caballeros (1962). El mundo es ancho y ajeno es un gran cuadro épico de las luchas de una arquetípica comunidad indígena contra los tres poderes que quieren destruirla: la oligarquía terrateniente, el Ejército y el Gobierno al servicio de los intereses estadounidenses. El uso de las técnicas narrativas modernas y el aliento heroico de la composición le permiten presentar un relato río que arrastra materiales heterogéneos para crear un mosaico tan variado y dramático como la vida indígena misma. La novela refleja el programa político del APRA en sus primeros tiempos, recogiendo dos puntos destacados de ese programa: La importancia del espíritu comunitario y el papel de la educación y la experiencia del mundo, con vistas a la integración de los indios en el Perú moderno.
Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

martes, 17 de julio de 2012

Franz Kafka y su dilema existencial de metamorfosis

"El camino verdadero pasa por una cuerda, que no está extendida en alto, sino sobre el suelo. Parece preparada más para hacer tropezar, que para que se siga su rumbo.  Todos los errores humanos son fruto de la impaciencia. Interrupción prematura de un proceso ordenado, obstáculo artificial levantado al derredor de una realidad artificial.
A partir de cierto punto no hay retorno. Este es el punto que hay que alcanzar.
El poseer no existe, existe solamente el ser: ese ser que aspira hasta el último aliento, hasta la asfixia.
En un tiempo no podía comprender porqué no recibía respuesta a mi pregunta, hoy no puedo comprender como pude estar engañado hasta el extremo de preguntar. Pero no es que me engañase, preguntaba solamente.
Sólo temblor y palpitación fue su respuesta a la afirmación de que tal vez poseía pero no era. "


De: Aforismos. Consideraciones acerca del pecado.

 ***

Una mañana, tras un sueño intranquilo, Gregorio Samsa se despertó convertido en un monstruoso insecto. Estaba echado de espaldas sobre un duro caparazón y, al alzar la  cabeza, vio su vientre convexo y oscuro, surcado por curvadas callosidades, sobre el que casi no se aguantaba la colcha, que estaba a punto de escurrirse hasta el suelo. Numerosas patas, penosamente delgadas en comparación con el grosor normal de sus piernas, se agitaban sin concierto. 


- ¿Qué me ha ocurrido? 


No estaba soñando. Su habitación, una habitación normal, aunque muy pequeña, tenía el aspecto habitual. Sobre la mesa había desparramado un muestrario de paños -
Samsa era viajante de comercio-, y de la pared colgaba una estampa recientemente recortada de una revista ilustrada y puesta en un marco dorado. La estampa mostraba a una mujer tocada con un gorro de pieles, envuelta en una estola también de pieles, y que, muy erguida, esgrimía un amplio manguito, asimismo de piel, que ocultaba todo su antebrazo. 


Gregorio miró hacia la ventana; estaba nublado, y sobre el  cinc del alféizar repiqueteaban las gotas de lluvia, lo que le hizo sentir una gran melancolía. 


«Bueno –pensó–; ¿y si siguiese durmiendo un rato y me olvidase de todas estas locuras?» Pero no era posible, pues Gregorio tenía la costumbre de dormir sobre el lado derecho, y su actual estado no le permitía adoptar tal postura. Por más que se esforzara volvía a quedar de espaldas. Intentó en vano esta operación numerosas veces; cerró los ojos para no tener que ver aquella confusa agitación de patas, que no cesó hasta que notó 
en el costado un dolor leve y punzante, un dolor jamás sentido hasta entonces. 


- ¡Qué cansada es la profesión que he elegido! –se dijo–. Siempre de viaje. Las preocupaciones son mucho mayores cuando se trabaja fuera, por no hablar de las molestias propias de los viajes: estar pendiente de los enlaces de los trenes; la comida mala, irregular; relaciones que cambian constantemente, que nunca llegan a ser verdaderamente cordiales, y en las que no tienen cabida los sentimientos. ¡Al diablo con todo! 

(...)



- Estoy atontado de tanto madrugar –se  dijo–. No duermo lo suficiente. Hay viajantes que viven mucho mejor. Cuando a media mañana regreso a la fonda para anotar los pedidos, me los encuentro desayunando cómodamente sentados. Si yo, con el jefe que tengo, hiciese lo mismo, me despedirían en el acto. Lo cual, probablemente sería lo mejor que me podría pasar. Si no fuese por mis padres, ya hace tiempo que me hubiese marchado. Hubiera ido a ver el director y le habría dicho todo lo que pienso. Se caería de la mesa, ésa sobre la que se sienta para, desde aquella altura, hablar a los empleados, que, como  es sordo, han de acercársele mucho. Pero todavía no he perdido la esperanza. En cuanto haya reunido la cantidad necesaria para pagarle la deuda de mis padres –unos cinco o seis años todavía–, me va a oír. Bueno; pero, por ahora, lo que tengo que hacer es levantarme, que el tren sale a las cinco. 


Volvió los ojos hacia el despertador, que tictaqueaba encima del baúl. 
- ¡Dios mío! -exclamó para sí. 


(...)



La madre y la hija se levantaron y se dirigieron hacia  la ventana, ante la cual permanecieron abrazadas. El señor Samsa hizo girar su sillón en aquella dirección, y estuvo observándolas un momento tranquilamente. Luego dijo: 
- Vamos, vamos. Olvidad de una vez las cosas pasadas. Tened también un poco de consideración conmigo. 


Las dos mujeres le obedecieron al instante, corrieron hacia  él, le abrazaron y terminaron de escribir. Luego, salieron los tres juntos, cosa que no habían hecho desde hacía meses, y tomaron el tranvía para ir a respirar el aire puro de las afueras. El tranvía, en el cual eran los únicos viajeros, estaba inundado por la cálida luz del sol. Cómodamente recostados en sus asientos, fueron cambiando impresiones acerca del provenir, y concluyeron que, bien mirado, no era nada negro, pues sus respectivos empleos –sobre los cuales todavía no habían hablado claramente– eran muy buenos y, sobre todo, prometían mejorar en un futuro próximo. 
Lo mejor que de momento podían hacer era cambiarse de casa. Les convenía una casa más pequeña y más barata y, sobre todo, mejor situada y más cómoda que la actual, que había sido elegida por Gregorio. 


Mientras charlaban, el señor y la señora Samsa se dieron cuenta casi a la vez de que su hija, pese a que con tantas preocupaciones había perdido el color en los últimos tiempos, se había desarrollado y convertido  en una linda joven  llena de vida. Sin palabras, entendiéndose con la mirada, se dijeron uno a otro que ya iba siendo hora de encontrarle un buen marido. Y cuando, al llegar al final del trayecto, la hija se levantó la primera e irguió sus formas juveniles, pareció corroborar los nuevos proyecto y las sanas intenciones de los padres. 



Enlace al libro de "La Metamorfosis"


http://mazinger.sisib.uchile.cl/repositorio/lb/k20028231352metamorfosis.pdf

Sobre el escritor: 


Escritor judío checo, cuya desasosegadora y simbólica narrativa, escrita en alemán, anticipó la opresión y la angustia del siglo XX. Está considerado como una de las figuras más significativas de la literatura moderna; de hecho, el término 'kafkiano' se aplica a situaciones sociales angustiosas o grotescas, o a su tratamiento en la literatura. Kafka nació en Praga (que entonces pertenecía al Imperio Austro-húngaro) el 3 de julio de 1883, en una familia de clase media. Su padre, un comerciante, fue una figura dominante cuya influencia impregnó la obra de su hijo y (según Kafka) agobió su existencia. En Carta al padre, escrita en 1919, pero publicada, como casi toda su obra, póstumamente, Kafka expresa sus sentimientos de inferioridad y de rechazo paterno. A pesar de lo cual, Kafka vivió con su familia la mayor parte de su vida y no llegó a casarse, aunque estuvo prometido en dos ocasiones. Su difícil relación con Felice Bauer, una joven alemana a la que pretendió entre 1912 y 1917, puede ser analizada en Cartas a Felice (1967). Los temas de la obra de Kafka son la soledad, la frustración y la angustiosa sensación de culpabilidad que experimenta el individuo al verse amenazado por unas fuerzas desconocidas que no alcanza a comprender y se hallan fuera de su control. En filosofía, Kafka es afín al danés Sören Kierkegaard y a los existencialistas del siglo XX. En cuanto a técnica literaria, su obra participa de las características del expresionismo y del surrealismo. El estilo lúcido e irónico de Kafka, en el que se mezclan con naturalidad fantasía y realidad, da a su obra un aire claustrofóbico y fantasmal, como sucede por ejemplo en su relato La metamorfosis (1915). Gregorio Samsa, el protagonista, un voluntarioso viajante de comercio, descubre al despertar una mañana que se ha convertido en un enorme insecto; su familia lo rechaza y deja que muera solo. Otro de sus relatos, En la colonia penitenciaria (1919), es una escalofriante fantasía sobre las cárceles y la tortura. Contraviniendo el deseo de Kafka de que sus manuscritos inéditos fuesen destruidos a su muerte, el escritor austriaco Max Brod, su gran amigo y biógrafo, los publicó póstumamente. Entre esas obras se encuentran las tres novelas por las que Kafka es más conocido: El proceso (1925), El castillo (1926), y América (1927). Pese a haber estudiado Derecho en la Universidad de Praga, Kafka encontró un trabajo en una compañía de seguros hasta que la tuberculosis le obligó a abandonarlo. Intento reponerse primero junto al lago de Garda y después en Merano, hasta que el 19 de abril de 1924 tuvo que internarse en el sanatorio de Kierling, cerca de Viena, donde murió el 11 de junio de 1924. 


Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

viernes, 6 de julio de 2012

Del protagonismo correcto

Hace un par de semanas atrás encontré circulando en la red una expresión que me pareció un poco descabellada, sin embargo tras meditar un rato supuse el porqué de esa expresión. Esta correspondía a un joven peruano, sí ese mismo joven de la generación que me envuelve, y esto es lo que más me duele. Es una lástima haber leído esa noche tal expresión, supongo entendible, mas no justificable. Él refería, ¡LA GENTE HOY EN DÍA NO PIENSA!.


Uhm, yo no creo eso, la gente piensa, se preocupa demasiado por el Perú y su desarrollo, lo que sudede es que no consigue la ventana adecuada, no logra encontrar el canal adecuado, salvo las redes sociales y las pequeñas agrupaciones populares. El problema está echado sobre la mesa desde hace mucho tiempo, la falta de liderazgo y experiencia política del nuevo gobierno, aunque percibo sus deseos intrínsecos de hacer bien las cosas, y esto me reconforta. Pienso que la solución no está en tirarnos al Gobierno o proponer medidas extremas, no no está allí. No está allí, sino en la comprensión y el diálogo correcto. Los cambios verdaderos demoran, pero se tienen que iniciar no gritando improperios, tomando caminos, encendiendo objetos, o arengando a la violencia. Sí, razonando y dialogando.Una vez, escribí en una crónica que cuando se cae en la  confusión y el desorden generalizado aparecen líderes malsanos que buscan protagonismo, y lo peor es que lo alcanzan. 


Yo, apoyo todo intento alturado de pacificación, de diálogo al margen de quienes busquen promoverlo. La división daña como la mala fe y mala conciencia de malsanos rebeldes que intentan levantarse a costas de la ignorancia y el fanatismo de algunos pobres de espíritu. Nuestro deber ciudadano es escuchar, proponer, ayudar y colaborar, no poner trabas ni promover mensajes subliminales que más odio y descontento genera. Yo, apoyo al Gobierno con sus aciertos y errores porque es el que tenemos, fue elegido democráticamente. Esto lo afirmo convencido porque más que una cuestión de fraternidad democrática es una cuestión de respeto a la soberanía interna.


Como ya dije una vez, necesitamos tener a los 30 millones de peruanos bajo un mismo objetivo. Esa es la solución, aunque difícil, no imposible. Para qué están las familias, los grupos sociales, las escuelas, las organizaciones políticas, la comunidad de migrantes peruanos en el exterior, en fin para qué están esos miles de adolescentes y jóvenes que conforman la gran población activa de nuestra sociedad. Se trata hoy más que nunca, de buscar equilibrios y de establecer conciliaciones más justas y equitativas entre las llamadas históricas izquierdas y derechas. Conciliar, tender puentes de acercamiento; encontrar puntos comunes sobre los cuales se puedan llegar a respuestas, ya que es más fácil lanzar preguntas de ambos lados, pero ¿quién halla las respuestas? Pienso, que esta no se hallará jamás por bandos separados, sino acercados. Jóvenes contemporáneos míos, entendamos esto: “Jamás se hallará por bandos separados, sino acercados.”


Yo digo, 
¡No a la violencia! ¡No al maltrato y atropello! ¡No a los mensajes subliminales que siembran odio y rencor! ¡No a los extremistas! 
Yo digo, 
¡Sí al Estado de Derecho! ¡Sí al respeto a la ciudadanía! ¡Sí al diálogo justo y concientizador!

Yo digo,
¡Sí a la capacidad para entender y,- como diría Fito Paéz, - también a dar!





Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

martes, 3 de julio de 2012

REPRESIÓN

Todo es violencia,
me levanto en la mañana y ya hay violencia,
-al menos en el departamento de a lado
hoy discutieron algo menos que anoche-,
de ida al trabajo leo una portada de diario,
sigue habiendo violencia.
Alguien comentó en el trabajo, ¡hay violencia!
Camino lentamente de regreso a casa, alguien gritó
porque se le cayó el helado. (y eso es que no cuento detalles
del hombre que profirió palabras soeces desde su carro a un chiquillo.)
Por la tarde: noticias, sigue habiendo violencia, esta vez al norte,
- pero es que no ha pasado ni un mes que hubo violencia al sur, esto es inconcebible-
Nadie hace nada por frenar en parte algo.
Nadie hace nada por entender en parte algo. 
Todos hacen mucho por fregar.
(¡qué es lo que quieren todos!)
Todos reclaman, todos quieren tener la razón,
todos quieren ser escuchados, calma, por favor…
Hago un hoyo en mi cabeza, no consigo entender.
Salgo a caminar, es tarde. El dueño de un perro violenta a su propio animal.
Busco un ordenador para escribir,
estridente bulla está acaparando todo. Todo se desborda.
Estridente bulla también es violencia.
Alguien no quiso pagar. Alguien pagó demás. Discusiones en ambos lados.
Llego a ver a un proveedor, y lo primero que encuentro en él es frivolidad.
Absurda frivolidad.
Si tan sólo entendiéramos más, y aceptáramos más.
No creo que sería tanta la violencia, pero entiendo la situación,
- hay que entender las situaciones, sí, nada más que entenderlas-.
Hasta Paulita me estaría repitiendo ahora lo mismo, “¿Escuchas,
mejor, toma tu café, acuéstate y descansa,
tal vez mañana haya menos violencia que hoy”.
Pienso, “Qué sabe Paulita de todo este asunto”.
“En fin, mañana será otro día, tal vez igual, tal vez con menos violencia,
tal vez con igual violencia, pero me contentaré con que sea un día,
al menos con un poquito menos de violencia.”


De: Los hermanos de la tierra.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.

lunes, 2 de julio de 2012

Elecciones en México: La vuelta del PRI

Doce años después de ser derrotados por Vicente Fox, y luego de haber gobernado México duarnte 71 años con autoritarismo y una extendida corrupción, según los anaqueles de la historia, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) fundado un 4 de marzo de 1929, circunstancias aquélllas en las que tuvo que reunir a todos los partidos, agrupaciones y organizaciones políticas de la República,  de credo y de tendencia revolucionaria para constituirse, hoy llega otra vez al poder de la mano de Enrique Peña Nieto, un abogado de profesión y militante del PRI, parlamentario y luego gobernador del Estado de México durante el 2005 y 2011. Sí, este mismo hombre, que según especialistas como Alberto Aziz fue afianzando y posicionando su popularidad dsede hace mucho tiempo.

La gran pregunta es saber, ¿Qué pasó con el partido de gobierno, Partido Acción Nacional, más conocido como PAN, dentro de su accionar político para que hoy el PRI haya otra vez vuelto a ganar una elección?

El mismo analista Alberto Aziz *, profesor e investigador del Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) señala entre algunos aspectos de descontento los temas de: inseguridad, condiciones económicas no favorables, y crecimiento insuficiente.

Sea como sea, en palabras que  el virtual presidente diera para El Comercio, "Con el aprendizaje de la última década, el PRI ahora está renovado y fortalecido. Es un partido competitivo, transparente y que sabe trabajar en democracia.", no hace sólo una cosa,  manifestar una posición favorable de diálogo y de apertura al presente, y dejar zanjado los inconvenientes del pasado. 

Felicitaciones al Partido Revolucionario Institucional. Bien por Enrique Peña Nieto, pero sobretodo prosperidades para el pueblo de México. Lo mejor de los éxitos para este nuevo Gobierno en  sus próximos años, y que se consoliden los espacios aún insatisfechos de la población. Un buen inicio de semana y buenos augurios en su trabajo, Señor Presidente.

(*) FUENTE: Diario El Comercio. Lima. 1-7-12.

Desde Lima, Ciudad Capital del Perú.
Víctor Abraham les saluda.